Asegura que en estos ocho años de práctica mercantil que lleva bajo sus espaldas,  el mundo empresarial ha cambiado de forma notable “Creo que los jueces de lo mercantil tienen un nivel de formación y exigencia notable, viendo a las últimas promociones su nivel de capacitación es más que notable y envidiable, creo que están al tanto de las últimas cosas que se publican sobre la materia”. Es la reflexión que hace Jacinto José Pérez Benítez Magistrado de la Audiencia Provincial de Pontevedra, especialista CGPJ en asuntos mercantiles y coordinador del Congreso que organiza FIDE el próximo 16 de noviembre para analizar el impacto de estos juzgados, su contenido jurídico y futuro. “Hay que darse cuenta que la legislación mercantil está cambiando notablemente; asi lo refleja el BOE de forma periódica y hay muchas novedades en materia societaria, de competencia o a nivel comunitario”. Desde su punto de vista es fundamental combinar medidas de reorganización de recursos con la creación de nuevas unidades judiciales, siguiendo el modelo de tribunal de instancia, para afrontar la avalancha de asuntos.

Será el próximo  viernes 16 cuando tenga lugar en las instalaciones de FIDE este evento, que bajo el título, “Congreso: Análisis de lo acaecido desde la creación de los Juzgados de lo Mercantil en 2004. Contenidos Jurídicos y propuestas para el futuro”, pretende analizar el pasado, presente y futuro de esta jurisdicción, creada al amparo de la primera Ley Concursal del 2004. 

Nuestro entrevistado es el director académico de este evento mientras que la dirección ejecutiva será ocupada por : Cristina Jimenez Savurido, Magistrada en excedencia. Presidente Fundación FIDE.  Este evento está organizado en diferentes mesas redondas desde su inicio, a primera hora de la mañana, hasta el final, ya entrada la tarde

Según los organizadores del mismo, la finalidad que persigue este Congreso es múltiple, la primera de ellas es analizar el funcionamiento de los Juzgados de lo Mercantil, desde su creación, la evolución que han experimentado los mismos y también, por qué no,  el reconocimiento a la labor realizada por sus titulares, incluyendo en dicho análisis la especialización de los Jueces de lo Mercantil, y las consecuencias que ello ha tenido en el ámbito de jurídico económico.

Pero se pretende dar un paso más allá. Por ello, otro de los objetivos es hacer una pequeña recopilación de materias en las que hemos avanzado hacia una mayor seguridad jurídica, y finalmente hacer propuestas desde el conocimiento directo del funcionamiento de la jurisdicción de lo mercantil y sus consecuencias en la actividad económica en orden a mejorar estos resultados, para impedir que el excesivo volumen de trabajo que actualmente afrontan oculte lo realizado. Propuestas concretas que han de venir referidas tanto al derecho material y procesal como a la propia gestión de los órganos judiciales.

Algunos de los ponentes junto con Pérez Benitez y Savurido son también destacados letrados y magistrados, tales como  Blas Gonzalez (Abogado, socio de Cuatrecasas, magistrado en excedencia). José María Blanco (Magistrado, Juzgado mercantil número 3 de Pontevedra, con sede en Vigo, especialista en asuntos propios de lo Mercantil). Iñigo Guerra (Secretario General de Bankinter).  Maria del Mar Hernández (Magistrado, Juzgado Mercantil número 1 de Santander, especialista en asuntos propios de lo Mercantil). Santiago Hurtado (Socio Director Área Procesal y Concursal de Broseta Abogados)

Otros juristas que participan con ponencias son  Antonio Moreno (Auditor y Economista, Patrono de Fide). Francisco Pérez- Crespo (Socio Director de la Oficina de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira de Madrid). Juana Pulgar (Catedrático De Derecho Mercantil en la Universidad Complutense de Madrid. Of counsel de Ashurst. Ignacio Sancho (Magistrado de la Sala Primera del Tribunal Supremo). Enrique Sanjuán (Magistrado especialista en Mercantil por el CGPJ, Magistrado- Juez de lo Social 1 de Motril). Luis Soler (Magistrado de la Audiencia Provincial de Alicante y del Tribunal de Marca Comunitaria, especialista en asuntos propios de lo Mercantil). José Tronchoni (Secretario del juzgado de lo mercantil nº 2 de Pontevedra).  Borja Villena (Magistrado, Juzgado de lo Mercantil nº 8 de Madrid)

 ¿Qué valoración puede hacer de estos ocho años de vida de nuestros juzgados de lo mercantil?

Creo que fue en su momento una apuesta necesaria. Ya se vislumbraron en su momento como una necesidad cuando aún estaba vigente el Pacto de Estado de la Justicia entre gobierno y oposición en ese año 2.003

En ese contexto existía el consenso necesario para poner en marcha una iniciativa de esas características. Tenga en cuenta lo importante que es garantizar la seguridad jurídica para la actividad económica

Al final se crean al aprobarse la Ley Concursal; de hecho en principio iban a llevar solo esta materia aunque luego se les dotó de otras competencias que vienen fijadas en el articulo 86-3 de la LOPJ

Desgraciadamente no se han puesto más medios con lo cual es posible que ahora haya bastantes frustraciones por su funcionamiento actual

La crisis aprieta y hay cerca de 20.000 millones de euros retenidos en los juzgados…

Estoy convencido que un porcentaje muy alto tiene que ver con la justicia mercantil junto con la social y contencioso administrativa que son las jurisdicciones donde incide más la actual crisis que usted comenta y que todos sufrimos.

Se trata al final de dotar de medios a los juzgados de tal forma que funcionen de forma correcta. No es tanto una cuestión de previsión legislativa como de medios realmente.

¿De qué forma ha afectado esta crisis económica a los juzgados de lo mercantil en su opinión?

Sin lugar a dudas el impacto ha sido muy notable.  Le doy un dato para que pueda valorar esta afirmación. El año 2012 ha sido el año en la historia de nuestro país que más concursos ha habido.

Esto hace que la estructura de juzgados actual haya quedado desfasada porque no se prevía esta cantidad tan ingente de concursos. Ni siquiera la modificación realizada en la Ley  Concursal 38/2011  ha servido para frenar esta sangría.

¿Sería útil concentrar los concursos en juzgados sólo especializados en estos procedimientos?

No creo que hiciera falto esto que usted comenta. Considero que el modelo de estructura de los  juzgados de lo mercantil puede ser válido con algunos cambios. Creo que hay competencias que sobran en ellos y otras que faltan, realmente

Ejemplos como lo que ahora se pone en marcha en Barcelona con cierta superespecialización es algo muy a tener en cuenta. Creo que las otras materias mercantiles no concursales si podrían ajustarse a determinados juzgados y que se especializaran en esos temas.

Respecto a esas competencias que sobran y faltan, ¿qué puede concretarnos?

Este es un tema que tocaremos en el Congreso dentro de unos días. Las competencias son una ponencia específica del mismo y veremos a lo largo del debate como enfocamos este asunto realmente

Contestando a su pregunta, desde mi punto de vista, competencias que sobran tienen que ver con las condiciones generales de contratación que no tiene mucho sentido en los mercantiles y dan problemas en los juzgados de primera instancia.

En cambio hay competencias mercantiles que están en instancia como los contratos de distribución. Igual podemos pensar que la materia en propiedad intelectual no es específicamente mercantil

Se trata sobre todo de evitar conflictos entre los juzgados de primera instancia y los mercantiles que consumen esfuerzos que no van a ningún lado

¿De que forma puede reducir los conflictos que ahora se esté diseñando un Código Mercantil unificado?

Aunque desconozco de forma específica los trabajos de la Comisión Especial de Codificación en este terreno que usted apunta, sé que esta iniciativa está muy avanzada en su desarrollo. Veremos como queda concebido y si realmente ayuda a reducir la litigiosidad actual, en mi opinión creo que no va a ser así.

La menor litigiosidad se logra con leyes que ayuden a resolver los conflictos fuera de los juzgados, impulsando los métodos extrajudiciales. Lograr acuerdos al margen del concurso sí serían positivos, como el fomento paralelo en otros procesos de la mediación

Ahora que se habla de reformas en nuestra justicia, ¿Es compatible el desarrollo de los tribunales de instancia con la mejora de los juzgados de lo mercantil?

Este es un proyecto que ya sabemos como se va a orientar y que se debería poner en funcionamiento al menos en las grandes capitales de nuestro país.

Como antes le comentaba se está poniendo en marcha un proyecto piloto en los juzgados de lo mercantil de Barcelona que se van a organizar como tribunal de instancia. En principio, creo que puede ser una buena solución.

Esto supone que habrá un órgano colegiado donde diferentes jueces podrán abordar el mismo asunto. Esto ayudará a unificar criterios aunque cada juez firme su sentencia de forma individual, como viene siendo constumbre. Considero que con estas medidas se podrá incrementar la seguridad jurídica, clave en la legislación mercantil

Hay que acabar con la estructura actual de nuestros juzgados. Una estructura del siglo XIX donde cada uno es independiente del otro, cuestión que no pasa en otro país de Europa. No hay comunicación entre ellos y pocos servicios comunes

La cuestión está en crear juzgados o reorganizar los medios existentes, entonces..

Creo que es una combinación de ambos factores. Se trata como le vengo comentando en esta entrevista de garantizar la seguridad jurídica. Es fundamental que nuestros juzgados sean ágiles y tengan capacidad de respuesta. Es el caso de las medidas cautelares que en materia de insolvencia no permiten dilación

Hay que hacer un esfuerzo económico importante en este aspecto y creo que merece la pena al respecto. Una forma de luchar contra la crisis es que la justicia mercantil funcione

No es un simple tema de organización. Nos están soltando las costuras, hablando de forma popular, con lo cual crear más juzgados no estaría de más pero ya apelando a los criterios de tribunal de instancia

Es fundamental contar con más jueces y funcionarios. A este respecto si incrementas el número de jueces es fundamental también incrementar el personal de ese juzgado. De esa forma evitamos que el colapso no se cambie de sitio nada más.

Habla de jueces, pero han de especializarse y conocer la materia mercantil, ¿ verdad?

Este es otro de los temas que trataremos en el Congreso; la especialización como objetivo del magistrado en su carrera profesional.

Se necesita formación adicional como bien usted dice, porque además el entorno lo requiere, no en vano los abogados que tratan estos temas son especializados en la materia. En uno de los debates pondremos el acento en la especialización judicial y cómo debe manterse la citada especialización

Considero que esta especialización se está haciendo bien, dentro de lo que cabe. Ahora de lo que se trata es llevarla a la segunda instancia.  No tiene sentido que las apelaciones no las vean jueces especialistas como los que hay en primera instancia. Sería bueno que esta especialización se consolidara  y llegara a todas las instancias.

Especialización implica formación de esos magistrados, ¿Dónde se forman estos jueces de lo mercantil?

Es cierto que se trata que esos jueces titulares se especialicen con una serie de exigencias para dominar ese tema. Desde la primera promoción de Jueces Mercantiles, a la que yo pertenezco que data del  2004, siempre ha habido un nivel de exigencia importante

En esta línea que le comento hay que seguir. Se trata que todos los jueces titulares sean especialistas, también es importante que  se sigan convocando plazas con periodicidad que sea sensata, al menos cada dos años y, al final que esta especialización llegue a todas las instancias como le comentaba antes.

Hasta ahora se hace bien. Hablamos de un concurso oposición con un nivel de exigencia alto.  Luego hay un programa formativo de un mes en la Escuela Judicial de Barcelona para luego acabar en el destino donde realmente se pone en práctica la verdadera especialización

En un país de tantos cambios legislativos, ¿Cómo se hace para estar al dia de las últimas novedades en materia mercantil?

Tantos cambios legislativos no son buenos para la seguridad jurídica de un país. Otra cosa es que no haya más remedio y exista necesidad de esos cambios. Al final tienes que estar al dia de la mejor forma posible actualizando tus conocimientos, cuestión que no es del todo sencilla con tantas modificaciones

Es el caso de la Ley Concursal, elaborada en el 2003 en una etapa de bonanza económica y luego ha habido que gestionar la crisis actual de las empresas. Eso ha provocado que haya habido sucesivas modificaciones  para adaptarse al nuevo entorno, además de las más profundas del 2009 y 2011

Este será otro de los temas que toquemos en el Congreso. Hay normas que són fácilmente interpretables y otras que requieren mucho esfuerzo de compresión, cuestión que hace que nuestro trabajo a veces se dilate en el tiempo.

Sobre la Ley Concursal, ¿hay alguna fórmula de cambiar la tendencia que se liquiden empresas y sean procedimientos más cortos en el tiempo, algunos duran cuatro años..?

Es la tensión del procedimiento concursal habitual. Se trata de ver si puedes lograr que esa empresa se mantenga a nivel de actividad y, a la vez, tutelar a sus acreedores.

Dicha tensión solo se puede solucionar si el concurso de acreedores llega a tiempo. Para eso es fundamental que la empresa llegue al concurso con activos suficientes, de esa forma será viable su futuro más a corto plazo y se podrán pagar a los acreedores gracias a la continuación de la propia actividad

Ahora los procesos son más complejos, no hay activos y enajenarlos es complicado en los juzgados. Eso hace que muchos de estos concursos queden empantanados, con lo cual ni empresa y acreedores quedan satisfechos en sus objetivos e intereses.

Por eso mismo, cualquier acuerdo que logre el acuerdo previo entre el deudor y la empresa y evite la liquidación de ésta, hay que tenerlo muy en cuenta.  De todas formas, combatir esta tendencia no es únicamente con medidas legislativas sino también es cuestión de cultura empresarial y de convencer al empresario que vaya antes al concurso.

Concluimos: ¿De esta reforma de la justicia que plantea Gallardon qué aspectos pueden incidir en una mejor actividad de los juzgados mercantiles?

Es difícil contestar a esta pregunta. Como usted bien sabe se anuncian diferentes reformas legislativas que aún no sabemos si serán realmente futuros proyectos legislativos o realmente se quedarán en globos sonda.

Hay algunas de las que se anuncian que son positivas, como los Tribunales de Instancia o la puesta en funcionamiento de las Oficinas judiciales, otras son más discutibles

Y sobre el tema de las tasas judiciales…

Es un tema muy delicado. Creo que en primera instancia me parece complicado de aplicar. Habrá que tener mucho cuidado para que no sea un obstáculo al acceso a la justicia y al derecho a la tutela judicial efectiva

Que en materia civil, en segunda instancia, se establezcan, creo que en todos los países se establece. Se tratará sobre todo de  garantizar el derecho a la defensa de las personas que no tengan recursos suficientes para acudir a la justicia.

Al final es un tema de  equilibrio en la aplicación de las tasas. Que no sean del todo disuasorias para acudir a la justicia. Lo ideal es que se pudieran aplicar a aquellos que litigan de forma temeraria y que se pudieran recuperar las mismas si se demuestra que no ha habido esa temeridad en el comportamiento en el juzgado

¿De cara al futuro, como contempla estos juzgados de lo mercantil a medio plazo?

No es fácil aventurar un pronóstico sobre esta cuestión que usted me indica.  Mientras no cambie la situación económica estamos algo atados. Ahora es imposible asumir la bolsa de concursos que tenemos por este motivo

Este será el motivo de que haya de crear estructuras judiciales nuevas y reorganizar, a la vez, como le comentaba los medios existentes humanos y económicos. Se necesitan medidas de choque para solucionar esta situación tan compleja.

No podemos olvidar que un concurso es un procedimiento que  lejos de estar un año, como dice la actual Ley Concursal, puede tardar cuatro en dilucidarse en uno u otro sentido.

Si esperamos que se modifiquen el funcionamiento de las Oficinas Judiciales y se establezcan más medios. Confiemos que la situación se vaya normalizando en los próximos años y salgamos de esta crisis