Un análisis de Ramón Zárate, socio director de EmásI EAFI

Nunca fue más cierto que no dependemos de nuestras actuaciones, aunque si pueden condicionar las de los demás. Que nos den la posibilidad de jugar la prórroga, depende exclusivamente del ECB y para forzarla, ha estado esta semana Geithner negociando con los responsables que tienen en última instancia la capacidad de decidirla.

Pero como siempre, nos empeñamos en protestar los penaltis no pitados, las faltas cometidas por el rival o los fallos arbitrales, en vez de cuestionarnos nuestra incapacidad para haber evitado esta solución final. Ayer, cuando el guión previsto estaba al borde del consenso, saltaron de nuevo voces discordantes sobre la necesidad de la continuidad del juego, algo similar a que los causantes de la prórroga por la escasa calidad del juego exhibido, no sólo se niegan a ser sustituidos, sino que no admiten cualquier tipo de critica al respecto.

–       Andalucía amenaza con llevar el recorte del déficit previsto al Constitucional y añaden: “no gastaremos más, pero tampoco menos, nuestro objetivo es que el gobierno siga mandando el dinero previsto que ya lo administramos nosotros”. Si bien es cierto que es de las comunidades con menor porcentaje Deuda/PIB, el resto de cifras la sitúan el pelotón de los ineficientes: mayor tasa paro, mayor número empresas públicas, mayor número de funcionarios, mayor número de subvenciones y así un largo etcétera, que justifican el desplante de ayer, ante la imposibilidad material de justificar las peticiones por escrito.

–       Cataluña, en suspensión de pagos, planta al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). Los famosos bonos patrióticos pueden tener problemas de amortización y se pueden sumar a la lista de activos basura pendientes de reclamación, porque a la fecha, el papel en mercado secundario y con rentabilidades por encima del 10%, no tiene comprador final.

–       Asturias y Canarias se oponen a los planes del utillero Montoro.

Después de estas declaraciones, nadie se puede extrañar que los organizadores del torneo se resistan a terminar de esta forma el partido, porque de alguna manera supondría admitir el resultado favorable del contrario con independencia de los treinta minutos que restan de juego.

Ayer jueves salíamos de dudas sobre la relevancia de las actuaciones escenificadas, pero es difícil de asumir que el necesitado ponga las condiciones a la vista del cúmulo de actuaciones pródigas que  preceden al solicitante y lo elevado de la solicitud. Las cantidades demandadas/necesitadas, son absolutamente desorbitadas, no olvidemos que hay que multiplicar los miles de euros por aproximadamente 166 pesetas, por ir poniéndonos en situación, con lo que salen billones, para  prestatarios con nula capacidad de pago, algo que parece poco menos que imprudente, salvo que se impongan una reglas de juego, difícilmente compatibles con la ineficiencia demostrada por los jugadores.

Hoy viernes,  cuando nuestro entrenador salga a la palestra para comentar los resultados del campeonato, champions league la llamaba su predecesor, es probable que aporte titulares parecidos a los siguientes: “No necesitamos rescate de ningún tipo, simplemente una financiación adecuada al papel que desempeñamos en Europa” “Hemos accedido a un serie de préstamos exclusivos para emisores institucionales con condiciones financieras mejores a las actuales del mercado””Hay un compromiso responsable de todas las comunidades autónomas de ajustar sus presupuestos a las exigencias actuales que nos exige Europa””Nuestro compromiso con el euro es total, sólo necesitamos que nuestros socios comunitarios lo entiendan”….Ya.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.