MicrosoftLa Comisión Europea ha impuesto a Microsoft una multa de 561 millones de euros por no respetar sus compromisos consistentes en proponer a los usuarios una pantalla multi-elección que les permita seleccionar fácilmente el navegador web que deseen.

En 2009, la Comisión convirtió estos compromisos en jurídicamente vinculantes para Microsoft hasta 2014 (véase IP/09/1941). En la decisión adoptada este miércoles, la Comisión constata que Microsoft no ha integrado la pantalla multi-elección en el Service Pack1 de Windows7 entre mayo de 2011 y julio de 2012. Por lo tanto, la CE asegura que 15 millones de usuarios de Windows en la Unión Europea fueron privados de esta pantalla durante ese período. Microsoft ha reconocido que la pantalla no se mostró durante ese período.

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, ha declarado que “En 2009 cerramos, aceptando los compromisos propuestos por Microsoft, una investigación sobre sospechas de abuso de posición dominante en la venta conectada de Internet Explorer con Windows. Los compromisos jurídicamente vinculantes incluidos en nuestras decisiones juegan un papel muy importante en nuestra política de aplicación de las normas antimonopolio, pues permiten encontrar soluciones rápidas a los problemas de competencia. Evidentemente, las decisiones de este tipo deben respetarse rigurosamente. El no respeto de las mismas supone una infracción muy grave que debe ser sancionada en consecuencia “.

Esta es la primera vez que la Comisión sanciona una empresa por no respetar una decisión sobre compromisos adquiridos. Para determinar el importe de la multa, la Comisión ha tenido en cuenta la gravedad y la duración de la infracción, la necesidad de conferir un efecto disuasorio a la sanción y, en tanto que circunstancia atenuante, el hecho de que Microsoft ha cooperado con la Comisión y le ha entregado las informaciones que han ayudado a dirigir la investigación de forma eficiente.

Contexto jurídico

En el momento que se constata una infracción a las normas de la UE, como puede ser un abuso de posición dominante (artículo 102 del tratado de funcionamiento de la Unión Europea), la Comisión puede adoptar una decisión en virtud del artículo 7 del reglamento n ° 1/2003 por la que prohíbe el comportamiento en cuestión e impone sanciones. Podrá imponer una multa que llegue al 10% del importe total del negocio realizar por la empresa durante el ejercicio social precedente.

Asimismo, el artículo 9 de este Reglamento autoriza también a cerrar una investigación relativa a un abuso de posición dominante haciendo jurídicamente vinculantes los compromisos ofrecidos por la empresa afectada. Una decisión adoptada en virtud del artículo 9 no concluye que haya infracción de las normas antimonopolio y no impone sanciones. Por el contrario, vincula jurídicamente la empresa afectada a respetar sus compromisos. Desde la entrada en vigor del reglamento, en 2003, la Comisión ha adoptado 29 decisiones en virtud del artículo 9, incluida la referente a Internet Explorer (IP/09/1941).

Si una empresa no respeta los compromisos en cuestión, el artículo 23, párrafo 2, del Reglamento n ° 1/2003 habilita a la Comisión a imponerle una multa de hasta el 10% de la cifra de negocios total realizado durante el ejercicio social precedente.

La investigación de la Comisión sobre la vinculación en la venta de Windows e Internet Explorer es diferente del caso de posición dominante que afectaba Microsoft y que se cerró en 2004 por una decisión según la cual la Comisión constató que Microsoft había abusado de su posición dominante y le impuso multas. Este otro caso se refería a la interoperabilidad entre Windows y los servidores de grupo de trabajo y sobre la venta conjunta de Windows Media Player y de Windows (IP/04/382).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.