Es bastante posible que estemos ante uno de los juristas que más ha sido requerido para, en diferentes foros, explicar los entresijos de esta última reforma laboral. “Una reforma tan profunda como esta reforma laboral, requiere una gran explicación para que luego vaya calando en el mundo del trabajo”, comenta.  Uno de los últimos fue el IV Congreso de Asesorías y Despachos Profesionales que organizó Sage España recientemente en la capital de España.  Ahora, de la mano de Lid Editorial y con el patrocinio de DIARIOJURIDICO sale al mercado “Las 100 preguntas de la reforma laboral”, una publicación de corte práctico que Iñigo Sagardoy, presidente de Sagardoy Abogados, ha elaborado en colaboración con la Universidad Carlos III.

Desde su perspectiva privilegiada de experto en relaciones laborales, Sagardoy señala que la reforma empieza a aplicarse analizando dos factores a tener en cuenta, “es el caso de la pyme, que empieza a realizar el contrato de emprendedores de carácter indefinido, útil para cualquier empresa de estas características”. Otro punto que señala esta aplicación de esta nueva normativa laboral tiene que ver con la flexibilidad interna “son mecanismos alternativos al despido que les son útiles y eficaces en estos momentos; especialmente suspensiones de contrato y reducciones de salarios”. Iñigo Sagardoy, con la sinceridad que le caracteriza reconoce que vivimos una época crítica “favorable a los críticos de la reforma laboral, que dicen que no vale para nada. No estoy de acuerdo, creo que además de esta reforma necesitamos más cosas; confianza y que la economía vaya mejorando especialmente”

Empleabilidad y estabilidad son las palabras que mejor definen la reciente reforma laboral aprobada en España y que, sin duda, marca un antes y un después en nuestro mercado de trabajo.

Iñigo Sagardoy, junto a su equipo de expertos de la Universidad Carlos III , explica de forma pormenorizada y a la vez divulgativa cómo afecta a la empresa y al trabajador esta profunda transformación.

100 preguntas sobre la reforma laboral es un análisis jurídico exhaustivo y de gran claridad que expone los objetivos de la medida, cómo afecta a la empleabilidad de los trabajadores y a la contratación indefinida. También repasa las disposiciones adoptadas para favorecer la creación de puestos de trabajo y cómo reducir la dualidad laboral.

“Reconozco que en la preparación de este libro es posible que a la hora de contestar a esas cuestiones hayan surgido más interrogantes”, aclara Sagardoy.  Desde su visión privilegiada considera que quizás sea   posible que dentro de un año hubiera que escribir otro libro para conocer los efectos reales de esta reforma laboral en la que ahora estamos inmersos “en este espacio nuevo de tiempo tendremos más jurisprudencia con lo cual la realidad será mas rica que la propia teoría”

El lector que se acerque a la reforma laboral a través de este libro se encontrará con una publicación divulgativa, no excesivamente técnica, lo que permite que cualquier profesional pueda enfrentarse a la misma. “A la vez, la publicación ayuda al profesional, a través de los cinco capítulos definidos de la obra, a analizar todos los aspectos más relevantes de la citada reforma”, concluye

Charlamos con Iñigo Sagardoy en su despacho madrileño sobre la actualidad laboral más inmediata. No rechaza ninguna pregunta aunque en alguna pudiera haber algo de malicia. “ Este es mi cuarto libro que escribo. Antes hice uno sobre prevención de riesgos laborales; otro de contratas y subcontratas, también hice uno sobre los empleados de los registros de la propiedad que fue mi tesis doctoral y este último”

Sr Sagardoy, coincide con los comentarios vertidos por Francisco González, en el foro Deloitte-ABC que nuestro país tendrá en el futuro el mercado laboral más flexible de Europa?

Es evidente que la reforma laboral ha avanzado mucho hacia la flexibilidad. No sé si se podrá afirmar luego que seremos por este motivo el mercado laboral más flexible de Europa. Lo que si es cierto es que estamos ahora en la línea de actuación de los principales países en materia laboral.

La flexibilidad, nos guste o no, es un elemento necesario en el actual contexto. Siempre es dramático una rebaja de salarios o una suspensión de contratos para el trabajador afectado nunca es bienvenido.

De todas formas si su uso es de forma masiva como alternativa al despido, al final gana la empresa; el propio trabajador y, sobre todo, gana nuestro país porque irá disminuyendo nuestras tasas de desempleo.

En este contexto se han suprimido las bonificaciones de cualquier  contrato y tenemos los cotes más altos de Seguridad Social…

Son dos circunstancias ajenas a la voluntad explícita del Gobierno. Es más, creo que no había más remedio que hacerlo.  Tenemos una promesa por parte del Ejecutivo que se reducirán esas cotizaciones a las que usted alude y la verdad es absolutamente necesario.

De esa forma, las pymes podrían ser incentivadas a contratar más trabajadores. Es posible que parte de la economía sumergida que tenemos sea debido a estas circunstancias.

Todavía nos queda mucho camino por recorrer para llegar a este escenario. Ahora mismo tenemos un problema que a día de hoy no hay dinero con lo cual sería suicida afrontar las reducciones que son necesarias como le digo.

Comentaba antes que es pronto para conocer los efectos de la reforma laboral ¿Cuándo sabremos si va a surtir efecto realmente?

Habrá que pasar este año 2012 crítico de economía de guerra que estamos sufriendo para poder ver algunos resultados palpables.

A corto plazo ya estamos viendo algún que otro beneficio desde el punto de vista que muchas empresas se plantean otras alternativas al despido que estoy convencido que si no hubieran sido propiciadas por la propia reforma laboral, tendríamos aún mucho más despidos de los que hay realmente.

¿Cómo valora la actuación de los jueces de lo social en la aplicación de esta nueva normativa?

Cualquier reforma, incluida esta laboral de la que estamos hablando, hasta que es ajustada y afinada a la aplicación jurisprudencial tarda tiempo. Tenga en cuenta además que hablamos de sentencias cuyos efectos no serán inmediatos.

Todavía no tendremos unificación de doctrina en este campo, con lo cual habrá que esperar sentencias más contundentes en el ámbito de la Audiencia Nacional o el Tribunal Supremo, todavía veremos algún que otro vaivén.

De todas formas, hay que darse cuenta que el papel de los jueces es interpretar la ley, en algunos casos y siempre hacer que se cumpla dicha normativa en el sentido que hay querido el propio legislador.

En este caso no hace falta más que ir a la Exposición de Motivos para saber que hay una apuesta por la flexibilidad como alternativa del despido; apuesta por la contratación y la empleabilidad del trabajador, contra eso no se puede luchar

Han tenido cierto impacto algunas sentencias de Tribunales Superiores de Justicia que anulan los Eres por defectos formales…

Realmente hablamos de casos muy flagrantes de defectos formales muy contundentes. En estos fallos queda claro que el posicionamiento de los Tribunales Superiores de Justicia es evitar esas vulneraciones formales.

De hecho cuando lees las sentencias tienes la sensación de que las empresas en estos casos concretos han ido un poco a ciegas. Han sido Eres realizados en febrero y marzo del 2012, es decir un mes más tarde de la aprobación de la reforma laboral.

Hay que darse cuenta que faltaban criterios judiciales y de interpretación por estar fechadas en ese momento de este año. Faltaba práctica en la realización de los Eres y creo que toda esa coyuntura va cambiando.

Ahora, hay dos o tres sentencias importantes que dejan claro que esos Eres son ajustados a derecho, al seguir los procedimientos adecuados según establece la nueva norma

Este caso recuerda al de 1994 cuando hubo un aluvión de sentencias en contra de los despidos objetivos individuales que declaraban nulos esa práctica.

De todas formas lo que es evidente es que hay un atasco importante en la via social, con juicios por despido que tardan un año en celebrarse…

Han confluido dos factores; en primer lugar la crisis dispara todos los litigios laborales como bien sabe. Además, también se ha modificado la Ley de Procedimiento Laboral, que atribuye más competencias a los juzgados de lo social.

Esto significa que cualquier cuestión laboral; accidentes de trabajo, invalideces, impugnaciones de actas de inspección de trabajo, se someten a la jurisdicción social

La unión de estos dos elementos genera cierto atasco en las grandes plazas judiciales como Madrid, Barcelona o Valencia, donde la actividad empresarial es bastante importante y los litigios han incrementado de forma notable.

¿Qué valoración puede hacer del recurso de inconstitucionalidad interpuesto por PSOE e Izquierda Plural sobre ciertos aspectos de esta reforma laboral?

Sin entrar en valoraciones políticas que a mí no me corresponden hacerlas, desde el punto de vista estrictamente legal, no veo resquicio que se pueda dudar la constitucionalidad de la reforma laboral.

Esta normativa pasó por el Consejo de Estado; está bien fundamentada desde el punto de vista constitucional  y no veo elementos de incostitucionalidad en este sentido.

Cuestiones que tienen que ver con la indemnización es menor; no es nueva, ya pasó en otras épocas. Tampoco creo que sea un problema eliminar los salarios de tramitación ni que exista un periodo de prueba diferente de un contrato para otro

Sin embargo parece estresante tanta normativa laboral y tantos cambios que apenas deja reposar la propia legislación…

Es cierto que hay cosas novedosas muy importantes lo que hace que tengamos que cambiar nuestra mentalidad en todo lo que tiene que ver con la aplicación de la normativa laboral. Se trata, en definitiva de aprender cómo aplicar e interpretar la ley

Como antes le comenté algunos frutos se están viendo ahora de esta reforma aunque habrá que esperar al medio plazo para conocer su desarrollo y proyección. No podemos olvidar que el mercado laboral es bastante dinámico y los ajustes son muy rápidos

Empresarios, sindicatos, asesores y abogados debemos estar en la misma línea y advertir que la aplicación correcta de la norma va por este camino concreto. Se necesita tiempo de tal forma que pueda generarse jurisprudencia consolidada en este sentido

¿Cómo vislumbra la cuestión del desempleo juvenil, con cifras récords en nuestro país?

Hay que hacer una profunda reflexión sobre este tema. El drama del desempleo juvenil es uno de los mayores dramas que tenemos que afrontar.

En su momento el Instituto Sagardoy que forma parte de nuestra corporación dejó claro ciertos criterios a los que había que tender desde este punto de vista.

En este entorno creo que se podría estudiar rebaja de cotizaciones sociales, con carácter selectivo y otros elementos de contratación flexible y urgente dirigido a este colectivo

¿Hay alguna otra modificación legislativa que hubiera que implementar en los próximos meses?

Visto con la perspectiva del entorno laboral en el que nos movemos, creo que afrontar una reforma del contrato a tiempo parcial sería lo adecuado.

La reforma laboral ha hecho algunos cambios en buena dirección pero creo que se puede profundizar más en este sentido. De tal forma se podría configurar un buen contrato a tiempo parcial que sería útil y de gran aplicabilidad en una economía como la española.

¿No le parece extraño que con los altos índices de desempleo no se haya apostado por fomentar  una política de emprendimiento?

Parece evidente que hay una decisión y voluntad política clara en este sentido.  Siempre se habla que el emprendimiento debe llevar a su lado ciertas medidas de bonificaciones fiscales y, es palpable que por la situación actual que vivimos, aunque socialmente deseable es económicamente imposible.

De todas formas si hay algo constatable es que el empleo típico de toda la vida esta desapareciendo. Cada vez es más escaso.

Hay que ser consciente que en el futuro va a predominar el empleo atípico, informal y de otras modalidades no estrictamente laborales. Son los casos de emprendedores y trabajadores autónomos, por supuesto, al igual que el trabajador a tiempo parcial o por proyectos