ObservatorioLa violencia de género también se ve afectada por la crisis. Desde el año 2008, las denuncias presentadas por maltratos domésticos y de género han bajado un 9,6% según datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) difundidos esta semana. La presidenta de este organismo, Inmaculada Montalbán, lo dijo claro: “La crisis frena las denuncias y frena también la posibilidad de que las mujeres puedan salir del círculo de la violencia”. Y añadió: “La violencia económica es un factor muy importante. Las mujeres tienen medio por su futuro, sobre todo, las que dependen de su pareja. Muchas de ellas eligen aguantar ante la incertidumbre que les espera”.

Los datos difundidos esta semana por el Observatorio constatan que las denuncias registradas en los juzgados y tribunales han disminuido un 4% en 2012 con respecto al año anterior, alcanzando un total de 128.543 casos (5.459 denuncias menos que en 2011). Sin embargo, la reducción se acentúa aún más si se toma como punto de inicio el comienzo de la crisis económica, con una bajada de denuncias de casi un 10%.

En una rueda de prensa celebrada esta semana, Montalbán resaltó el esfuerzo social e institucional realizado en los últimos años en la lucha contra la violencia de género y expresó su confianza en que los recortes económicos no afecten a la lucha contra este tipo de delincuencia, al tiempo que reclamó mantener “todos los recursos necesarios e imprescindibles para asistir de manera integral y recuperar a las víctimas”.

Para la presidenta del Observatorio, si bien en el siglo XX dichos recursos han estado enfocados en la protección de la mujer, en este nuevo siglo, los esfuerzos de la sociedad y de sus instituciones tienen que centrarse en la mujer y en sus hijos. “Los menores son utilizados como instrumentos para causar daños a las madres, fenómeno que lleva a pensar que este tipo de violencia machista tiene una especial intencionalidad”, dijo.

Según la estadística hecha pública por este organismo, que nació para servir de ayuda a los profesionales del sector y sensibilizar a la opinión pública, en 2012 se registraron una media de 352 denuncias diarias, 15 menos que el año anterior. El estudio está basado en los datos obtenidos de los 106 Juzgados exclusivos de Violencia sobre la Mujer (JVM) existentes en toda España, así como en los 355 juzgados con competencias compartidas.

Por otro lado, el estudio constata que el 72,06% de las denuncias fueron presentadas por las propias víctimas, frente al 13,51% derivado de la intervención directa de la Policía y el 11,47% de partes de lesiones. Sólo en el 1,26% de los casos los familiares presentaron denuncia, mientras que las acusaciones presentadas por el resultado de la intervención de los servicios asistenciales fueron del 1,70%. Esta proporción se mantiene respecto al año 2011.

Presentación de las denuncias

En cuanto a las renuncias efectuadas a la continuación del proceso en fase de instrucción, el año pasado se produjeron 15.592 caos, lo que supone un 12,13% del total de denuncias presentadas. Esta cifra implica un ligero incremento de un 0,9 % respecto al año 2011.

En casi seis de cada diez casos (55%) la relación de pareja se mantenía en el momento de solicitar las órdenes de protección, mientras que en los otros cuatro casos (45%) la relación afectiva se había extinguido. Esta tendencia también se mantiene estable respecto a 2011.

Medidas cautelares

En los Juzgados de Violencia sobre la Mujer se solicitaron 34.556 órdenes de protección durante el año 2012, lo que supone un descenso del 3,51% respecto al año anterior. Se estimaron un 61% de las órdenes de protección solicitadas (21.245 órdenes de protección).

Derivadas de las órdenes de protección y medidas cautelares, el año pasado se adoptaron 66.706 medidas penales. Entre dichas medidas penales destacan la orden de alejamiento (acordada en el 81,2 % de los casos), la prohibición de comunicación (adoptada en el 81%) y la prohibición de volver al lugar (15,2%). Esta tendencia es similar a la de 2011.

Al mismo tiempo se dictaron 16.174 medidas civiles cautelares mientras se resolvía el proceso penal. Se mantiene la baja proporción de medidas cautelares civiles respecto de las penales. De éstas, un 24,2% acordaron la prestación de alimentos y un 20% se pronunciaron sobre la atribución de vivienda.

En el año 2012 se acordaron 2.556 medidas civiles cautelares de protección al menor adoptadas mientras se resolvía el proceso penal, lo que supone el 11,5% del total. Entre ellas se encuentran la suspensión del régimen de visitas: (710 casos, 3,1%); la suspensión de la patria potestad (79 y un 0,4% del total); la suspensión de la guardia y custodia (1.576 casos y un 7,1%) y las medidas de protección del menor para evitar un peligro o un perjuicio (191 medidas, 0,9%).

50.743 sentencias penales

En todos los órganos competentes en el ámbito de la violencia de género (Juzgados de Violencia sobre la Mujer, Juzgados de lo Penal y Audiencias Provinciales) se dictaron 50.743 sentencias penales en España. De ellas, aproximadamente el 60% fueron condenatorias (30.284) y el 40% absolutorias (20.459), por lo que se mantiene la tendencia en respecto al año anterior.

Sentido de la resolución

En 2012 se tramitaron a través de juicios rápidos un total de 54.958 denuncias por delito, lo que supone el 30,36% del total de denuncias, manteniéndose también la tendencia del año anterior. Los juicios rápidos, introducidos en 2003 para dar una pronta respuesta a las víctimas, abordan los delitos flagrantes y los de sencilla instrucción que conllevan pena privativa de libertad inferior a 5 años.

Respecto a las faltas, los juzgados celebraron un total de 9.513 juicios de faltas, de los que el 86% (9.620 casos) fueron por vejaciones injustas o injurias, y se celebraron 4.212 juicios rápidos de faltas (el 44% del total de juicios de faltas).

El desglose por tipo de juzgado o tribunal es el siguiente:

Juzgados de Violencia sobre la Mujer

Los Juzgados de Violencia sobre la Mujer dictaron en 2012 un total de 18.936 sentencias penales de las que casi el 75% resultaron condenatorias y el 25% absolutorias.

El perfil de los delitos instruidos a través de los Juzgados de Violencia sobre la Mujer permanece prácticamente estable. El más instruido es el delito de lesiones del art. 153 del Código Penal – agresiones que no precisaron de tratamiento médico-, con 85.706 casos (62% del total). El segundo tipo es el de maltrato habitual, con 15.710 denuncias (11,5%) y que está previsto en el artículo 173 del Código Penal. El tercer tipo de violencias fueron los delitos contra la libertad, como las coacciones o amenazas, con 12.112 denuncias (8,9%). El cuarto son las lesiones graves con 4.425 casos (3,2%) que requieren la intervención médica o quirúrgica y que están penados entre 2 y 5 años de cárcel en el artículo 148 y siguientes del Código Penal.

Estos juzgados tramitan además demandas civiles –mayoritariamente de separación y divorcio- presentadas por las mujeres víctimas de malos tratos. Estas demandas representan un 16% de las denuncias presentadas. En el ámbito civil, ingresaron un total de 20.473 asuntos, cifra que supone un ligero aumento de un 4,3% respecto a 2011, en que se registraron un total de 19.575 demandas civiles.

Juzgados de lo Penal

Los Juzgados de lo Penal, que enjuician los delitos penados hasta con cinco años de cárcel, dictaron 31.485 sentencias sobre violencia de género. En el 50,5% fueron sentencias condenatorias (15.889) y el 49,5% resultaron absolutorias (15.596). Se mantiene, de este modo, la misma tendencia que el año precedente.

Audiencias Provinciales

En las Audiencias Provinciales, cuyas secciones especializadas en Violencia sobre la Mujer enjuician los delitos más graves -con pena privativa de libertad superior a cinco años-, se dictaron 322 sentencias. De ellas, el 77% fueron condenatorias (248 sentencias) y el 23% absolutoria (74 sentencias). Se mantiene, igualmente, la tendencia del pasado año.

Datos JVM 2012

2 Comentarios

  1. Esto es una verdadera pena la verdad. Si se llevase mejor la economía en el país no sólo no sufriríamos la consecuencias directas de esto sino también dejaríamos de sufrir las indirectas como la que se expone en este artículo.

    Una mujer maltratada no debería seguir sufriendo porque el Estado no pueda ayudarla a “ir tirando” y llevar una vida digna.

    En fin, a ver si mejora la cosa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.