El pasado 13 de marzo se publicó en el BOE, el Real Decreto-Ley 7/2020, de 12 de marzo, en el que se aprueban determinadas medidas urgentes para responder al impacto económico del COVID-19 sobre PYMES, autónomos y grandes empresas.

Una de las principales preocupaciones de los empresarios es qué va a suceder con el pago de sus impuestos, si su actividad se puede ver reducida considerablemente como consecuencia del coronavirus.

En este Real Decreto-Ley aprobado, permite a los empresarios cuyo volumen de operaciones durante el ejercicio 2019 no sea superior a 6.010.121,04€, puedan solicitar el aplazamiento del pago de las deudas tributarias, sobre los impuestos que tengan que presentar e ingresar desde el día de hoy, fecha de entrada en vigor, hasta el 30 de mayo de 2020, ambos inclusive. Por tanto, afecta principalmente a aquellos empresarios que deban presentar las autoliquidaciones correspondientes al primer trimestre de 2020.

Es requisito indispensable presentar la solicitud de aplazamiento con fraccionamiento en el momento en que se presenten los impuestos.

Las medidas aprobadas contemplan los siguientes aspectos:

  1. Se concederá el aplazamiento del pago de impuestos a aquellos empresarios cuyo volumen de operaciones en el año 2019, no sea superior a 6.010.121,04€.
  2. El importe máximo que podrá solicitarse aplazar, sin necesidad de aportar garantías, es de 30.000€.
  3. Los impuestos sobre los cuales se podrá solicitar aplazamiento son:
    • IVA
    • IRPF (obligaciones que debe cumplir el retenedor o el obligado a realizar ingresos a cuenta).
    • Pago fraccionado del Impuesto sobre Sociedades (IS).

Recordar que hasta ahora, tanto el IRPF como el pago fraccionado del Impuesto sobre Sociedades no permitían su aplazamiento, bajo la posibilidad de ser sancionado. Excepcionalmente se podrá solicitar, pero solo sobre aquellos impuestos a presentar e ingresar desde hoy hasta el 30 de mayo de 2020. Afectará por tanto a las declaraciones o autoliquidaciones a presentar en el primer trimestre, así como al primer pago fraccionado a presentar durante los 20 primeros días de abril.

El Real Decreto-Ley establece que el plazo de los aplazamientos que se concederán lo serán por 6 meses.

Habitualmente la solicitud de un aplazamiento lleva asociado el devengo de intereses de demora. Con las medidas introducidas, se ha determinado que los tres primeros meses no se devengarán intereses; estarán bonificados. Pero sí se devengarán a partir del cuarto mes hasta el sexto. Recordar que el tipo de interés fijado por la Agencia Tributaria es del 3,75% anual.

Otras mediadas adoptadas y que son directamente aplicables a aquellos empresarios (autónomos o empresas) que se dediquen al comercio i hostelería, vinculados con el sector turístico, son las bonificaciones en la cuota emprearial de la Seguridad Social que deberán solicitarse, y el acceso a la línea de financiación ICO Empresas y Emprendedores.

En previsión a estas medidas, habrá que tener en cuenta que por el momento, en materia de pago de impuestos, están previstas hasta el 30 de mayo de 2020, pudiendo mantenerse en caso que perstistan las circunstancias excepcionales que han motivado la adopción de estas medidas.

 


Sobre la autora

Imma Figueras Sánchez, Fiscalista. AGM Abogados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.