Unicaja ha protagonizado el penúltimo episodio de una guerra entre socios y consejeros para controlar el poder de decisión de la entidad. En un mercado empresarial cada vez más competitivo, los conflictos entre socios pueden afectar negativamente al funcionamiento y a la reputación de las empresas, tal y como alerta Diego Cabezuela Sancho, socio director del despacho Círculo Legal Madrid.

En los dos últimos años, Unicaja ha pasado de la euforia de completar una fusión bancaria a sufrir una profunda crisis de gobernanza, por la batalla abierta entre sus máximos dirigentes, en un proceso ha despertado la preocupación del Banco de España y del Banco Central Europeo. “Las partes enfrentadas, como si de jugadores de ajedrez se tratase, van moviendo sus fichas, dure lo que dure la ‘partida’, para alcanzar sus objetivos y hacerse con el poder”, comenta el experto.

La firma de abogados Círculo Legal Madrid se ha propuesto abordar la naturaleza de estos conflictos entre socios y ofrecer soluciones legales efectivas, en un desayuno informativo el próximo 14 de junio, junto a Moore España S.A y con la colaboración de Madrid Foro Empresarial. El encuentro tendrá lugar a las 9:15h en la Sala Duque Wellington, del Hotel Wellington (Madrid, y aquellos interesados en inscribirse podrán hacerlo en el siguiente enlace.

La importancia de los pactos parasociales

Diego Cabezuela subraya que un buen documento de pactos parasociales es una excelente herramienta para prevenir conflictos y establecer cauces claros para adoptar las principales decisiones de la sociedad y para suavizar las fricciones entre los socios. «No se trata de reaccionar frente a las contingencias, sino de planificar la vida de la empresa y anticiparse a los posibles conflictos«, enfatiza. «Los pactos parasociales son contratos firmados por los socios, con grados variables de complejidad, que pueden abarcar ‘prácticamente todo’ lo que tenga que ver con el plan de acción y la toma de decisiones de una empresa«, comenta Diego Cabezuela.

Pero naturalmente, también estos pactos se incumplen y, a partir de ahí, el conflicto está servido. Es fundamental intentar resolver los conflictos pronto y, siempre que sea posible,  mediante la negociación, equilibrando los intereses de la sociedad y los de cada uno de los socios: «Tener la cabeza fría y ser práctico en la búsqueda de soluciones es fundamental, porque, al final, los conflictos se terminan y lo que importa a todos es que no hayan hecho sufrir demasiado a la cuenta de resultados”.

Pero, naturalmente, las negociaciones, a veces, fracasan y los conflictos entre socios, como cualesquiera otros, acaban en los Tribunales. «Siempre son preferibles los acuerdos rápidos, sensatos y, si es posible, discretos, pero a veces toca litigar y defender en juicio los intereses de las partes”, recomiendo el experto, quien lanza un mensaje tranquilizador: “tenemos un buen sistema judicial. Algo lento, pero sólido, imparcial y confiable. Cuando llega el caso, no  hay que tener miedo a los litigios”.

Fuente: Círculo Legal

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.