AcuerdoAccidentes de trafico, laborales, negligencias medicas y ahora preferentes. Triviño Abogados lleva mas de dos décadas dedicado a estos temas con una particularidad respecto a la mayoría de los despachos tradicionales: sólo cobra en caso de ganar en los tribunales. Así, en un accidente de coche, el defendido una vez cobre la indemnización tendrá que abonar el 15% de misma al despacho o el 10% si es un tema de preferentes. “Siempre lo hemos hecho así y nos va bien. A la gente la gusta porque no tiene que poner el dinero por delante. Imagina a un jubilado que ha invertido en preferentes todos sus ahorros, no puedes pedirle que haga una provisión de fondos o a un accidentado que está en baja y gana menos dinero”, explica Ana Triviño, responsable de Marketing del bufete, que afirma que en el caso de accidentes, el despacho tiene éxito en más del 90% de los casos, lo que les da un alto índice de fidelidad. “El cliente que ha estado con nosotros vuelve y te recomienda a amigos y familiares”, señala.

La forma de operar de Triviño Abogados despierta recelos a una parte del sector de la abogacía, que defiende que los despachos tengan una minutas establecidas y contrarios a la polémica cuota Litis, es decir cobrar sólo en caso de éxito en el pleito. Pero lo cierto es que la crisis económica y la profusión de escándalos como el de las preferentes o las cláusulas suelo ha provocado un gran ‘boom’ de esta fórmula de cobro. Con anuncios en internet, en radios, televisiones locales o prensa, un buen número de despachos se ha lanzado a la caza de afectados por el tema de las preferentes o cláusulas suelos, con el gancho de que sólo tendrá que pagar al bufete en caso de éxito. También están surgiendo como setas firmas que a través de la web buscan a consumidores que quieran hacer cualquier tipo de reclamación, sin ningún gasto notarial o de procurador y en la que el cliente sólo pagará si gana el juicio o el proceso arbitral. Este es el caso de ‘elreclamador.es’, una firma lanzada hace un año para reclamar compensaciones económicas a las compañías aéreas en caso de retraso del vuelo, cancelación, overbooking o problemas con el equipaje. La web tiene un gran número de seguidores y sus dueños quieren extender su actuación a otras áreas de consumo como compañías eléctricas, de telefonía o bancos. También al calor de esta fórmula de cobro han surgido asociaciones, que cobran una cuota por hacerte miembro, pero que se convierten en potentes vehículos de presión a través de sus apariciones en medios de comunicación.

“Sin duda, la aparición de internet, una mayor tendencia de los consumidores a reclamar y grandes escándalos como el de las preferentes, los desahucios o las cláusulas suelo están provocando una gran revolución en la forma de trabajar de los abogados. Cobrar sólo en caso de éxito es una tendencia cada vez más utilizada que va a seguir creciendo”, explica Carmen Martínez, abogada experta en temas de consumo.

El pacto de cuota Litis, acordar con el cliente como honorarios un porcentaje del éxito obtenido en el juicio, no es algo nuevo. Es una práctica que se viene haciendo desde hace muchos años, aunque de forma atenuada: el abogado y el cliente acuerdan unos honorarios fijos, a cobrar en cualquier caso, gane o pierda el pleito, y otra retribución variable sólo en caso de éxito. Esta es la fórmula utilizada por la gran mayoría de los despachos y admitida como válida por los profesionales del sector.

Pero la influencia anglosajona y la necesidad de captar clientes ha hecho que, progresivamente, algunos bufetes comenzaran a practicar el pacto de cuota Litis absoluto, es decir, aquél en el que el abogado corre con todos los gastos de notaría y procurador y sólo cobra por su trabajo en caso de que gane el pleito.

Durante décadas, los colegios de abogados persiguieron esta forma de proceder, que indignaba a una parte importante de la profesión. En su lucha estaban respaldados por el Código Deontológico de los Abogados Europeos que prohibía el pacto de Litis. Así durante años, los colegios, en el ámbito de su disciplina, podían imponer sanciones a los abogados que cobraban sólo en caso de éxito mientras el debate se acrecentaba en todo el sector judicial y un número creciente de jueces defendía la aplicación de la cuota Litis. El caso llegó al Tribunal de Defensa de la Competencia, tras la denuncia de un particular contra el Consejo de la Abogacía Española por entender que el artículo 16 de su Código Deontológico infringía lo dispuesto en el artículo 1 de la Ley de Defensa de la Competencia.

En junio de 2005, el Tribunal de Competencia sancionó al Consejo de la Abogacía por limitar la libre competencia, ésta recurrió ante la Audiencia Nacional, que el 27 de junio de 2005 dio la razón al colegio de abogados y anuló la sentencia del Tribunal de Competencia. Pero hubo un nuevo recurso ante Supremo y todo cambió definitivamente. El 4 de noviembre de 2008, en una histórica sentencia, el Tribunal Supremo tumbó por completo la prohibición de la cuota Litis, al considerar que violaba las normas de la libre competencia y era por consiguiente nula. En otras palabras, a partir de ese día, se dio barra libre a los abogados para fijar como quisieran su minuta y no cobrar por sus servicios en caso de que pierdan el pleito.

En medio de la crisis económica y con una fuerte caída de la actividad en los despachos, la sentencia del Supremo fue recibida con los brazos abiertos por los defensores de esta fórmula de retribución, provocando un antes y un después en el sector. Desde entonces ha habido una proliferación creciente de los despachos que sólo cobran en caso de éxito, los cuales han roto por completo el status quo regía el mercado y han obligado a muchos despachos a revisar su política comercial, con bajadas de precios y facilidades de pago. Según una reciente encuesta realizada por ESADE, un 60% de los abogados son conscientes de la mayor competencia de precios en el sector, mientras que un 57% de los letrados que trabajan para empresas reconocen que han tenido que aceptar una renegociación a la baja de sus minutas.

Pero son muchos los despachos que aunque quieran no pueden unirse a la moda de la cuota Litis, porque no tienen el pulmón financiero necesario. Las nuevas firmas que surgen con esta modalidad de cobro pueden tardar más de un año en comenzar a recibir su primera retribución por los juicios ganados. Pero en temas como el de las preferentes el cobro puede alargarse durante años. “El abogado tiene que comer. Las tasas judiciales cuestan dinero y los pleitos pueden ser muy largos. Creo que para garantizar una buena defensa tienes que cobrar un mínimo”, afirma Santiago Viciano de V Abogados, uno de los despachos que lidera las demandas por el escándalo de las preferentes.

Casi cinco años después de que el Supremo avalara en toda su extensión el pacto de cuota Litis, el debate sobre esta fórmula de pago sigue vivo e intacto, con juristas a favor y en contra. “Mediante el pacto de cuota Litis el abogado pierde su independencia y se convierte en parte directamente, al trocar su interés profesional en un solución satisfactoria del pleito, por un interés netamente económico.

El problema no reside en que el abogado cobre un porcentaje de lo obtenido en el pleito, sino en que ese porcentaje le convierta en un interesado más en el resultado del pleito, más allá del lógico interés profesional, al limitarse a la percepción de dicho porcentaje, o no, toda su retribución, de modo que el abogado no cobra nada por los servicios prestados si nada obtiene para el cliente con los mismos”, señalaba el abogado Miguel Ángel Aragües, en un reciente artículo publicado en la Revista del Consejo General de la Abogacía Española.

Algunos abogados esperan que con la reciente subida de tasas judiciales aprobada por el Gobierno puede frenar esta ‘guerra de precios’ desatada al calor de la cuota Litis. Sin embargo, otros creen que el actual clima competitivo entre los despachos de abogados va a continuar y que muchos despachos se van a ver obligados revisar a la baja sus minutas si quieren seguir creciendo y ganando clientela. Incluso empieza a haber gran competencia entre los despachos que sólo cobran en caso de éxito, afirman fuentes del sector que señalan que si antes lo normal era quedarse con el 30% del dinero conseguido, ahora algunos despachos han bajado este tanto por ciento al 20, 15 e incluso el 10.

11 Comentarios

  1. Bueno, en mi despacho no trabajamos a “cuota litis” para no tener interés directo en el caso y ser más independiente. Así, a diferencia de algunos despachos, no forzamos a los clientes a llegar a acuerdos que no son todo lo beneficiosos que deberían ser para cobrar cuanto antes nuestras minutas.

  2. Como cliente, no hay color. Unos abogados, que no tienen interés directo en el caso y son más independientes, no se toman ni la mitad de interés que los que cobran por resultados.
    Y si te piden un anticipo, que ellos llaman “Provisión de Fondos”, comlo cual han cobrado por adelantado, ya ni te cuento.

    Ello no implica la falta de buenísimos abogados, que cobran por adelantado y que se tomarán el máximo interés, pese a no tener ningún interés directo en el caso.

  3. Nuestra plataforma jurídica trabaja con despachos de las dos clases, (los que suelen trabajar con cuota Litis y los que no lo hacen) y creemos que habrá que ofrecerle al cliente las dos posibilidades y que finalmente elija la que mejor se ajuste a su situación, pero teniendo en cuenta la “letra pequeña”, porque durante el procedimiento surgen muchas dudas, hay mucha necesidad del cliente de información y me temo que dependiendo del tipo de contratación, podría variar la calidad de esta larguísima fase intermedia y las posibles “exigencias” del cliente.

  4. El sistema de cuota litis no es la panacea que muchos se piensan. Como bien informa el artículo, se precisa de despachos potentes, con importante flujo monetario, lo que debe llevar a preguntarse al ciudadano si sus pequeñas pretensiones (2000 o 3000 euros) no sean defendidas por esos despachos que solo trabajan sobre cuota litis de asuntos de importante volumen (40000 – 50000 euros). Por otro lado, en muchas ocasiones, con un sistema mixto de mínimo con cuota litis, el cliente puede obtener resultados satisfactorios y cubriendo los gastos del despacho y sin que al final pierda tanto volumen económico. Además, se habla de la cuota litis como si fuese la mejor alternativa para el cliente, pero nadie expone como se formalizan esos contratos. También se olvida de poner de manifiesto que en ciertas ocasiones esos pactos serían dignos de ser cuestionados por vía de la ley de consumidores y usuarios, lo que pondrá al sistema finalmente en la cuerda floja de nuevo. Hoy parece un buen sistema, hasta que en unos años empiece la guerra judicial (hoy todos actúan contra las hipotecas y hasta no hace tanto años parecían intocables y nadie lo valoraba, y no se salvarán los pactos de cuota litis cuando se entre en juicio los contratos suscritos).
    Se afirma por uno de los comentarista que solo el abogado cumple su función si tiene el incentivo de cobrar si se le da la razón, a lo que discrepo, pues la garantía del buen trabajo está en la vocación y el servicio, y el que no tenga mucho interés vocacional, dará mal servicio sea con cuota litis o sin ella. Por último, y desde la experiencia de Juez que ha ejercido funciones jurisdiccionales en el social, donde la cuota litis está muy presente, la actitud de muchos abogados en ese campo lleva que en ocasiones se obcequen por el resultado e incurran en graves faltas que acaban en expedientes del colegio. Puede que al cliente le importe poco que el Abogado sea sancionado o quede mal ante los órganos judiciales si trabaja por obtener el resultado aunque sea con malas artes, pero lo cierto es que en el mismo momento en el que la objetividad profesional se pierde, el debacle del profesional se nota (poca empatía hacia los funcionarios, siendo que ambos se ven como enemigos acérrimos, constante desconfianza mutua, observancia constante…) Personalmente no comparto las virtudes que se defienden de la cuota litis. El tiempo nos expondrá la razón. De todas maneras, hay que analizar bien los casos en los que se ofrecen para la cuota litis estos despachos ¿Contratarían con un cliente cuyo objeto del litigio fuese promover un desahucio por falta de pago con reclamación de las cuotas donde el demandado fuese una persona física? De momento yo no he conocido de ningún caso.

  5. no… si entre la cuota litis, las páginas de asesoramiento gratuito, los malos pagadores y la picaresca tan característica de este país, no entiendo como nadie se dedica a estudiar derecho… Desde luego, si me dan la oportunidad de hablar con los de primero de derecho, los pongo en un despacho 6 meses y les retribuyo a tenor de lo que consigan ganar en ese plazo a través de abogae, abogados365 y las que son de ese estilo y lo que consigan ganar por cuota litis… y si no tienen ingresos en esos seis meses, les giro las facturas de teléfono, luz, cuota colegial, parte proporcional de seguro, mutua, y les perdono lo de tener que comer… en unos años se acaba la profesión jurídica. Todos hablan de la cuota litis, pero ¿alguien explica al cliente en que ocasiones se toma la decisión de acudir a la cuota litis? ¿Cuántos acudieron a impugnar las cláusulas hipotecarias por abusivas a cuota litis hace 6 años? Es muy fácil apostar a caballo ganador…. Aunque me pregunto si alguien leerá estos comentarios… supongo que como todo… no somos capaces de organizarnos y entre unos y otros nos toman por el pito del sereno. Buen vasallo si tuviera buen señor… mas no se confunda el personal, que quién asesora a cuota litis bien desechará representar al mismo cliente en un asunto que teniendo el cliente toda la razón, no se encuentre respaldado por una compañía aseguradora…

  6. Esta sentencia , sin posibilidad de marcha atrás , es una gran noticia para [email protected] que no tienen dinero y no pueden demandar a los médicos por daños causados por negligencias , u simplemente mala praxis y casi siempre irreparables que causan a sus pacientes las victimas que termina , con cerebros mutilados , u cadáver , y en el horno crematorio . Al menos con el esto del la ( cuota Litis ) las personas que se sienten victimas podrán llevar al culpable a la justicia , y si el [email protected] se hace cargo del caso será porque hay posibilidades de ganar el pleito y obtener una cantidad de dinero , pero lo mas importante es que al fin se ara justicia .

  7. Imaginaos que un Abogado de experiencia superior a 5 años, con un porcentaje superior al 90% de éxito en los asuntos que ha ido llevando se quiere independizar de la gestoría donde trabaja.

    Habéis leido bien, sí. Trabaja en gestoría y quiere independencia. Si un procedimiento civil, como mínimo, puede durar 7 meses y llegar a los 2 años según el juzgado, ¿cómo lo hace parar comer?

    La mayoría de los clientes que he llevabo cobra de sus propios clientes a 60 o 90 días. Yo tendría que cobrar al año de media… y si gano. Irrisorio. De chiste.

    El abogado que apenas puede cobrar tiene menor independencia y la obligación de asumir más casos para intentar ganar mayor número… pero con la desventaja de que los dirigirá peor.

    Si yo me meto de lleno con un ordinario complejo y necesito semana y media para una demanda elaborada que me satisfaga profesionalmente hablando y la vea con verdaderas opciones de éxito…. y no veo un duro…. En serio, pensadlo bien y valorad el trabajo de la gente. La obligación del abogado es de diligencia y no de resultado.

    Quien no pueda pagar abogado que acuda a uno de oficio, donde le atenderán gratamente pero con la consecuencia de que dicho abogado no se va a poder mirar igual de bien el procedimiento que uno independiente.

    Y cuantas veces me habré quedado con expedientes trabajados y listos para presentar al juzgado y el cliente ha desaparecido perdiendo el interés. días y días de trabajo a la basura.

    El problema del abogado que no cobra p.f. es que no se respeta a sí mismo y por eso no le respeta el cliente. Siempre lo hemos dicho: el cliente que debe dinero es aquel que siempre exige más que el resto.

    Aún habrá gente que se lleve las manos a la cabeza porque un señor con 5 años de carrera y dos máster pretende cobrar 200 € más iva por entre 4 y 6 días de trabajo. Si el mes son 20 días hábiles y el abogado tiene suerte de cuatro procedimientos de este tipo puede cobrar 800€ mes

  8. Tuve un Acidente y fui a un abogado y le pregunté cuánto cuánto tendría que pagar me dijo que el 15% que cobrarían cuando yo cobrará y pasado un tiempo la compañía del chico que me dio el golpe me dieron un anticipo y el abogado me pidió el 15+21% +400eu para el procurador y no sé si es correcto pues el abogado que me lleva no es el que hable con el el primer día y el que me dijo del 15% Ha mi no me hablaron nada del IVA a aparte ni de procurador y tengo entendido que cuando un abogado te dice el tanto por cien que te lleva se supone que ya va el IVA incluido y si no es así el deber es decirlo pero fue todo de palabra y ahora pues aunque aún no tuve el juicio van más de 5años y no sé que puedo hacer

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.