En este artículo daremos a conocer un término que, si usted está dentro del mundo de los Recursos Humanos y el desarrollo de personal, seguro que ha escuchado en diferentes ocasiones, hablamos del “Employer Branding”. 

El “Employer Branding”, no es otra cosa que la marca de una empresa como empleador. Este concepto no sólo da importancia a la imagen que tienen nuestros clientes sobre la empresa, sino, sobre todo, a la imagen que tienen nuestros propios empleados o candidatos de nuestra empresa. 

En la actualidad, este recurso se ha visto incrementado gracias a la comunicación en Redes Sociales, lo que nos permite dar una difusión global, agrandando la imagen y marca de la empresa.

La Redes Sociales permiten crear a cualquier empresa sus propios canales de comunicación con la sociedad. Esta es una forma sencilla y rápida de potenciar nuestra marca, aunque tenemos que tener en consideración tres conceptos fundamentales; los recursos que estoy dispuesto a invertir, la estrategia de crecimiento y por supuesto, el objetivo que debemos conseguir o queremos alcanzar.

Antes de plantearnos la estrategia del “Employer Branding”, primero deberíamos preguntarnos, si nuestros empleados se quieren marchar. El objetivo principal de cualquier departamento de Recursos Humanos debe ser el de fidelizar a sus propios activos más valiosos, sus empleados.

El Employer Branding obliga a las empresas a definir claramente el papel que mantienen los trabajadores en la organización, para que éstos se sientan implicados y fidelizados, así como la imagen que quiere transmitir la empresa hacia posibles candidatos y clientes. 

Antes de atraer y mejorar, debemos de tener en consideración el concepto “retener”. La mejor forma de conservar a tus trabajadores es ofrecerles un ambiente de trabajo adecuado, para que ellos mismos, puedan desarrollarse y crecer profesionalmente.

El empresario debe ser capaz de crear este clima de confianza y buen ambiente, donde el trabajador tendrá ganas de ir a trabajar, aumentando su compromiso y productividad

Armando Reneses, asesor laboral en LABE Abogados

Cuanto más involucrados estén los trabajadores con los procesos internos, mayor beneficio para la empresa. Y cuanto más positiva sea la imagen de la empresa, más probable es que tenga éxito con su estrategia de marca.

Establecer canales de comunicación con los superiores, mejorar el feedback entre jefe de equipo y ayudante, al igual que implementar programas de desarrollo y formación, son algunas de las medidas que se pueden utilizar para conseguir un clima óptimo de trabajo.

Otros factores que ayuden a fortalecer el ambiente de trabajo para la retención de los trabajadores, son la compensación y la conciliación de la vida personal con el trabajo, siendo este último, un factor cada vez más importante para muchos trabajadores.

Si la empresa cuenta con dichas medidas, con independencia del tipo de empresa, tendrá un equipo profesional, motivado y productivo, en definitiva, un equipo feliz. La empresa a su vez estará aplicando medidas para la retención de talento. Son los propios trabajadores, como activos más importantes de la empresa, los que ayudaran con el “Employer Branding”, ellos ayudaran a promover y mejorar el valor de la marca que pretende crear la compañía.

Todo ello contesta la siguiente pregunta ¿Y por qué no estimular a los equipos para producir materiales específicos con el fin de resolver un problema?

El employer branding no es muy diferente a lo que hacen otras marcas de consumo básico para tratar de atraer a clientes: diseñar mensajes atrayentes y veraces que despierten el interés de su público más objetivo.

Se ha demostrado que aquellas empresas que desarrollan estrategias para motivar a sus trabajadores estudian un aumento de los ingresos anuales en comparación con aquellas que no cuentan con dichas medidas

En principio, las iniciativas de Employer Branding deben estar dirigidas por el departamento de RRHH, pero el éxito de la estrategia depende de la participación de la dirección de la empresa, así como de la alineación con el departamento de marketing. De esta manera, Recursos Humanos se convertirá en el responsable estratégico de trasladar las actuaciones comerciales y las comunicaciones sobre los nuevos servicios a toda la plantilla de la empresa, para que todos los empleados estén al tanto de las novedades empresariales.

Es a partir de ahí, cuando la compañía logrará algo que no tiene precio para el employer branding, que es la comunicación auténtica, es decir, mensajes que realmente reflejan los valores que forman parte de la operación diaria.

En conclusión, el employer branding no es muy diferente a lo que hacen las marcas de consumo para tratar de seducir a sus clientes: diseñar mensajes atractivos y creíbles que despierten el interés de su público objetivo.


Autor: Armando Reneses, asesor laboral en LABE Abogados

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.