Acaba de regresar de Chile, uno de los enclaves de referencia de la expansión de su empresa en Latinoamérica, donde acaba de suscribir un importante acuerdo con Jurídica de Chile, la editorial más importante de este país andino. Semanas antes los negocios le hicieron llegar a México y Brasil. Y es que vLex ha visto en el mercado internacional una de las claves de su desarrollo como multinacional española en el mercado editorial.

LLuis Faus, abogado y fundador de vLex, junto con su hermano Angel en 1989, reparte sus pasiones entre la tecnología, de la que no se separa nunca “afortunadamente gracias a los dispositivos móviles consigo conciliar mi vida familiar con la profesional”, comenta y su deseo de convertir a vLex en uno de los motores online del mundo legal: “Nuestra empresa, acompaña al profesional legal, allá donde vaya, no importa las fronteras. Es lo mismo que hacen los abogados con sus clientes. Desde esta perspectiva, queremos convertirnos en el proveedor global de información jurídica de referencia gracias a nuestra innovadora tecnología propia”.

En la actualidad, vLex ofrece información jurídica de 134 países, tiene oficinas en otros cinco y está presente de manera directa o a través de distribuidores en más de 50 naciones.

vLex es una compañía española de capital totalmente privado con sede en Barcelona y oficinas en cinco países (Barcelona, Madrid, Buenos Aires, Sao Paulo, San Francisco, México DF). Su misión es proveer contenidos y soluciones legales para mercados profesionales (abogados, procuradores, notarios, jueces, etcétera), gubernamentales (administración central, autonómica y local) y académicos (universidades, investigadores y estudiantes).

Actualmente vLex provee contenidos legales a más de 40.000 clientes en todo el mundo a través de su exclusiva plataforma tecnológica que da acceso a uno de los más completos fondos editoriales del mercado. La estrategia competitiva de la empresa se basa en dos ejes principales: contenidos y tecnología.

En lo referente a contenidos vLex tiene acuerdos exclusivos con más de 900 editores a nivel global, de entre los que destacan el Banco Mundial, Gale, Proquest o la Unión Europea entre otros. Estos acuerdos permiten configurar un fondo editorial sumamente extenso, actualizado permanentemente y con una visión internacional como ningún otro proveedor ofrece en la actualidad.

La tecnología, gracias a la permanente inversión en I+D, ha permitido configurar una sofisticada plataforma de servicio que ofrece sencillas y efectivas herramientas de búsqueda y gestión de la información.

A través de un potente motor de búsqueda que aprende con el uso, el cliente vLex tiene a su disposición 46 millones de documentos donde encontrar la respuesta a sus necesidades de información. Pensando en la revolución de los contenidos digitales y en las nuevas formas de consumo, vLex ofrece acceso al servicio a también a través de dispositivos móviles.

A vLex lo forma un equipo de profesionales de 12 nacionalidades diferentes, orientados a ofrecer el mejor servicio de información jurídico del mercado.

¿Podría explicarnos cuál es el peso de Latinoamérica en la estrategia de internacionalización de vLex? ¿Dónde está la clave de una buena salida al exterior?

vLex siempre ha sido una empresa con una clara vocación internacional. Quizás, porque nuestro modelo de negocio está basado en la distribución de contenidos a través de Internet siempre hemos tenido claro que el mercado era global y debíamos aspirar a dar servicio a clientes en todo el mundo.

Además y en un contexto como el que vivimos, donde el mercado nacional es muy competitivo y la demanda interna se debilita, la opción de la internacionalización es aun más estratégica. En este sentido, vLex, ofrece servicio a más de 40.000 clientes en todo el mundo, mediante su exclusiva plataforma tecnológica que da acceso a casi 50 millones de documentos mediante un único sistema de búsqueda.

Posicionarnos en Latinoamérica, con acuerdos específicos en Chile, Brasil y México forma parte de la estrategia global de la empresa. Hay un por ello un paralelismo evidente entre el sector legal y el editorial: los abogados siguen a sus clientes, allí donde realicen sus negocios.

Nosotros acompañamos a estos profesionales legales en su trabajo diario. Queremos ser su proveedor global de información en este sentido. En la actualidad, vLex ofrece información jurídica de 134 países, tiene oficinas en otros cinco y está presente de manera directa o a través de distribuidores en más de 50 naciones.

En un contexto como el actual de crisis, en que las empresas reducen su gasto legal, ¿también se nota esta reducción en la contratación por parte de los despachos de material legal para su trabajo?

Es posible que el sector legal se esté redimensionando. Ahí están muchas noticias que aparecen en medios sobre fusiones o adquisiciones de despachos de abogados e incluso editoriales. Una empresa como la nuestra, con el servicio tan innovador que ofrece, no ha notado el efecto de la crisis, al mantener nuestros ratios de facturación de 4 millones de euros de los que 30 por ciento procede del mercado exterior

La clave para seguir estando ahí y ser un player importante dentro del mercado global es seguir innovando. vLex acaba de lanzar un nuevo buscador más y mejor orientado a las necesidades reales de los profesionales del derecho. También en este sentido quiero destacar el trabajo que estamos haciendo para posibilitar el acceso a nuestro contenidos desde dispositivos móviles. Somos conscientes que el problema de nuestros clientes es el tiempo y nosotros pretendemos darles las herramientas oportunas para ayudarles a ser más productivos

vLex es una firma familiar que acomete una transformación importante a editorial online líder. ¿Cómo están gestionando su Plan Estratégico?

Nuestra empresa no es sino el fruto de una evolución lógica. Hace doce años con mi hermano Angel pusimos en marcha lo que iba a ser el germen de vLex. Con el paso del tiempo nos hemos ido especializando y creciendo de una forma racional.

En la actualidad nuestro equipo de profesionales procede de 12 nacionalidades diferentes, orientado a ofrecer el mejor servicio de información jurídico del mercado vLex invierte constantemente en I+D para desarrollar su plataforma tecnológica y dar respuesta a las necesidades de clientes cada vez más exigentes. En los próximos años queremos ser un sujeto activo en la revolución de los contenidos en formato digital.

Es evidente que asistiremos a unos cambios importantes sobre todo debido a la creciente demanda de acceso desde nuevos dispositivos (móviles, lectores de libros electrónicos, tabletas electrónicas, etcétera).

En ese contexto VLEX quiere ser uno de los principales protagonistas del mercado, al ser éste uno de los principales vectores de crecimiento de la compañía.

Su firma es una editorial independiente, sin vinculación a ninguna red o consorcio editorial. ¿Cuesta mucho mantener este status, en un sector que se está reorganizando?

Desde el principio creo que hemos tenido muy claro el modelo de negocio de nuestra empresa. Ser independiente no significa que estés aislado. Todo lo contrario, creo que tenemos una red contactos bastante atractiva. vLex tiene acuerdos exclusivos con editores globales como el Banco Mundial, Gale, Proquest, la Unión Europea y más de 900 editores en todo el Mundo.

¿Cuáles son las ventajas de ser una editorial online? ¿Cómo se adapta el abogado a este entorno virtual? ¿Se puede hablar de una nueva forma de ejercer la abogacía?

El concepto está cambiando; hay que hablar más de proveedor de contenidos que de editorial online. Y es que la información jurídica forma parte del proceso de globalización de la sociedad, la economía y los negocios. Por este motivo, los proveedores de contenidos debemos tener la capacidad de operar y ofrecer soluciones a escala global si quieren ser competitivos.

vLex tiene la vocación de ser un proveedor global desde sus inicios al ofrecer contenidos internacionales desde el primer momento. Podemos hacerlo porque nuestros profesionales ofrecen el acceso a todos los contenidos en una plataforma única e integrada y con un servicio de atención al cliente también único y global. De esta forma vLex presta a la vez el mejor servicio local y global. La verdad, la tecnología es clave en el desarrollo de una profesión tan versátil y dura como es la abogacía.

Entiendo que no se trata tanto de ejercer de otra manera la profesión de letrado, como de saber aprovechar unas tecnologías que ofrecerán una mayor calidad en el servicio al profesional. Desde esta perspectiva, vLex le ofrece al profesional legal la tecnología más avanzada para poder realizar su trabajo en cualquier parte del mundo con una optimización de su tiempo y mejorando la productividad de su firma profesional.

Usted, que lidera una empresa tecnológica, ¿cómo valora el proceso de tecnificación de los despachos y firmas legales?

En un mundo como el que vivimos es fundamental apostar por la tecnología. Al igual que desde vLex se invierte constantemente en I+D para desarrollar su plataforma tecnológica y dar respuesta a las necesidades de clientes cada vez más exigentes, creo que es fundamental que cualquier empresa con proyección haga lo mismo.

En los últimos años los despachos de abogados y firmas profesionales han hecho un esfuerzo importante en este sentido. A ello ha contribuido el papel en muchos casos prescriptor del uso de las nuevas tecnologías por parte de los Colegios de Abogados.

A este respecto, merece la pena resaltar el esfuerzo desde el CGAE, a través de Red Abogacía, su entidad que coordina toda la informatización de los despachos y el impulso de la firma digital en los propios bufetes.

Internet está popularizando el uso de aplicaciones como la videoconferencia o el creciente cloud computing que no cabe duda ayudan a los profesionales en su trabajo diario y le ayudan en otros aspectos como la conciliación de la vida laboral con la personal.

¿Cuál es el futuro de la información legal y que papel deben jugar los dispositivos móviles y las redes sociales?

Los dispositivos móviles están revolucionando el acceso a los contenidos en todos los ámbitos.

En el caso concreto de los contenidos legales el impacto es especialmente notorio. No únicamente se consigue un acceso permanente en movilidad, si no que la movilidad acelera la obsolescencia del formato papel, especialmente intensivo en nuestro sector.

En un futuro no muy lejano, voluminosos manuales jurídicos dejarán paso smartphones, tablets o lectores de ebooks. Las redes sociales tendrán y tienen incidencia en el sector desde dos puntos de vista.

Por un lado añaden un nuevo elemento sobre el que legislar (temas de privacidad, delitos informáticos, etcétera) y, a su vez, y quizás eso sea lo más importante, es que permiten la colaboración entre profesionales como nunca antes se había podido hacer.

Por último, denos sus ideas de cara al uso de la tecnología en la modernización de nuestra Justicia.

Lo hemos comentado anteriormente, el papel de la tecnología en un momento como el actual es clave para mejorar la productividad y optimizar el servicio al cliente.

En un marco más general como el que me señala, es evidente que los esfuerzos realizados desde hace años desde el Ministerio de Justicia para convertir a la justicia en el servicio público que todos deseamos son importantes.

Ahí ha surgido el proyecto LexNet, en el que participan los diferentes operadores jurídicos.

El servicio LexNet tiene como objetivo esencial dotar a la Administración de Justicia, de los elementos necesarios que permitan a los distintos actores judiciales, el intercambio electrónico seguro de toda la documentación necesaria para el ejercicio de su trabajo. Concediendo a los documentos intercambiados plena validez jurídica, y respetando las competencias y flujos de información existentes en la actualidad.

Las bases sobre las que se sustenta la seguridad jurídica son:

a) Autenticación: el emisor del documento es realmente quién dice ser.

b) Confidencialidad: sólo el destinatario puede leer el contenido del documento.

c) Integridad: el contenido del documento no puede alterarse durante su transmisión.

d) No repudio: el emisor del documento no podrá negar el hecho de su envío.

e) Fechado: permite fijar el orden de llegada de escritos.

El instrumento garantiza estas premisas es lógicamente el certificado y la firma electrónica.