El ejecutivo de la Unión Europea presentó el esperado paquete legislativo, que ahora deberán discutir los Estados miembros y el Parlamento Europeo, en el que figuran la creación de un Consejo Europeo de Riesgos Sistémicos y un Sistema Europeo de Supervisores Financieros, formado por tres nuevas autoridades para los sectores de banca, bolsa y seguros.

Ambos costarán 37 millones de euros en su primer año completo de actividad (2011) y en torno a 68 millones a partir de 2014.

La idea es que los cambios planteados por Bruselas entren en vigor ya en 2010. «Nuestro objetivo es proteger a los contribuyentes europeos de lo sucedido el año pasado, cuando los gobiernos tuvieron que inyectar a la banca miles de millones de euros», señaló el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Los Estados miembros ya dieron su visto bueno a la nueva estructura de supervisión en junio pasado, aunque será ahora cuando empiecen a discutirse los detalles sobre su puesta en práctica, y en especial sobre las competencias asignadas a los nuevos organismos.

Según la propuesta del ejecutivo comunitario, el Consejo Europeo de Riesgos Sistémicos (CERS) será responsable de alertar y hacer recomendaciones a los Estados miembros.

El receptor de la advertencia tendrá que comunicar las medidas adoptadas y, en caso de decidir no seguirla, deberá explicar por qué. En cualquier caso, la alerta podría no ser hecha pública para evitar consecuencias adversas en los mercados.

El nuevo organismo se basará en la estructura del Banco Central Europeo (BCE), que controlará el secretariado, en el que también estarán representados todos los bancos centrales de los veintisiete Estados miembros.

El presidente del CERS será elegido para periodos de cinco años, renovables, por la cúpula del órgano, en la que se sentarán los gobernadores de los bancos centrales, el presidente y vicepresidente del BCE, un representante de la Comisión Europea y los presidentes de las tres nuevas autoridades de supervisión. Los supervisores nacionales y el presidente del Comité Económico y Financiero de la UE también participarán, pero sin derecho a voto.

En cuanto al Sistema Europeo de Supervisores Financieros (SESF), consistirá en una red formada por los organismos nacionales de supervisión y tres nuevas autoridades comunitarias especializadas en banca, bolsa y seguros.

Para crear las tres autoridades, se partirá de los actuales comités europeos de supervisores bancarios (CEBS), bursátiles (CESR) y de seguros (CEIOPS), a los que se dará nuevas competencias.

Propondrán estándares técnicos de supervisión comunes en toda la Unión Europea, mediarán entre los supervisores nacionales y supervisarán las agencias de calificación de riesgos.

La supervisión diaria de las entidades financieras seguirá siendo responsabilidad de los organismos nacionales, pero también se prevé la creación de equipos de supervisores para vigilar a las que operan en más de un país.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.