El pleno del Parlamento Europeo reclamó ayer, jueves, que la lucha contra la violencia en los estadios o contra el dopaje y la corrupción en el deporte, figuren entre las primeras medidas legislativas que adopte la UE en materia deportiva, gracias a las competencias que otorga el Tratado de Lisboa para coordinación y apoyo a las políticas deportivas de cada país miembro.

La Eurocámara dio un apoyo masivo  -550 votos a favor, 73 en contra y 20 abstenciones- a la propuesta elaborada por el eurodiputado del PP, Santiago Fisas, (en la foto)  en la que se catalogan por primera vez qué tipo de medidas legislativas que la UE puede adoptar en materia deportiva.

Bajo el título de «La dimensión europea del deporte», el informe redactado por el eurodiputado del PP contempla un amplio abanico de medidas legislativas «en las que la UE puede tener un valor añadido en el ámbito deportivo y contribuir a solucionar problemas que afectan a todos los países».

Entre ellas figuran medidas para combatir la violencia en los estadios, la lucha contra la lacra del dopaje o contra la corrupción en forma de fraude y amaño de competiciones pero también medidas para la promoción de la práctica deportiva o aquellas en las que el deporte pueda ser un excelente vehículo para promover la integración europea, como serían la organización anual de un ‘Día europeo del deporte» o la designación de una «Capital europea del deporte».

En cualquier caso, Fisas subrayó que cualquier iniciativa legislativa de la UE deberá respetar el «principio de subsidiariedad» que reconoce las competencias propias de los Estados miembros y la autonomía de las estructuras de gobierno deportivo. El eurodiputado del PP rechazaba así el falso debate que ha generado en países como el Reino Unido alguna de sus propuestas, como la posibilidad de que «de forma voluntaria» la bandera europea ondee en los grandes eventos deportivos organizados en el territorio de la UE o que figure en el equipamiento de los atletas de sus países miembros.

El informe también recoge la posibilidad de hacer propuestas comunes para fomentar el voluntariado en el deporte, la práctica deportiva en las escuelas y la universidad, la formación académica de los deportistas para que cuando concluyan su carrera puedan incorporarse al mercado laboral, o para fomentar la integración de inmigrantes, personas con discapacidades o combatir la exclusión social en general.

La propuesta también solicita la redacción de una «Carta europea de deportes autóctonos» que ayude a su difusión o la creación de un «Erasmus deportivo», para fomentar la movilidad de jóvenes atletas.

En algunos campos el informe de Santiago Fisas avanza medidas legislativas concretas, como la obligación de los clubes a liberar a los jugadores cuando sean seleccionados para sus equipos nacionales a cambio de una póliza de seguro o la necesidad de una regulación de la profesión de agente deportivo, que obligue a contar con una calificación mínima de enseñanza superior y a tener residencia fiscal en el territorio de la UE.

Retransmisiones y apuestas deportivas

El informe se ocupa también de la dimensión económica del deporte y califica de «fundamental» la explotación comercial de los derechos de retransmisión de las competiciones deportivas «sobre una base centralizada, exclusiva y territorial».

También considera que las apuestas deportivas «constituyen un tipo de explotación comercial» de las competiciones y propone que los Estados miembros protejan a las mismas «contra todo uso no autorizado, en particular mediante el reconocimiento del derecho de propiedad a los organizadores», así como que «garanticen la contribución significativa de los operadores de apuestas deportivas a la financiación del deporte de masas y protejan la integridad de las competiciones».

En este capítulo económico, el informe también sugiere destacar la importancia del voluntariado, la necesidad de que los deportistas tengan «los mismos derechos que los trabajadores en materia de seguridad social» o la posibilidad de que el deporte se beneficie de ayudas de los fondos estructurales comunitarios.

«El deporte en Europa representa, directa o indirectamente, unos 15 millones de puestos de trabajo -el 5,4 por ciento de la población activa- y un valor añadido anual de 407.000 millones de euros -el 3,65 por ciento del PIB europeo-, de ahí su importancia y la necesidad de adoptar iniciativas», subrayó el eurodiputado del PP

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.