Barcelona se vistió de gala. Había paradas en cada esquina. Los libros tomaron la calle. Las rosas se multiplicaron. Y aunque el color rojo no dejó de ser protagonista, sí que compartió espacio un año más con flores amarillas, azules o blancas. El calendario señalaba que era 23 de abril. Día de Sant Jordi. Y por tanto, una de las festividades más importantes en Catalunya.
El sector jurídico no es ajeno a la jornada y precisamente por ello el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona organizó una jornada repleta de actividades. Un cartel azul con una rosa en medio anunciaba a las puertas del ICAB que la de ayer no era una jornada como cualquier otra. Desde las diez de la mañana, distintas editoriales se reunían en la sede del Colegio situado en pleno ensanche barcelonés para exponer sus productos y explicar las novedades que ofrecerán más adelante a sus clientes.

La afluencia de personas fue constante y desde las diez de la mañana abogados de distintos puntos de Catalunya se pasearon por los stands de las editoriales que participaban de la feria de libros.

“La verdad es que estamos muy contentos del desarrollo de la jornada; para nosotros es muy importante poder participar en esta bonita iniciativa que organiza cada año el colegio. Nos permite estar en contacto con nuestros clientes y amigos, y además hacerlo en un día tan especial como el Día del Libro.”, decía Ferran Sala, responsable de márketing de Vlex, una de las editoriales que participaron en la jornada. Vlex además, ofrecía a quienes asistían al ICAB la descarga gratuita de algunos textos básicos como la Constitución Española, el Código Civil, el Código Penal, el Código de Comercio, la Ley de Enjuiciamiento Civil y la Ley de Enjuiciamiento Criminal. “Valoramos de una manera muy positiva la acogida que ha tenido el obsequio; es nuestra modesta aportación a este evento tan especial”, apunta Sala.

Y la satisfacción es correspondida. Ramón, abogado egarense, asegura que esta es una buena oportunidad, no sólo para encontrarte con compañeros sino también “para estar en contacto con algo fundamental en nuestro oficio, que son quienes nos facilitan el derecho, nuestra fuente que nos permite realizar día a día el trabajo. Es importante estar atento a las novedades porque en ocasiones pueden facilitar el trabajo de manera importante”. Además, continuó “siempre es agradable participar de otros actos como por ejemplo, la presentación de libros.

Y es que de hecho, el ICAB aprovechó la jornada de ayer para presentar Bobúo, un libro infantil de Emanuela Carmenati, con ilustración de Dani Torrent. El Patio de Columnas del Colegió se engalanó para la presentación de este libro editado por Tirant lo Blanch y dirigido especialmente a los hijos de abogados. De hecho, narra la historia de dos hermanos, hijos de abogados, que no saben explicar en el colegio cuál es el trabajo de sus padres. A través de un sueño, con aventuras emocionantes incluídas, entendrán no sólo la labor de sus progenitores sino también de los demás profesionales del sector jurídico como los jueces, los secretarios judiciales, los notarios o los mediadores, entre otros.

Los actos organizados se solapaban con los saludos y las conversaciones de pasillo que durante todo el día se sucedieron en el colegio. Amigos que se reencontraban, conocidos que se saludaban y compañeros que se despedían. Por la tarde el círculo se amplió y algunos letrados acudieron acompañados de sus familias. A partir de las seis, era el turno de la entrega de premios. De un lado, los premios al concurso de redacción infantil, dedicado a los hijos de colegiados de entre 7 y 12 años que escribieron una historia que versaba sobre el trabajo de su madre o padre. Una hora más tarde se entregaron lo premios del concurso “Cuentos de abogados”, dirigido a todos los colegiados, estén o no ejerciendo la profesión. En este caso, la temática del relato es libre, y por tanto, no debe tratar necesariamente de asuntos jurídicos.

Pero en Sant Jordi hay espacio también para la solidaridad, y eso es lo que hicieron los 500 notarios de Catalunya, que optaron por lucir en la solapa una rosa de tela como muestra de apoyo a la campaña “Rosas contra el Olvido”, que organiza la Asociación Amics de la Gent Gran – amigos de la gente mayor -, con la que colabora la Fundación de Notarios de Cataluña, para luchar contra la soledad de las personas mayores y la sensibilización social entorno a la soledad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.