Esta situación, a su juicio, podría asociarse a un «efecto desánimo» sobre los desempleados, que están dejando de buscar activamente un empleo «dadas las malas condiciones del mercado laboral».

La institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez explica que, por primera vez, en los tres primeros trimestres de 2009 los flujos de salida hacia la inactividad han superado a los de entrada, invirtiéndose así la tendencia existente en el periodo 2005-2008, cuando las entradas de activos eran superiores a las salidas, algo lógico en un periodo de fuerte crecimiento de la oferta laboral como lo fueron esos años.

El Banco de España señala que el repunte de las salidas de la actividad tiene su origen «esencialmente» en las personas que se encuentran en situación de desempleo y precisa que el ‘efecto desánimo’ que podría estar asociado a este fenómeno es aún «muy reciente» y todavía «no muy acusado», pues la tasa de salida hacia la inactividad se está incrementando «desde niveles relativamente reducidos».

El instituto emisor subraya en su boletín que uno de los datos más reseñables de la evolución reciente del mercado laboral es la «intensidad» con la que la población activa se está desacelerando a lo largo de este año después del dinamismo que ha mantenido en la última década.

El Banco de España atribuye la desaceleración de la población activa tanto a la moderación en el crecimiento de la población, vinculado a su vez a la menor entrada de inmigrantes, como al descenso de la tasa de actividad que, por primera vez en el periodo que se ha vivido de ajuste de empleo, mostró una caída interanual del 0,1% en el tercer trimestre de 2009.

Según esta institución, la evolución de la tasa de actividad explica casi el 60% del menor crecimiento de la población activa en los tres primeros trimestres de 2009 respecto al promedio de 2008.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.