Los profesionales reunidos en la última Edición de Little Open coinciden en que el Arbitraje se irá implantando para estos temas en los contratos de ámbito naciona. La alternativa del Arbitraje está avanzando deprisa en España como fórmula alternativa de resolución de conflictos en los contratos domésticos o de ámbito nacional. Especialmente en temas que resultan recurrentes y son complejos como la compraventa y valoración de empresas, así como los pactos entre socios. Esta es la principal conclusión de la nueva Edición de Little Open que acaba de celebrarse en la sede de Ernst & Young – EY.

Los Little Open forma parte de la programación anual del Open de Arbitraje 2019 y está impulsado por la Asociación Europa de Arbitraje.

Los abogados de empresa o in house están comenzando a recomendar cada vez con mayor entusiasmo el arbitraje para la resolución de conflictos en los contratos nacionales. Esta nueva posición es muy importante, pues dichos abogados son los responsables de incluir las clausulas arbitrales en los contratos y hasta ahora tenían cierta reticencia a acudir a esta fórmula de resolución de conflictos alternativa a la Justicia Ordinaria.

La entrada del arbitraje se está produciendo en temas concretos, como la compraventa, valoración de empresas y pactos de socios, según la opinión de Carlos Gutiérrez, Chief Counsel Litigation en Siemens Gamesa Renewable Energy. Así lo ha explicado durante el Little Open que se ha desarrollado esta temática: “la nueva vía del arbitraje en contratos nacionales se a abrir para determinados temas. Compraventa, valoración de empresas y pactos de socios es un buen ejemplo”. Una tendencia en la que ha coincidido Dorleta Vicente, Gerente Mercantil y Arbitraje en Repsol, que ha indicado: “en la opción de elegir el Arbitraje en determinados temas debemos de dar ya un pasito adelante”.

El ahorro de tiempo aumenta la rentabilidad del proceso

La principal ventaja del Arbitraje frente a la Justicia Ordinaria es que resulta más práctico y también eficaz, algo fundamental para las empresas. En este sentido es especialmente importante el factor tiempo de resolución de conflicto, como ha destacado Urquiola de Palacio, Presidenta de la Corte de Arbitraje de Madrid que explica que el plazo medio de resolución de conflicto recurriendo al arbitraje es de ocho meses, frente a los años de la Justicia Ordinaria. “El ahorro de tiempo que se consigue con el Arbitraje convierte a esta vía en la alternativa más rentable. Además, la vía judicial cada vez está introduciendo más limitaciones de todo tipo”, indica de Palacio.

El Arbitraje, además, está evolucionando en nuestro país, consiguiendo adaptarse a las nuevas necesidades, según indica Gonzalo Stampa, socio director de Stampa Abogados. Dichas mejoras pasan por mayor profesionalización en todos los sentidos, como designación de árbitros, conocimiento, disponibilidad del tiempo, imparcialidad, etc.

El socio responsable de Forensic de EY, Ricardo Noreña, que ha actuado como moderado de Little Open es rotundo respecto al avance del arbitraje: “el arbitraje es recomendable por diferentes razones como conocimiento de la materia y especialización, rapidez. Además, es más amigable y eso siempre es muy importante en las relaciones empresariales”.  

Las próximas ediciones del Open de Arbitraje tendrán lugar el 3 de diciembre en el Consejo General de la Abogacía y se realizará en colaboración con FTI Consulting. Posteriormente, el 17 de diciembre, se desarrollará una segunda sesión de la mano de Rockmond Litigation Funding Advisors.