La compañía de recursos humanos señala que el absentismo laboral ha quedado reducido este año a la “mínima expresión”, de forma que sólo ha estado originado por una incapacidad temporal del trabajador o un accidente laboral.

En España se pierden anualmente más de 60 horas laborales por trabajador, lo que supone un gasto importante para las empresas, la Seguridad Social y las mutuas, así como un descenso en la productividad de las compañías españolas. De hecho, Randstad cifra el coste del absentismo laboral en unos 2.000 millones de euros anuales.

Esta empresa de trabajo temporal asegura que 2009 ha cambiado la tendencia del absentismo en el mercado laboral. Mientras los casos de incapacidad temporal han ido creciendo en los últimos años, desde el comienzo de la crisis han empezado a reducirse.

En tanto en 2007 existían 32,14 casos de incapacidad temporal por cada 100.000 habitantes, en 2008 esta proporción se redujo hasta 29,52 y en 2009, hasta 26,96. Randstad precisa que este descenso, aunque “significativo”, no es tan acusado como el que se ha producido en el caso del absentismo injustificado.

En el último año, mientras las horas no trabajadas por vacaciones y festivos se mantienen en valores similares a los de la última década, han aparecido importantes causas estacionales para el absentismo. Dentro de ellas, el primer factor que aparece es el vinculado con los expedientes de regulación de empleo (ERE).

El número de horas no trabajadas por ERE se duplicó en 2008 con respecto a 2007, y en los nueve primeros meses de 2009 se han multiplicado por cuatro las horas perdidas por ERE respecto al total de 2008. Por su parte, los permisos remunerados (nacimientos, matrimonios, mudanzas, etc.) han aumentado ligeramente este año.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.