Se centrarán, especialmente, en las empresas que comenzaron a ofrecer refinanciamiento de deudas y ayuda contra ejecuciones hipotecarias, los llamados créditos ‘pay day’ y otro tipo de productos de reunificación de deudas surgidos tras el estallido de la crisis ‘subprime’ en agosto de 2007.

Más de 3 millones de personas se vieron afectadas por estas ejecuciones en 2008, un récord que contribuyó a hacer bajar los precios de las viviendas estadounidenses y espolear la crisis financiera que llevó a la recesión global.

Muchas de las ejecuciones afectaron a titulares de préstamos hipotecarios ‘subprime’ -con tasas iniciales bajas- que después de un tiempo se incrementaban estrepitosamente. Los abogados han criticado a los prestamistas por haber desorientado a los beneficiarios sobre las reales condiciones de los préstamos.

El secretario del Tesoro Timothy Geithner dijo que las nuevas medidas tienen por finalidad evitar que criminales se aprovechen de la situación de golpeados propietarios, mientras la Administración toma los pasos necesarios para ayudar a esa gente a conservar sus propiedades.

«Justo cuando esta Administración intensifica sus esfuerzos para ayudar a los propietarios estadounidenses, aquellos que buscan aprovecharse de los más vulnerables están intensificando sus tácticas también», dijo Geithner.

«Para cuatro millones de estadounidenses, el sueño de una casa propia se ha vuelto una pesadilla por las acciones inescrupulosas de individuos o empresas que explotan el infortunio de otros», dijo el fiscal general, Eric Holder.

Las nuevas medidas están diseñadas para detectar a tiempo las posibles estafas y contemplan un trabajo conjunto con el sector financiero para ayudarlo a identificar a las empresas fraudulentas.

Los estafadores normalmente cobran a los atribulados deudores un honorario previo para ayudarlos a tener alivio en los pagos hipotecarios, pero luego no entregan ninguna ayuda.

La Comisión de Comercio Federal (FTC, por sus siglas en inglés), una agencia de protección de consumidores, ha visto a muchas empresas fraudulentas con nombres que suenan como si estuvieran afiliadas al Gobierno. Una compañía llamada «Centro Legal de Modificación de Créditos Federal», por ejemplo, ha sido acusada por la Comisión por abusar de deudores con problemas.

La investigación sobre fraudes de la unidad de investigación del Tesoro dijo que encontró casi 180.000 supuestos casos de fraude hipotecario entre julio de 2002 y julio del 2008.

Una de las medidas urgentes que prepara el Ejecutivo estadounidense es la eliminación o la mejora de las condicioens de las llamadas ‘segundas hipotecas’ sobre un mismo bien.

Las segundas hipotecas -préstamos sobre vivienda que generalmente se contrataban junto a la hipoteca primaria del bien durante los años de auge inmobiliario- han sido un obstáculo para refinanciar y modificar los préstamos para que resulten más asequibles.

Según las autoridades norteamericanas, las medidas irán desde eliminar estas hipotecas hasta mantenerlas y cambiarlas, siempre dentro del programa de 75.000 millones de dólares que el Gobierno está implementando para hacer que los créditos hipotecarios sean más asequibles para los propietarios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.