La Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros junto con el Tribunal Arbitral del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia organizaron hace unos dias en la sede de la Fundación una Jornada, “El Arbitraje en tiempos de crisis. Una alternativa eficaz a los tribunales”. Ha moderado la mesa Mariano Durán, el Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia, y participaron como ponentes Tomás Trénor, socio de Garrigues Abogados, Santiago Hurtado, socio de Broseta Abogados, José Ramón del Río, socio Landwell PricewaterhouseCoopers Tax & Legal Services y el Director de Tribunal Arbitral del ICAV, Manuel de Lorenzo.

El Decano del ICAV subrayó durante su turno de palabra que la situación de asfixia que está viviendo la AdministraciónJudiciales insostenible y que para solucionar el problema debe apostarse por vías alternativas de resolución de conflictos, como la mediación y el arbitraje. En palabras de M. Durán: “En el año 2010 se iniciaron en nuestro país la friolera de 10 millones de asuntos nuevos según datos del Consejo General del Poder Judicial y la agudeza de la crisis económica ha supuesto un aumento considerable de la litigiosidad en todos los ámbitos, singularmente en el empresarial”. Asimismo Mariano Durán ha destacado que el arbitraje es un sector en el que el Colegio se ha volcado de manera decisiva.

Referente internacional en arbitraje y mediación

 No podemos olvidar al hilo de estas palabras pronunciadas por el decano del ICAV  que,  en el ámbito internacional, el ICAV destaca como referente en materia de arbitraje y mediación tras convertirse en el año 2009 en sede dela Corte Europea de Arbitraje y Mediación para los asuntos del Mediterráneo y Oriente Medio.

El Colegio de Abogados de Valencia ha invertido un remarcable esfuerzo durante años en la apuesta por la resolución extrajudicial de conflictos mediante estas vías alternativas a la jurisdicción.

El ICAV constituyó en 2010 una Fundación que da cobertura a un Tribunal Arbitral propio, el TAV, y a un Centro de Mediación, ambos destinados tanto a la resolución de asuntos locales y nacionales como a los asuntos internacionales dentro de la órbita del Mediterráneo y Oriente Medio.

 En cuanto a la situación económica que está atravesando España, el Decano del ICAV afirmó“La solución pasaría por una política de conjunto que aborde los problemas del país y logre crear confianza en los ciudadanos, las empresas y los mercados internacionales”. También destacólas ventajas que conlleva estos procedimientos. “Frente a la rigidez de los procedimientos judiciales y las complicaciones burocráticas, el arbitraje supone una reducción de tiempo en las tramitaciones y por consiguiente, de los costes que implica”, afirma Durán.

 Los cuatro ponentes de la Jornada  fueron los encargados de exponer y defender las ventajas del arbitraje. Tomás Trénor, socio de Garrigues Abogados, ha dedicado su intervención al factor tiempo. En palabras de T. Trénor: “La media de resolución de un conflicto por medio del arbitraje suele tener una duración de ocho meses, mientras que los procesos por la vía judicial ordinaria pueden alargarse dos o tres años”.

 Por su parte, Santiago Hurtado, de Broseta Abogados, defendió la economicidad de esta alternativa de resolución de conflictos y ha destacado que el arbitraje tendrá un mayor valor añadido con las previsibles tasas jurisdiccionales que el Gobierno ha anunciado. En este sentido, Santiago Hurtado afirmó: “Potenciar el arbitraje mejora los tiempos y costes de la justicia ordinaria”.

 Respecto al tema de la confidencialidad inherente al arbitraje, José Ramón del Río destacó sus virtudes. Por último, el Director del Tribunal Arbitral del ICAV, Manuel de Lorenzo, ha dejado claro que la especialización de los árbitros es un pivote esencial de esta vía paralela a los tribunales y elemento diferenciador con respecto a la justicia ordinaria. “El arbitraje tiene las garantías y efectos de los que gozan un procedimiento judicial pero con una serie de ventajas que lo hacen especialmente atractivo, en el arbitraje es posible escoger al propio árbitro que va a decidir el conflicto, algo inimaginable en el ámbito judicial. Ello permite que el árbitro sea un profesional experto en la materia de la que se trate”.

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.