El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Francisco Javier Vieira, apostó ayer jueves por implantar “un mejor y mayor control” en las designaciones en los nombramientos de los abogados del Turno de Oficio para evitar que se produzcan abusos en el servicio y vigilar la inversión de la Comunidad de Madrid en esta materia.La problemática de la situación del servicio de Justicia Jurídica Gratuita constituye uno de los puntos abordados en la Memoria Anual del TSJM correspondiente a 2010, en la que se sugiere una reforma del sistema para evitar abusos que suponen importantes costes para los ciudadanos.

Asimismo señaló, sin concretar mucho, que para el 2013 se prevé el despliegue definitivo en la Comunidad de Madrid de la Oficina Judicial, iniciativa que ha arrancado a primeros de este año en diferentes ciudades de España para optimizar mejor los recursos y actividades de la planta judicial. “De todas formas ese calendario está supeditado a la situación actual de crisis económica, con lo cual no sabremos si su desarrollo podrá ser viable”, comento Vieira

En la presentación del documento, Vieira se ha posicionado en la misma línea que la consejera de Presidencia y Justicia, Regina Plañiol, quien ayer adelantó que se está negociación con el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) la implantación de un sistema de control y seguimiento para garantizar la transparencia en el acceso al turno de Oficio.

Preguntado en el turno de preguntas de la citada rueda de prensa por el proyecto de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LEC) del Ministerio de Justicia si serviría para descargar el atasco de los tribunales. “Esta reforma se está reclamando desde hace tiempo y requiere decisiones importantes”, ha reseñó calificando de positiva esta iniciativa que se ha dado a conocer hace tan sólo unos dias desde el propio Ministro, Francisco Caamaño.

Estabilización asuntos

Respecto a las cifras, el magistrado ha expuesto que los tribunales madrileños ingresaron 1,5 millones de asuntos en 2010, lo que supone una rebaja del 1,59 por ciento respecto al año anterior. Según Vieira, esta reducción de la carga de trabajo refleja “la estabilización de los procedimientos tramitados por los juzgados”.

En cuanto a los asuntos resueltos, la Justicia resolvió 1,5 millones, lo que implica un incremento del 0,93 por ciento. Además, el número de asuntos pendientes al finalizar el 2010 fue de 488.600, con un incremento del 4,39 por ciento.

Asimismo, subrayó el aumento en los procedimientos de ejecutorias, que ha supuesto que se haya pasado de 273.974 al acabar el 2009 a 316.068 al finalizar 2010, con un incremento de 42.094 ejecutorias más.”Estamos estudiando medidas para que se reduzca la carga de trabajo en los juzgados de ejecutorias”, ha dicho y ha añadido que no es pesimista en esta materia.

Luchar contra la litigiosidad

Pese a que la situación de la Justicia madrileña ha experimentado una leve mejoría, Vieira resaltó que es necesario reducir la litigiosidad para solucionar el atasco judicial y ha recalcado que la creación de nuevos órganos judiciales es una “solución irreal”. Por ello, reclamó la puesta en marcha de medidas urgentes y eficaces para reducir la litigiosidad.
como puede ser el fomentar la mediación para obtener resoluciones extrajudiciales, reducir la motivacion de las sentencencias en determinados casos y el crear un nuevo marco para el recurso en segunda instancia que reduzca la litigiosidad.

Al igual que en años anteriores, Vieira repasó los principales problemas que aquejan a la Justicia, entre ellos las dificultades para implantar la Oficina Judicial, la problemática derivada de la provisión de funcionarios interinos, la dispersión de sedes judiciales o la necesidad del mantenimiento de los magistrados y jueces suplentes.

En cuanto a la necesidad de jueces, recalcó que el TSJM se posiciona en las demandas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que reclama la necesidad de crear en la Comunidad 31 plazas de magistrado en las secciones penales de la Audiencia de Madrid y 14 nuevas plazas de magistrado en la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJM.

Crisis y Justicia

Por otro lado, la crisis económica que sufre España ha afectado a los Juzgados de familia y los de Mercantil en lo relativo a los asuntos civiles, según ha subrayado Vieira. Así, el número de asuntos incoados ha sido de 275.583, superior a los 272.534 que lo fueron en el ejercicio anterior, con un especial incremento en los asuntos de familia, con una subida en los ingresos del 30,74 por ciento.

En lo mercantil, los asuntos recibidos fueron de 8.992, lo que representa un incremento del 18,27 por ciento respecto al año anterior. Se resolvieron 7.758 asuntos, lo que supone una subida del 85,64 por ciento.

En cuanto a Violencia de Género, el número de asuntos registrados se redujo en un 8,72 por ciento, pasándose de los 32.450 que entraron en 2009 a los 26.619 que lo han hecho en 2010. Se han resulto un 11,40 por ciento de asuntos menos, reduciéndose a su vez en un 36,64 por ciento el número de asuntos en trámite al acabar el año.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.