Los 200 expertos internacionales que participan en la conferencia abordarán, entre otros temas, las líneas que en materia de innovación la Presidencia Española de la UE cree que debe recoger el futuro Plan Europeo de Investigación e Innovación.

Las conclusiones de la Conferencia se incorporarán a la agenda política del Ministerio, ya que serán llevadas al Consejo de Competitividad del próximo mes de mayo.

En España, el Ministerio de Ciencia e Innovación está trabajando en la Estrategia Estatal de Innovación, entre cuyos ejes Garmendia ha puesto énfasis en el de las personas, un ámbito en el que la Presidencia Española está realizando avances importantes en aspectos tan concretos como la eliminación de barreras a la movilidad de los investigadores o la mejora de sus condiciones laborales.

La conferencia “Los retos de la innovación en Europa” es organizada por el Ministerio de Ciencia e Innovación y la Comisión Europea dentro de los actos previstos durante la Presidencia Española de la UE.

En este encuentro en el Palacio Euskalduna de Bilbao, 200 responsables políticos, empresarios y representantes de instituciones académicas abordarán, entre otros temas, las líneas que en materia de innovación la Presidencia Española de la UE cree que debe recoger el futuro Plan Europeo de Investigación e Innovación.

Garmendia ha destacado en su intervención la trascendencia de la Estrategia UE-2020, lanzada el pasado marzo y basada en un crecimiento de la economía que se sirva más de de la innovación para impulsar la competitividad y la creación de empleo. Se trata, ha indicado Garmendia, de “una cuestión verdaderamente estratégica para Europa” puesto que “sin más ciencia y sin más innovación, pero sobre todo, sin la necesaria interacción entre ellas, Europa no podrá conservar sus actuales liderazgos y mucho menos aspirar a mejorar su posición en el ranking internacional”.

Acerca de la predecesora de la Estrategia UE-2020, la Estrategia de Lisboa, Garmendia ha admitido que, si bien no debe considerarse un éxito, (en 2008 el gasto europeo en I+D en relación con su PIB fue del 1,9%, cifra prácticamente idéntica al 1,85% del año 2000), “algunos países como España sí han avanzado mucho, incentivados por los objetivos de Lisboa”. De hecho, España pasó del 0,91% de gasto sobre PIB en 2000 al 1,35% en 2008, lo que supuso un incremento del 48%.

En el acto de inauguración de la conferencia también han participado, junto a la ministra, el lehendakari del Gobierno Vasco, Patxi López, el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, y la directora general adjunta de Empresa e Industria de la Comisión Europea, François Lebal.

Dentro de la Estrategia UE-2020 destaca la iniciativa de la “Unión para la Innovación”, con el objetivo puesto en la mejora de las condiciones y el acceso a financiación de la Investigación y la Innovación. Es en este marco en el que se desarrollará el mencionado Plan Europeo de Investigación e Innovación, que la Comisión presentará previsiblemente en septiembre para su aprobación en el Consejo Europeo de otoño.

Garmendia ha subrayado que la Presidencia Española de la UE ha venido trabajando “intensamente” en la “reflexión política” previa a dicho plan. En este contexto, la titular de Ciencia e Innovación ha asegurado que las recomendaciones que se extraigan de la conferencia “Los retos de la innovación en Europa” serán incorporadas “al máximo nivel” de la agenda política del Ministerio, puesto que serán llevadas al Consejo de Competitividad del próximo 25 y 26 de mayo. En este Consejo los ministros europeos de investigación adoptarán previsiblemente una serie de conclusiones que reflejen los aspectos esenciales que debería incluir en su opinión dicho Plan.

Estrategia Estatal de Innovación

En España, el Ministerio de Ciencia e Innovación está trabajando en la Estrategia Estatal de Innovación, incluida en la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación actualmente en tramitación.

Esta Estrategia comprende un conjunto de medidas que se desarrollan en torno a cinco ejes:

1. Un entorno financiero proclive a la innovación.

2. El impulso a mercados líderes, mediante la compra pública y regulaciones tractoras de innovación.

3. La internacionalización de la innovación.

4. La difusión de la innovación a escala regional y local; y a todo el tejido productivo, especialmente a las pymes y a los sectores más tradicionales.

5. El quinto eje hace referencia a las personas como motores del cambio de modelo productivo.

De todos estos ejes Garmendia ha hecho un especial énfasis en el eje de las personas, un ámbito en el que la Presidencia Española está realizando avances importantes en aspectos tan concretos como la eliminación de barreras a la movilidad de los investigadores o la mejora de sus condiciones laborales.

“Muchas de las barreras europeas a la innovación son barreras culturales y su superación exige cambios de percepción y de actitud en los ciudadanos europeos”, ha señalado Garmendia. En esta apuesta por las personas que se precisa para hacer de Europa una economía más innovadora, la ministra de Ciencia e Innovación ha defendido asimismo que “los jóvenes han de ocupar un lugar preferente”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.