En conferencia de prensa el Presidente López Obrador afirmó que no dará instrucciones a la Fiscalía General como se hacía antes.

En comunicado a la prensa el presidente López Obrador manifestó que en cuanto al procedimiento de deslinde de responsabilidades tras la tragedia de Hidalgo, tanto víctimas como sus familiares serán tratadas con el debido respeto dada su situación.

“Es muy doloroso lo que se está viviendo, muy triste, sobre todo muy doloroso para los familiares que padecen esta tragedia. Por eso no podemos llevar a los ministerios públicos a los hospitales. No se puede actuar así.”

El presidente indicó que será la nueva Fiscalía General de la República (FGR) a cargo de Alejandro Gertz quien determine las diligencias procedentes en el caso.

“Quiero aclarar que Alejandro Gertz, nuevo fiscal general, de conformidad con la ley, debe actuar con independencia, con autonomía completa, absoluta. Si bien es cierto que debemos de coordinarnos y cooperar, la fiscalía es un organismo autónomo, independiente. Por lo mismo, estamos ante una situación de participación transitoria con nosotros. El presidente no va a dar instrucciones al fiscal general, como sucedía anteriormente en los gobiernos pasados. Eso se termina.”

El Fiscal General Gertz declaró: “Vamos a trabajar mucho sobre la parte que es fundamental en materia procesal, que es la extinción de dominio de los predios que tengan alguna vinculación con cualquier delito y, en este caso, con los delitos que provienen del robo de hidrocarburos.”

El jefe del Ejecutivo federal señaló que, gracias al vínculo permanente con la ciudadanía es posible conocer y denunciar casos de corrupción: “Tenemos muchas fuentes de información si tenemos la comunicación con los ciudadanos”.

Agregó el mandatario que toda aquella persona que tenga pruebas sobre actos de corrupción, incluyendo a los integrantes del Ejecutivo, deberán proceder conforme a la ley.

“Si a mí me dice un funcionario algo en una reunión, supuestamente privada sobre un ilícito, mi respuesta es: Actúe, proceda. Porque si no, me convierto en cómplice. El que me presenta una denuncia de corrupción con pruebas, proceda -y más ahora con la autonomía- a la fiscalía”, declaró López Obrador.

Advirtió  asimismo que el Gobierno de México no cederá en la política de cero tolerancia con la corrupción: “Vamos a limpiar al país y que ya de una vez se sepa, se escuche bien: No vamos a dar ni un paso atrás en el combate a la corrupción. No luché, ni me apoyó la gente para llegar aquí para convertirme en alcahuete de corruptos.”

Por último, el presidente comentó que sus recorridos por carretera le permiten constatar de primera mano la situación cotidiana de los habitantes, como es el caso del precio de las gasolinas:

“Llamo a los concesionarios a no abusar, porque se les está entregando la gasolina a un precio bajo y tendremos la medición de los márgenes de utilidad diaria. Me di cuenta de unas empresas que estaban vendiendo la gasolina por encima del promedio.”

Fuente: Presidencia de México