La Asociación de examinadores de tráfico (Asextra) mantuvo el pasado 12 de septiembre, una reunión con Francisco Fernandez Marugán, líder del Defensor del Pueblo, para hacerle entrega de «una extensa documentación» con el fin de explicar cuáles son los motivos que han llevado a este colectivo a la huelga.

examinadores de tráfico

La institución ha recibido desde el pasado mes de junio, más de 1.963 quejas de ciudadanos por la suspensión de las pruebas desde el inicio de la misma.

Los examinadores de tráfico iniciaron los paros en el mes de junio, prolongándose a todos los lunes, martes y miércoles del mes de julio y retomándolos, con la misma periodicidad durante este mes de septiembre. Este colectivo reclama un incremento salarial que, según aseguran, la DGT se comprometió a hacerlo efectivo en 2015.

Tal y como insistió Asextra durante la reunión, la situación tuvo su origen en 2007, año en que, según informan, se subió el complemento específico y el nivel a varios puestos de la Administración y, en concreto, a algunos de la DGT, pero no precisamente al colectivo de los examinadores, a los que se comunicó, según dice la entidad, que la subida en su caso sería a posterior, algo que nunca se llevó a cabo.

Tras solicitar formalmente en 2015 a la DGT que se atendiera a los puestos que quedaron excluidos dentro de esas mejoras que la Administración proponía, los examinadores decidieron ir a la huelga, que quedó desconvocada con «la firma de un compromiso de la DGT de que sería aprobado ese aumento». La asociación ha entregado una copia de este documento al director del gabinete del Defensor del Pueblo.

Asimismo, Asextra explicó a la institución que el actual director de tráfico, Gregorio Serrano, debía atender esta subida cuando fue nombrado director de Tráfico en 2016 pero, tal y como incide la entidad, «cambió por completo de opinión y se negó a llegar a ningún tipo de acuerdo», motivando la huelga que se lleva desarrollando este año desde junio, cuyo objetivo es «forzar a que se materializara el compromiso adquirido en su día por parte de la DGT».

Más de 1.960 quejas por suspensión de pruebas por parte de los examinadores de tráfico

La asociación asegura que el Defensor del Pueblo pedirá explicaciones a la DGT sobre este asunto y datos a Función Pública de todo lo que ha sucedido en estos dos años para no atender una petición que parece ser muy justa por parte de los examinadores, y que según recalca Asextra, supondría «muy poco coste a la Administración».

En este punto, el colectivo asegura que la oficina del Defensor del Pueblo tiene ya registradas 1.963 quejas de ciudadanos sobre este asunto que ha causado la suspensión de más de 89.000 exámenes prácticos, según cifras obtenidas de la DGT.

El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, había recibido el pasado mes de junio más de 1.700 quejas que provenían de ciudadanos, por lo que inició actuaciones y pidió a la DGT información sobre los avances en la negociación con los convocantes de la huelga para intentar llegar a un acuerdo entre las partes.

Además, preguntó al organismo sobre las principales demandas planteadas por el colectivo y sobre los compromisos asumidos por la DGT hace dos años que, a juicio de los examinadores, no se habrían cumplido. Además, requirió información sobre las reuniones celebradas y sobre la posibilidad real de alcanzar un acuerdo en breve para finalizar una huelga que está perjudicando a todos los ciudadanos que tienen convocatoria para próximos exámenes de conducir.

Las cifras que la DGT expone son diferentes al seguimiento de la huelga

Por otro lado, Asextra ha pedido a la DGT rigor y transparencia total a la hora de dar a conocer las cifras sobre el seguimiento de la huelga del colectivo. «Un organismo como éste debe ser muy riguroso en las estadísticas y no infundir la sospecha, porque si se hace mal en una, es muy posible que se esté haciendo mal en otros muchos datos que se ofrecen», ha indicado la asociación, que ha criticado las declaraciones de este martes del director de Tráfico, Gregorio Serrano, en las que afirmaba que el seguimiento de los paros en septiembre habían obtenido un descenso hasta llegar al 60%, algo que Asextra niega rotundamente.

Según la asociación, un 72% de los trabajadores secundaron la huelga el pasado lunes, porcentaje similar al del martes (74%) y del miércoles (72%). El motivo por el que Asextra cree que las cifras dadas por la DGT son diferentes a las que maneja la asociación es que el organismo está «muy mal asesorado» y que, «muy posiblemente» esté «confundiendo los números al incluir como personal en activo a los que no están trabajando por distintos motivos».

A juicio de la asociación, Tráfico pretende así «minimizar» el seguimiento de la huelga. «La DGT no consigue que el colectivo examinador desista de su protesta», manifiestan desde la entidad que agrupa al colectivo, a no ser que se alcance un acuerdo en beneficio y ajustado a todas las partes.