La Comisión Nacional de la Competencia ha impuesto recientemente una sanción al Presidente del Consejo de Turismo de la Confederación Española de Organizaciones empresariales (CEOE), Joan Gaspart, por unas declaraciones que hizo el pasado mes de enero de 2011 en la Feria Internacional de Turismo. En ellas hablaba de la conveniencia de incrementar los precios en las hoteleras españolas para que pudiesen compararse a otros mercados europeos y cuantificaba dicha subida en un 6 o 7 por ciento. Esta es la primera vez que la CNC impone una sanción a una persona física por infringir normas de defensa de la competencia desde que entró en vigor la vigente Ley de Defensa de la Competencia.

La CNC ha considerado que tales declaraciones constituyeron una recomendación colectiva de precios que, al propiciar una pauta común de comportamiento entre competidores, infringe el artículo 1.1.a) de la Ley de Defensa de la Competencia. Para ello, la autoridad de la competencia ha seguido los parámetros fijados en resoluciones anteriores y ha tenido en cuenta el contenido de las declaraciones (que habrían lanzado un mensaje concreto para propiciar una respuesta común); su nivel de difusión (habiendo sido realizadas en el marco de un foro especializado al que acudían empresarios y profesionales atentos a cualquier posible orientación profesional) y el cargo y responsabilidad de su autor. En consecuencia, y en aplicación del artículo 63.2 de la Ley de Defensa de la Competencia, la CNC ha impuesto el pago de multas de 150.000€ a la CEOE y de 50.000€ al autor de las declaraciones.

Por su parte, la Confederación y Joan Gaspart ya han informado que recurrirán la sanción de la Comisión Nacional de la Competencia, al entender que las razones aducidas no tienen fundamento jurídico, vulneran los derechos constitucionales de libertad de expresión y opinión, y atentan contra la libre gestión de las organizaciones empresariales. Según ha manifestado Gaspart, dichas declaraciones fueron realizadas a título personal y sin intencionalidad de recomendar una subida de precios, produciéndose en el contexto de una discusión pública con un competidor sobre el nivel de precios en el sector hotelero español. Gaspart argumenta que el acto “nada tuvo que ver con CEOE, ya que ni siquiera se celebró en la sede de la Confederación” y asegura que no fue invitado a la feria como directivo de CEOE, sino como presidente de HUSA.

Anteriormente, la autoridad española de defensa de la competencia había sancionado a los representantes legales o a las personas que integraban los órganos directivos de empresas infractoras (el primer expediente de esta naturaleza se remonta al año 1993 -Exp. 322/92-) pero en esta ocasión se ha sentado un precedente bajo el actual marco normativo. De este modo, la CNC ha incorporado dos novedades adicionales respecto al modo en que venía ejerciéndose esta potestad bajo el régimen establecido por la ley anterior. En primer lugar, la sanción impuesta al representante de la entidad viene motivada, por primera vez, por unas declaraciones propias, sin que éstas fuesen continuación de las actuaciones previas de la asociación o empresa a la que representa. Y en segundo lugar, la decisión introduce la posibilidad de sancionar a una Asociación por una omisión, entendiendo por tal la ausencia de una desvinculación de las declaraciones realizadas por su representante.

Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia

En otro orden de cosas, el Gobierno presentó el pasado mes de Octubre ante las Cortes Generales el Proyecto de Ley de Creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que se prevé que esté operativo a lo largo de 2013. La norma pretende crear un único organismo en España que cumpla las funciones de siete reguladores sectoriales (aeroportuario, energético, de las telecomunicaciones, de las comunicaciones postales, del transporte ferroviario, y de los medios audiovisuales).

Según el Proyecto, el objeto de la reforma sería la racionalización institucional de la administración española, evitando costes y generando sinergias derivadas del trabajo coordinado de los diferentes reguladores. Sin embargo, el Proyecto es controvertido y parece haber suscitado reservas en la Comisión Europea. La propia CNC ha hecho público un informe recomendando algunas modificaciones.

El nuevo órgano tendría funciones de supervisión, arbitraje y consultivas, siendo especialmente relevantes sus funciones en el ámbito de las normas de defensa de la competencia. Aunque la reforma no altera las normas sustantivas de competencia, sí que modifica profundamente el entorno institucional de su aplicación e introduce algunos campos en el procedimiento y las competencias cuya trascendencia puede ser relevante. Es destacable, por ejemplo, la extensión de las potestades de inspección a todos los funcionarios de la institución.