El estudio afirma que esta vía, si bien incrementaría el gasto público a corto plazo, también originaría unos beneficios potenciales en términos de empleo y de producción que permitirían un retorno de la deuda pública a niveles anteriores a la crisis en el mediano plazo.

Desde el Instituto se advierte de que «la economía mundial está dando signos alentadores de recuperación», pese a lo cual «la crisis del empleo continúa y podría incluso emporar si no se adoptan las medidas adecuadas».

Según sus cálculos, unos 5 millones de trabajadores corren el riesgo de perder su empleo en la actualidad, ya que las empresas han mantenido empleados a millones de trabajadores gracias, en general, a la ayuda gubernamental.

«Si las empresas dejan de ser viables, los gobiernos retiran su ayuda o la recuperación económica no es suficientemente fuerte, estas personas también pueden perder su empleo», añade.

El informe indica que «el recorte un recorte mal programado del gasto afectaría a muchos empleos que se salvaron gracias a las medidas de estímulo anteriores, pero que todavía están en peligro».

«Una retirada temprana de las medidas retrasaría asimismo la recuperación del empleo y agravaría el riesgo de desempleo de larga duración, así como el de exlcusión del mercado laboral», sentencia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.