El Grupo Jurídico Circulo Legal ha celebrado en este 2009 que despedimos su décimo aniversario en plena actividad y expansión. Hace ahora dos lustros que las firmas de abogados Bufete Guerrero, de Barcelona, y Cabezuela & González, de Madrid, se unieron para abordar este proyecto. La red cuenta ahora con más de 40 profesionales especializados en diferentes áreas jurídicas. Inició su actividad en 1999 y en la actualidad cuenta con despachos en Barcelona, Madrid y Palma de Mallorca, y Delegaciones en Lisboa y Milán. Para Diego Cabezuela, uno de sus socios «nuestro reto es seguir creciendo en los próximos años y abordar más a fondo la expansión internacional de la firma. Desde esta perspectiva prefieren “mantener alianzas estratégicas con los despachos de Lisboa y Milán, para más adelante, al igual que en España caminaremos hacia fórmulas de colaboración más profunda con nuestros socios».

Con motivo de esta efeméride los despachos fundadores han celebrado dos encuentros en Barcelona (Colegio de Abogados de Barcelona) y en Madrid (Casino de Madrid), acompañados de con sus clientes, compañeros y amigos para hacer balance de esta etapa y compartir este momento especial. Ambos actos fueron presentados por Adalberto Guerrero y Diego Cabezuela, socios directores de la firma, que resumieron su trayectoria de crecimiento y señalaron sus próximos objetivos. Adalberto Guerrero destacó el crecimiento de la red y la incorporación a la misma de profesionales de gran prestigio.

Por su parte, Diego Cabezuela expresó su agradecimiento tanto al equipo de profesionales de Circulo Legal como a los clientes de la firma cuya confianza señaló, “hay que ganarse día a día y supone la base de cualquier proyecto futuro; apostando porque dentro de otros diez años el grupo se haya multiplicado no solo en tamaño, sino también en calidad.” A ambos eventos asistieron destacados representantes del ámbito empresarial y del mundo del derecho.

¿Podría hacernos un balance de estos diez años como firma jurídica?

Tras estos diez años estamos implantados en Madrid, Barcelona y Mallorca y tenemos Delegaciones en Lisboa y Milán. Al lado de esto yo también destacaría la maduración y crecimiento interno de las oficinas de Madrid y Barcelona, donde hemos ido creando nuevas áreas de práctica, tales como Propiedad Intelectual, Insolvencias o Consumo y Mercado.

¿Por qué han elegido el modelo de crecimiento red, respecto a otras alternativas?

En principio, elegimos el crecimiento en red porque es la fórmula que permite a medio plazo tener presencia en varias nuevas ciudades. Aunque siempre cuidamos la búsqueda de despachos de tamaño similar y con profesionales que compartieran nuestra filosofía o forma de trabajo. Posteriormente hemos entrado en una fase diferente avanzando hacia fórmulas de gestión directa de los despachos y los asuntos. Esta es la fórmula puesta en práctica en la oficina de Mallorca y la que pondremos en las que esperamos que sean nuestra próximas sedes, Marbella y Valencia, en 2010 y 2011.

¿Cómo va afrontar Círculo Legal su crecimiento internacional? ¿Qué fórmula va a elegir, la de oficina propia o best friend?

Por el momento mantenemos alianzas estratégicas con los despachos de Lisboa y Milán. Más adelante, al igual que en España caminaremos hacia fórmulas de colaboración más profunda con nuestros socios.

¿Cómo cree que afecta al sector jurídico la actual crisis económica? ¿Piensa que habrá fusiones y reorganización de firmas?

Yo creo que la mayor parte de los despachos están adaptándose a la crisis fundamentalmente mediante reestructuraciones internas; potenciando los departamentos del llamado trabajo “destructivo” (concursal, EREs, etc) y reduciendo los tradicionales, ante el hecho evidente de la profusión de asuntos ligados a cierres empresariales, insolvencias etc. Esto ha pasado ya en otras crisis, aunque no cabe duda de que ésta es más profunda. No veo que ello vaya a provocar necesariamente fusiones

¿Cuál cree que es la clave para que un despacho de negocios tenga un crecimiento adecuado?

Aunque sea una obviedad, lo más importante es contar con buenos profesionales. Sin embargo hoy otros valores muy importantes como son la organización y una comunicación de calidad con los clientes.

¿Qué valoración puede hacer que en el futuro Código Penal se contemple los delitos penales de las empresas como personas jurídicas y el de acoso laboral?

El Código Penal tiene que recoger en cada momento la protección de los valores jurídicos que la sociedad considera dignos de especial protección. La responsabilidad de las personas jurídicas existe en la mayor parte de los Códigos europeos y a mi me parece una necesidad inaplazable en España por las dificultades, muchas veces insalvables, que presenta la búsqueda de autores individuales dentro de las personas jurídicas. Pero es un tema difícil y hay que se muy cuidadoso con su regulación

¿Qué balance puede hacer del Observatorio de la Siniestrabilidad Laboral creado desde su entidad? ¿Es suficiente la legislación actual para atajar esta lacra?

Es pronto para hacer un balance del Observatorio por lo reciente de su creación. Nuestro punto de vista es que la represión penal de los delitos contra la seguridad en el trabajo se está haciendo en los últimos años bajo posicionamientos de gran dureza hacia el empresario y sus técnicos, que a veces no respetan los principios de legalidad o de culpabilidad. Nosotros apostamos por un enjuiciamiento más sereno de estos hechos y una colaboración entre todos los operadores sociales para una erradicación de las causas de la Siniestralidad, que no esté basada solo en la represión penal.

En un momento de crisis, ¿cree oportuno recomendar a sus clientes el uso de las soluciones extrajudiciales como arbitraje o mediación?

El arbitraje nunca ha calado demasiado en España, mas allá de los asuntos de Comercio Internacional. La mediación es aún una institución muy reciente en España, aunque empieza a dar muy buenos frutos en el ámbito del derecho de familia. Los sistemas alternativos de solución de conflictos siempre son preferibles, pero su aceptación por los ciudadanos es lenta y en todo caso no creo que tengan que ver con la crisis

Desde esta perspectiva, ¿podría darnos su opinión sobre cómo mejorar nuestra Justicia como servicio público? ¿También hacen falta buenos gestores como en los despachos de abogados?

Criticar a la Justicia está de moda y yo creo que con razón. Sin embargo la administración de Justicia es, al fin y al cabo, administración y me parece que no funciona peor que otras administraciones. Pero no cabe duda de que es una administración que actúa sobre valores mucho más sensibles y por tanto todos tenemos la responsabilidad de hacer un esfuerzo especial. Por otra parte, la reciente reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial se propone convertir a los secretarios en auténticos gestores de la oficina judicial, como Ud. dice. Yo creo que la idea es buena. Esperemos que también lo sean los resultados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.