Murcia y Burgos serán las primeras ciudades donde comenzará a funcionar (las dos el mismo día) el nuevo modelo organizativo de la Administración de Justicia que supone un cambio histórico al romper con el modelo tradicional de juzgado. Posteriormente, y de forma progresiva, la Oficina Judicial se irá desplegando en el resto de comunidades autónomas dependientes del Ministerio.

El secretario de Estado hizo un recorrido por las dependencias, que con el nuevo modelo se organizan en dos unidades básicas de trabajo. Por un lado, la Unidad Procesal de Apoyo Directo (UPAD), cuya función principal es asistir a jueces y magistrados en el desempeño de sus funciones jurisdiccionales.

Habrá una por cada juzgado, sala o sección de tribunal. Por otro, los Servicios Comunes Procesales, unidades que no están integradas en ningún órgano judicial, sino que funcionan como grandes centros administrativos que asumen labores centralizadas de gestión y apoyo.

Su dirección corresponde a los secretarios judiciales.

La mayor parte de las unidades de la nueva Oficina Judicial de Murcia se ubicará en el primer edificio del conjunto que integrará la Ciudad de la Justicia, que fue inaugurado el 6 de marzo de 2006. Con una superficie construida de 16.349,00 m2, acogerá desde el 10 de noviembre de 2010, el Servicio Común General, la mayor parte de las secciones del Servicio Común de Ordenación del Procedimiento y de Ejecución, las UPAD de los órganos unipersonales de los órdenes Social y Contencioso- Administrativo, la Unidad de Apoyo a Funciones Gubernativas, veinte archivos y diez salas de vistas, entre otras dependencias.

Más de 265 funcionarios participan en el nuevo modelo de Oficina Judicial que, en esta ciudad, incorpora los órganos unipersonales y colegiados de lo Contencioso-Administrativo y Social y los Juzgados de lo Penal.

No obstante, el Servicio Común General dará asistencia en las áreas de registro y reparto a la totalidad de los órganos e instancias del partido judicial de Murcia y prestará servicio en el área de actos de comunicación a todos ellos, a excepción de los Juzgados de Instrucción, secciones de la Audiencia Provincial y Juzgados de Violencia sobre la Mujer.

El nuevo modelo judicial se apoya en las nuevas tecnologías para funcionar con criterios de agilidad, transparencia, eficacia en la racionalización del trabajo, optimización de los recursos, responsabilidad por la gestión y coordinación entre Administraciones.

La implantación de la Oficina Judicial no se concibe como un mero cambio organizativo, sino como una nueva cultura de trabajo en las sedes judiciales, por lo que todos los profesionales que van a participar en ella han recibido una formación complementaria para su capacitación específica en sus nuevas funciones, tareas y procedimientos.

Igualmente, se ha diseñado un exhaustivo plan de migración de expedientes judiciales para que todos ellos se encuentren en las unidades de destino correspondientes en la fecha de implantación.

El funcionamiento de los servicios comunes se encontrará reglamentado a través de los protocolos de actuación para los que se elaboraron unos completos manuales de puestos y de procedimientos.

Se ha desarrollado, asimismo, un proyecto de optimización, que permitirá distribuir el trabajo más eficientemente y un sistema de calidad que actuará asegurando el cumplimiento de los estándares de funcionamiento óptimo.

La implantación de la Oficina Judicial es uno de los objetivos del Plan Estratégico de Modernización del Sistema de Justicia 2009-2012, aprobado por el Gobierno el 18 de septiembre de 2009, que contiene el conjunto de medidas encaminadas a transformar, en los próximos tres años, este servicio público. Su puesta en marcha es el motor de cambio del proceso de modernización emprendido por el Ministerio de Justicia para ofrecer un servicio público de calidad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.