Por Javier Gómez, Responsable del área Fiscal de ECIJA Abogados

Entendiendo por incentivo fiscal toda excepción a la estructura normal de un impuesto con el fin de fomentar la realización de determinadas conductas, el Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades (TRLIS) instrumenta los principales incentivos fiscales a través de deducciones en la cuota, para la reducción de su cuantía.

Las conductas que el TRLIS pretende fomentar a través de los incentivos fiscales, responden a la idea de incentivar actividades que generan economías externas o externalidades positivas, esto es, actividades cuyos resultados repercuten no sólo en la misma entidad que las desarrolla, sino que resultan beneficiosos para el conjunto de la economía y de la sociedad en general.

Conforme a la normativa reguladora del Impuesto sobre Sociedades, los sujetos pasivos del IS tiene derecho a derecho a deducir de la cuota líquida del impuesto por las inversiones que realicen por los gastos de investigación y desarrollo, I+D, de nuevos productos o procedimientos industriales de innovación tecnológica.

Dichos gastos deben estar realizados en intangibles, en gastos del activo fijo aplicado a la actividad de I+D+IT (amortizaciones) y por inversiones en elementos del inmovilizado material e intangible (excluidos los inmuebles y terrenos) afectos a actividades de I+D.

La diferencia básica entre el I+D y el IT, la vamos a encontrar en el carácter subjetivo u objetivo de la innovación. Así si ésta tiene un carácter objetivo, esto es, si dicho producto o proceso aparece por primera vez en el mundo de la ciencia y de la técnica, nos encontraremos ante una actividad de I+D. Por el contrario, si tal inversión lo que supone es una novedad para la empresa que la desarrolla, ya que dicho producto o proceso ya existía pero con unas características y aplicaciones diferentes, nos encontraríamos ante una actividad e IT.

Es importante señalar que la Ley 35/2.006, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, derogaba la deducciones en I+D+IT, a partir del 1 de enero de 2.012.

A este respecto, y después de varios años de incertidumbre, el gobierno ha confirmado que los incentivos fiscales en I+D+IT se mantendrán más allá de 2.011, con la publicación de forma inminente de un decreto del Ministerio de Economía y Hacienda, a través del cual el Gobierno, eliminará el límite temporal que hasta ahora estaba establecido para ese tipo de deducciones.

Hay que resaltar el importante ahorro fiscal que supone la aplicación de este tipo de deducciones, encontrándose entre los más beneficiados, las PYMES, ya que las deducciones fiscales tienen efecto financiero inmediato, pudiendo una empresa de este tipo deducirse hasta casi un 60% del gasto del proyecto de I+D+I, rebajando su pago de impuestos.

Unido a esta deducción, y en relación con los activos intangibles, es importante hablar, de un nuevo régimen fiscal que tiene la finalidad de estimular a las empresas, a la realización de actividades de creación de conocimientos técnicos, con aplicación industrial en el marco de una actividad innovadora: las reducciones de ingresos de activos intangibles.

Este incentivo es de aplicación desde el 1 de enero de 2.008, por lo cual su primera aplicación práctica se dará, en los Impuestos sobre Sociedades que se liquiden a partir del próximo 1 de julio de 2.009.

Está regulado en el artículo 23 del Texto Refundido que regula el Impuesto sobre Sociedades, y consiste en una reducción del 50% en la base imponible del ingreso contable derivado de la explotación de determinados activos intangibles, si se cumplen los requisitos exigidos para su aplicación.

La aplicación de la reducción está limitada a los ingresos procedentes de cesión a terceros del derecho de uso o explotación de determinados activos intangibles, entre los que cabe destacar, las patentes, dibujos o modelos, planos, fórmulas o procedimientos secretos y derechos sobre informaciones relativas a experiencias industriales, comerciales o científicas.

Quedan excluidos de dicha aplicación, la cesión de marcas, obras literarias, derechos personales o programas informáticos, de equipos industriales, comerciales o científicos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.