Acaba de ser reelegido por un tercer mandato, como Juez Decano de Madrid, en unas elecciones en las que su candidatura arrasó a las otras, lo que hizo que no se necesitara una segunda vuelta para saber el triunfador de estos comicios. Ni siquiera la afonía que sufre le impide ver con claridad la situación de nuestra justicia, una justicia, de un tiempo a esta parte, noticia y portada en los medios de comunicación “El poder judicial tiene un problema de imagen derivado de la politización del CGPJ», señala José Luis González Armengol. “Todos los jueces somos independientes pero nuestro órgano de gobierno al ser elegido por los propios partidos políticos pierde su independencia, lo que a corto plazo genera el descrédito de la justicia. “ Armengol inicia su tercer mandato con el deseo de mejorar las condiciones de trabajo de los magistrados madrileños. Como novedad notable, la puesta en marcha del Proyecto Relator que posibilitara, en principio de forma opcional, que cada juez madrileño tenga como ayuda licenciado en derecho que le sirva de soporte en su trabajo.

Un total de 189 magistrados de las diferentes jurisdicciones de la capital reeligieron recientemente al juez José Luis Armengol como decano de los Juzgados del partido judicial de la capital con 127 votos a favor frente a los 43 que obtuvo Silvia Abellá Maeso y los 17 de Luis Aurelio González Martín

En este tercer mandato que ahora se inicia Armengol asegura que su máximo objetivo para su tercer mandato será que Madrid sea el máximo referente para la Justicia española en tiempos de cambios con la próxima implantación del nuevo modelo de la Oficina Judicial, que pretende descargar de trabajo a los jueces de toda España.

El juez decano de Madrid ha manifestado en diversas ocasiones que para que mejore la situación de los tribunales madrileños es necesario no sólo el incremento de la planta judicial, sino de los jueces a tenor de la capitalidad que caracteriza a los órganos judiciales madrileños que sumen el 25 por ciento de la carga de trabajo de toda España en las diferentes jurisdicciones. Según sus estimaciones, en la capital se necesitan 50 jueces más para asumir la sobrecarga de asuntos. Asimismo, aboga por potenciar el incremento de jueces en los Juzgados de lo Mercantil con motivo del aumento de concursos por la crisis económico, así como en los Juzgados sociales y en los Contencioso-Administrativo. También apuesta por la Justicia de proximidad, los jueces de ingreso y la creación de tribunales de instancia para utilizar los servicios comunes de la futura Oficina Judicial con la finalidad de atender asuntos de mayor enjundia

José Luis González Armengol agradece el esfuerzo de la Comunidad de Madrid para dotar a los tribunales madrileños de los medios necesarios para ejercer su labor y reconoce que el trato dispensado en los últimos años ha mejorado notablemente. «Para esto, es necesario que todos trabajemos codo con codo: Comunidad de Madrid, Ministerio de Justicia y Poder Judicial», dijo. Con motivo de la paralización del Proyecto de Campus de la Justicia, el magistrado insistió en que otro de los máximo objetivos que se debe marcan la Justicia madrileña es lograr “la unificación de las sedes judiciales para rectificar la actual dispersión.”

Señor Armengol, en primer lugar queremos felicitarle por su reelección, y nos gustaría saber en qué contexto encara este tercer mandado al frente de los jueces en la Comunidad de Madrid.

La verdad es que no puedo ocultar la ilusión y la responsabilidad que aflora en este tercer mandato. Creo que la experiencia acumulada es un aval importante para ocupar este cargo de representación de los Jueces de Madrid frente a las diversas autoridades públicas. Además este es un momento importante para la Justicia, con el nuevo diseño de la Oficina Judicial.

Desde el Decanato queremos aprovechar esta oportunidad para que el juez tenga el papel clave que debe tener en esta nueva estructura jurídica, y asi mantengan la potestad jurisdiccional de señalamientos, uno de los motivos que propició el respaldo del Decanato de los Juzgados de Madrid a la huelga que secundaron los jueces el pasado 18 de febrero de 2009.

Es evidente que la justicia madrileña es un buen termómetro pasar saber el estado de la justicia en nuestro país. En unos día se pone en marcha un Plan de Modernización que ha aprobado el Ministerio y que entra en vigor en los próximos meses.

Todo tiene un calendario pautado; el próximo 5 de mayo entran en vigor diversas reformas procesales que implican una simplificación de trámites y procedimientos y una clarificación de competencias y tareas entre magistrados y secretarios judiciales. En junio y julio se desarrollarán los concursos para reubicar a los funcionarios judiciales y se ultimarán los planes de implantación y contingencia. Ya en octubre empezará el despliegue de las oficinas y se desarrollará un plan de comunicación y sensibilización sobre las reformas.

Pensamos que es una iniciativa interesante siempre y cuando quede claro, como antes le comentaba el papel del juez en la citada Oficina Judicial. Es evidente que todo este proceso de modernización tiene por objetivo mejorar el servicio público judicial y conseguir que la Justicia esté al nivel de otros servicios públicos, además de permitir a los magistrados concentren las tareas de juzgar y hacer ejecutar lo juzgado. Esperemos que , la tutela judicial se preste en unas mejores condiciones que en las que se está desarrollando.. De toda formas m me preocupa que el desarrollo de estas reformas no sea simétrico y uniforme. Creo que hasta que no tengamos la perspectiva de unos cinco años no sabremos realmente si este tipo de iniciativas han cuajado y cuáles son sus efectos más inmediatos.

De todas formas esta implantación será progresiva. En un partido judicial como el de Madrid ya hay bastantes actividades de la Oficina Judicial desarrolladas. Se seguirá potenciando el servicio común de ejecución de cara a lograr una mayor rapidez en la tramitación de las sentencias.

A este respecto desde el Decanato que dirijo queremos impulsar el proyecto Relator, proyecto piloto puntero en nuestro país, para adscribir a aquellos jueces que lo soliciten un letrado que les asista en la redacción de resoluciones, localización de textos legales y jurisprudencias. La Junta de Jueces ya dio el visto bueno a la iniciativa y creemos que para octubre ya puede estar operativo en algunos juzgados de lo contencioso

Ahora que cita a la abogacía, ¿qué valoración puede hacer del acuerdo firmado entre el CGPJ y el CGAE y la posibilidad que se da a esta última institución de entrar en las designaciones de los jueces?

Creo que es muy desafortunado que acuerdos de este tipo den la potestad a los Colegios de Abogados de interferir en las designaciones de los jueces. Mi opinión creo que refleja el rechazo unánime de la carrera judicial a este tipo de iniciativas que incide negativamente en la potestad jurisdiccional del magistrado Deben mantenerse los criterios tradicionales de acceso a la judicatura desde el concurso oposición y el llamado cuarto turno que permite a abogados de reconocido prestigio acceder a la misma- Es la mejor fórmula de que existan siempre unos parámetros de calidad.

En este contexto, ¿cúal seria la mejor manera de acabar con este déficit de jueces que tiene nuestro país?

El modelo que se tiene es el correcto. Lo que hay que seguir es con los incrementos progresivos de planta de unas 250 plazas efectivas, donde se dejarían al margen jubilaciones y otras situaciones, a la par que desarrollar otro tipo de reformas; como el Plan Relator del que antes hemos hablado; la desjudicializacion de asuntos, el establecimiento de tasas judiciales o la potenciación de las soluciones extrajudiciales como el arbitraje y la mediación.

Precisamente hace unas semanas el Ministerio ha aprobado un Anteproyecto que modifica la Ley de Arbitraje y hace a la Mediación obligatoria en determinados casos.

Nosotros en el Partido Judicial de Madrid ya llevamos trabajando años en el campo de la mediación judicial e intrajudicial con buenos resultados. Son casos de incapacidad y tutelas donde la presencia del juez no es tan necesaria como en otros asuntos. También hay un sistema de mediación en la jurisdicción civil que potenciaremos en los próximos años, al igual que la propia mediación penal que de forma experimental ya se va implantando de forma progresiva

El problema principal de métodos extrajudiciales como el arbitraje es el propio incumplimiento de los laudos por las partes. Esto hace que se judicialice el proceso al tener que entrar en acción el juzgado pertinente. Por este motivo, no descartamos crear a corto plazo algún juzgado especializado en la ejecución de los laudos

Otra cuestión sobre las soluciones extrajudiciales tiene que ver con la Jurisdicción voluntaria, ley que caso de aprobarse daría competencias en estos temas a Notarios y Registradores especialmente.

Es uno de los temas pendientes que se echa en falta en la modernización de la justicia. Una Ley que hasta la fecha por discrepancias de los principales partidos políticos no ha podido aprobarse. Nosotros los jueces somos los primeros interesados es que se apruebe esta normativa que ayude al trabajo del juez y dé potestad a notarios y registradores a intervenir en determinados temas que descarguen a los juzgados

Ha citado la voluntad política. ¿Porqué hemos llegado a una situación tan crispada en nuestro país, donde la justicia, o mejor dicho las actuaciones de determinados jueces son noticia?

Desgraciadamente el debate político se ha llevado al mundo judicial por la importancia que tiene la justicia. Situaciones como las que se han vivido en la Universidad Complutense hace unos días calificando al Tribunal Supremo de órgano fascista es totalmente reprobable. Ahí le diré que todo el estamento judicial hemos echado de menos una mayor contundencia por parte del CGPJ a la hora de condenar esos lamentables hechos. Porque una de las funciones de esta entidad, la institución que representa al colectivo de jueces, es preservar la independencia de los mismos e incluso ofreciendo amparo, cosa que no ha sucedido en esta ocasión.

El poder judicial tiene un problema de imagen derivado de la politización del CGPJ. Todos los jueces somos independientes pero nuestro órgano de gobierno al ser elegido por los propios partidos políticos pierde su independencia, lo que a corto plazo genera el descrédito de la justicia. Hay que volver con urgencia al sistema de elección originario de los vocales de este organismo que además viene reflejado en nuestra Constitución

En este contexto, se entiende que un tercio de los jueces que están en activo hayan puesto en marcha una Plataforma que reivindica la despolitización de la justicia, situación actual.

Es evidente que en este tipo de iniciativas estamos la mayor parte de los jueces de acuerdo. En el citado manifiesto, los jueces firmantes denuncian, entre otras cosas, la perdida de independencia del Poder Judicial, y critican los «nocivos» efectos del sistema de elección parlamentaria de los vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que consideran una «invasión politizadora».

Desde esta perspectiva esta situación ha sumido a los jueces en un estado de desaliento, impotencia y frustración personal y profesional» recalca el documento. Por ese motivo, coincido con mis compañeros en la necesidad de impulsar un gran pacto de Estado para restituir al Poder Judicial y a sus titulares «la independencia y la dignidad» que les reconoce la Constitución. Y volver como le comenté antes al sistema primario de elección en el CGPJ.

Es curioso, que la propia denuncia de la politización de la justicia ha acercado bastante las posiciones de las cuatro asociaciones de jueces. ¿Estamos en camino de ver la unificación del colectivo judicial en una única institución?

No creo que al final se llegue a la integración total. Desde mi punto de vista es bastante complicado en la práctica llegar a ese estado. Lo más importante del movimiento asociativo es que las asociaciones que ahora perviven sean capaces de atraer al 49 por cien de los compañeros jueces, aún no integrados en ninguna de ellas. Normalmente cuando inicias tu carrera judicial en los primeros años evitas cualquier tipo de vinculación formal asociativa; sobre todo para evitar que puedas tener etiquetas de progresista o conservador

No son habituales los casos de jueces que entran en política, pero los que hay son bastante significativos. ¿Es usted partidario que a su regreso a la actividad judicial estos profesionales tengan un proceso de carencia, para asi evitar cualquier viso de parcialidad en sus decisiones?

Creo que es muy recomendable, sobre todo por salvaguardar los principios de imparcialidad objetiva de los jueces, abordar este tema y que se estableciese un periodo de carencia entre dos y tres años

Que el Tribunal Constitucional no haya logrado, tras cuatro años de deliberaciones, alcanzar un acuerdo sobre el Estatut de Catalunya, ¿cómo cree que se percibe en la opinión pública?

En primer lugar tengo que confesarle que este modelo de Tribunal Constitucional no me gusta y estos retrasos son inaceptables. Redunda en su descrédito y en presentarlo como otro organismo politizado. Soy más partidario del sistema americano, con un único gran Tribunal que es controlado por los propios tribunales ordinarios.

También asistimos a la tramitación parlamentaria del nuevo Código Penal, una nueva normativa que ha producido comentarios desfavorables de los empresarios. ¿Qué impresión tiene de esta reforma? ¿Habría que incrementar las penas en los delitos de corrupción política?

Es evidente que en el campo empresarial existía bastante impunidad sobre determinados comportamientos. Por eso considero que en determinados casos, como en el llamado levantamiento del velo, es bastante positivo.

Respecto a la segunda parte de su pregunta seria necesario introducir tipos penales específicos para acometer este tipo de delincuencia. Bajo mi punto de vista este tipo delitos están bien regulados. Todo lo que oigamos en estos momentos sobre estos asuntos no son más que brindis al sol generados por sucesos concretos que todos conocemos.

El gran problema de estos delitos reside en la responsabilidad civil de los mismos. Que no devuelvan a las arcas públicas el dinero malversado

Quisiéramos, por último, conocer su impresión sobre el caso del Juez Garzón, ahora en el disparadero por presuntas conductas irregulares en su actividad como juez de la Audiencia Nacional. ¿Se ha dirigido a usted para pedirle amparo?

El Juez Garzón al estar adscrito a la Audiencia Nacional no tiene porque pedirle amparo al Juez Decano de Madrid. Es evidente que ha prestado grandes servicios a nuestro país combatiendo el terrorismo y el narcotráfico, pero ningún juez está por encima de la ley. En estos momentos lo más importante es que se preserve su inocencia antes de ser juzgado y que se tenga el respeto suficiente, sin por ello abandonar la crítica constructiva a las decisiones posteriores del Tribunal Supremo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.