Desde 2003, el Día Europeo de la Justicia se celebra cada 25 de octubre con la intención de que los ciudadanos europeos se mantengan informados sobre sus derechos y tengan acceso a las herramientas disponibles de Justicia transfronteriza. Hay dos motivos fundamentales por los que la mediación es una herramienta fundamental para lograr esa accesibilidad a la Justicia.

ley de mediaciónPor un lado, la mediación agiliza el acceso a un acuerdo negociado, totalmente legal, que puede elevarse a título ejecutivo para mayor garantía de las partes implicadas. Son las personas o las empresas que tienen el conflicto quienes lo resuelven, controlando en todo momento su resultado, algo que no sucede en un juicio.

Por otro, la mediación puede reducir la carga de trabajo de los juzgados de manera significativa, lo que agilizará la tramitación de los casos pendientes y permitirá una reasignación de recursos. El exministro de Justicia, Juan Carlos Campo, valoraba en 380 millones de euros el ahorro en la Administración de Justicia si uno de cuatro conflictos se resolviese con mediación.

Pero los países de la Unión Europea han hecho poco, o muy poco, para fomentar este método alternativo de resolución de conflictos y darlo a conocer entre la ciudadanía. La Directiva europea de Mediación se promulgó en 2008, con la idea de que los estados miembros la implementaran en sus territorios como cada uno creyera conveniente. En 2014, una encuesta del Parlamento Europeo concluyó que “a pesar de sus probados y múltiples beneficios, sólo se recurría a la mediación en menos del 1% de los casos en la UE”.

La falta de divulgación de la mediación (qué es, cómo se accede a ella, qué beneficios proporciona a los ciudadanos a instituciones, etc) es una de las principales razones por las que la mediación no desarrolla todo su potencial, lastrando así uno de los objetivos del Día Europeo de la Justicia: que la Justicia sea accesible para todos.

David Fernández, mediador civil y mercantil del despacho Pactio Mediación, considera que “a pesar de que en sus inicios la mediación fue vista como una ‘justicia de segunda’ o ‘de los pobres’, hoy es una manera de resolver muchos problemas sin judicializarlos». Fernández añade que la mediación «es una herramienta fundamental para transformar el conflicto y la cultura del diálogo y la paz”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.