Los ciudadanos de más de 2.000 municipios podrán solicitar a partir de este mes de junio al notario que, en su nombre, consulte y liquide ‘on-line’ el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) y el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), éste último en los supuestos en que el vendedor del inmueble tenga pendiente alguna deuda. Esta actividad es fruto del acuerdo que rubricaron recientemente el director general de la GTT, (Gestión Tributaria Territorial), Fernando Plaza, y el director general de la Ancert, Mario Abascal. “Básicamente, se trata continuar en la implementación de la ventanilla única en la corporación notarial. Estos nuevos servicios junto con los ya existentes, entre otros la liquidación tributaria de Transmisiones Patrimoniales (ITP) y las presentaciones en Registros de la Propiedad y Mercantiles de España, permiten agilizar los trámites ante la Administración y un ahorro de tiempo y costes para todos los interesados,” explica Abascal. La fuerte inversión acometida por el Consejo General del Notariado a través de Ancert durante estos últimos años, más de 50 millones de euros desde 2001, permite desde el 2007 que los casi 3.000 notarios en España usen una misma plataforma tecnológica a través de una Red Privada segura de comunicaciones (RENO) en su trabajo diario.

Mario Abascal es Graduado Superior en Derecho y Economía por la Universidad Internacional de Catalunya (1991-96). También es Licenciado en Derecho por la UNED (1991-97). Al terminar, realizó un Máster en Asesoría Fiscal (1997-98) y un MBA (2001-02), ambos en el Instituto de Empresa.

Actualmente es el Director General de Ancert y Serfides llevando más de cinco años en dicho puesto. Anteriormente fue Director Financiero y Asesor Financiero de varias empresas de renombre a nivel nacional.

La Agencia Notarial de Certificación S.L. Unipersonal ( ANCERT), antes el Instituto Notarial para las Tecnologías de la Información (INTI) , fue constituido en julio de 2002 por el Consejo General del Notariado con el objetivo de poner en práctica el ambicioso plan de modernización tecnológica del notariado español. Es titularidad al cien por cien del Consejo General del Notariado .

Desde el día 20 de marzo del 2004, ANCERT emite certificados electrónicos reconocidos ante notario a personas físicas, personas jurídicas, corporaciones privadas y corporaciones de Derecho Público cumpliendo con todos los requisitos impuestos por la Ley 59/2003 de 19 de diciembre de Firma Electrónica .

ANCERT, con sedes en Madrid y Sant Cugat del Vallés (Barcelona), cuenta actualmente con una plantilla de más cincuenta profesionales, altamente cualificados, innovadores, expertos en tecnología, con muchos años de experiencia, especialistas en el sector financiero y de la Administración Pública, dedicados a la implantación y explotación de los sistemas telemáticos corporativos para unos 3.000 notarios y 17 Colegios Notariales.

Las actividades de ANCERT se integran en la estrategia del Consejo General del Notariado y se orientan a la creación de nuevos servicios, la gestión de la plataforma PKI para la Firma Electrónica Reconocida Notarial y a la innovación tecnológica de carácter estratégico o inexistente en el mercado. Sus resultados se dirigen a proporcionar un mejor servicio a las notarías y, por extensión, a la sociedad en su conjunto.

Señor Abascal, ¿qué papel está jugando ANCERT en el proceso de modernización del Notariado español? ¿Hay alguna entidad similar en Europa a la suya?

Ancert no ha hecho más que materializar el interés y objetivo unívoco del Notariado español de situarse a la vanguardia de las nuevas tecnologías tanto a nivel de gestión de los propios despachos notariales como a nivel corporativo.

Existe alguna empresa similar en Italia, Francia y algún otro país europeo pero lo cierto es que el actual nivel de solución tecnológica implantada junto con la firma electrónica, el sistema integrado (SIGNO) y la Red Privada Notarial (RENO) así como el número de trámites de los que dispone actualmente el Notariado español, me hace aventurarme a decir que la actual posición del Notariado y de Ancert no tienen reflejo a día de hoy en ningún país del mundo.

En este sentido, ¿qué balance puede hacer del desarrollo de aplicaciones como la creación de la Red Privada Notarial (RENO) y del Proyecto Signo (Sistema Integrado de Gestión del Notariado)?

Muy favorable. La fuerte inversión acometida por el Consejo General del Notariado a través de Ancert durante estos últimos años, más de 50 millones desde 2001, está permitiendo desde el 2007 que los casi 3.000 notarios en España usen una misma plataforma tecnológica a través de una Red Privada segura de comunicaciones (RENO) en su trabajo diario que garantizan las más estrictas medidas de seguridad.

Como su nombre indica, SIGNO permite a los notarios usar procesos integrados y homogéneos de trabajo en sus despachos notariales. Todos los notarios, independientemente de la oficina notarial que ocupen, utilizan la misma plataforma, con los mismos servicios y trámites asociados lo que además permite que los traslados de notarios a otras oficinas notariales se efectúen sin traumas tecnológicos, ya que en su nueva ubicación se encontrará con el mismo sistema.

Esta plataforma se encuentra alojada en un servidor seguro y encriptado a modo de caja negra cuya administración y mantenimiento corresponde a Ancert.

¿Cómo ha influido en el trabajo de los notarios del desarrollo de la firma digital por parte de ANCERT? ¿Cuál fue el principal inconveniente a la hora de su implantación?

A pesar de que todo nuevo proyecto tiene sus complicaciones, la puesta en funcionamiento de la firma electrónica notarial no tuvo dificultades excesivas.

Tras la creación de las políticas de firma y el alta de Ancert como Autoridad de Registro se inició la emisión de los certificados que, por política interna, deben ser emitidos por los Decanos de cada uno de los Colegios notariales. La formación y distribución de soportes magnéticos para el uso de las tarjetas fue el segundo paso, que dio resultados desde el primer día.

El certificado electrónico ya es una herramienta de uso cotidiano de los notarios. Cada año, los notarios firman electrónicamente en más de 12 millones de trámites y garantizan que las comunicaciones electrónicas desde y entre los notarios cumplan las más altas cotas de seguridad.

El desarrollo de las tecnologías siempre implica formación para ese colectivo, ¿qué programas específicos formativos se desarrollaron para los notarios españoles en este tema?

La formación en Ancert es una prioridad. Cada aplicación desarrollada va acompañada de una guía completa de uso. Facilitamos a los notarios y a los empleados de notarias diferentes canales para acceder a la información en el uso de las aplicaciones: canales web, videoconferencia, teléfono de asistencia continua, formación on line y presencial en todos los Colegios notariales, etc.

En un momento de recesión como el actual, ¿cómo se enfrenta ANCERT al mismo como entidad empresarial? ¿Han ampliado su oferta de servicios telemáticos por este motivo?

Nosotros no vivimos de espaldas al colectivo. La actual crisis está afectando muy directamente a los notarios con reducciones en porcentajes muy altos de ingresos y protocolos. Pero, por otra parte, también el Consejo General del Notariado es consciente que la tecnología facilita y eficiencia la labor del notario permitiendo dar valor añadido a sus clientes. Este valor se está traduciendo en más uso de los servicios y a su vez en una mayor demanda de servicios por parte del colectivo notarial que refuerza nuestra posición de continuar invirtiendo y mejorando las aplicaciones notariales.

Actualmente, nuestra oferta de servicios telemáticos ya llega a 25 (solicitud de NIF provisional, certificados de últimas voluntades, certificados de seguro de vida, certificados de denominación social, consulta de deudas de IBI, presentación de escrituras en Registros, constitución de sociedades mercantiles, etc.), con un aumento considerable en estos últimos años. El compromiso de Ancert es implementar como mínimo 4 nuevos servicios anuales.

¿De qué forma estas tecnologías ayudan al colectivo notarial a la lucha para prevenir el fraude fiscal y blanqueo de capitales? ¿Cómo funciona el Índice Único Informatizado que permite la colaboración con la Administración Pública?

El Índice Único Informatizado es la parametrización de los campos esenciales de un documento notarial. Básicamente, supone traducir el papel en información tratable informáticamente. Hay que hablar de 62 millones de documentos y de 220 millones de sujetos y objetos (inmuebles y acciones entre otros).

A través del Órgano de Prevención de Blanqueos de Capitales creado por ley, el Consejo suministra, a requerimiento de la administración tributaria o del Banco de España, determinada información dentro de los procedimientos para prevenir el blanqueo y el fraude fiscal. Ancert en este caso no ha hecho más que proveer de herramientas precisas al órgano centralizado para que esta labor se pueda ejecutar.

¿Qué servicios ofrecen las nuevas tecnologías de ANCERT de cara a los emprendedores que quieran formalizar su sociedad empresarial? ¿Tienen datos del uso de este servicio en los últimos tres años?

Actualmente, los notarios pueden, electrónicamente, dejar constituida en 1 día una sociedad. Todo el proceso es telemático: desde la solicitud al Registro Mercantil Central de la denominación social, pasando por la solicitud de NIF provisional y la liquidación del impuesto de operaciones societarias, hasta su inscripción en el Registro Mercantil.

Adicionalmente, los notarios también colaboran con la Dirección General de Pymes mediante el CIRCE en la constitución de las Sociedades Limitadas Nueva Empresa, remitiendo copias electrónicas y solicitando NIF Provisionales para facilitar los trámites del emprendedor.

¿Podría decirnos dónde se va posicionar el Notariado en la llamada E-Administración en los próximos treinta años?

No tengo una barita mágica para conocer qué sucederá en los próximos tres decenios pero lo que es cierto es que el Notariado ha hecho una apuesta irrenunciable por las nuevas tecnologías.

Casi 3.000 notarios, con 2.600 oficinas notariales repartidas por todo el territorio nacional, sitúan al colectivo en una posición privilegiada para colaborar con la Administración en sus relaciones con los ciudadanos.

Muchos ciudadanos continúan hoy haciendo kilómetros para desplazarse a una Administración en sus relaciones con ésta. La existencia y utilización de las oficinas notariales puede suponer ahorro en tiempo y dinero a los ciudadanos y acercar la Administración a éstos. Por ejemplo, hasta hace poco los ciudadanos tenía que acudir a las Direcciones Provinciales del Ministerio de Justicia para poder obtener el Certificado de Últimas Voluntades o el del Seguro de Vida en las particiones de herencia. No obstante, desde hace más de dos años todos los notarios pueden solicitar telemáticamente estos certificados evitando así a los interesados tener que perder tiempo y desplazamientos para su obtención y ahorrando costes.