La banca privada, en la que es especialmente importante el asesoramiento personal y la relación con el cliente, es uno de los segmentos del mercado de servicios financieros que más provecho puede sacar de la implantación de nuevas prácticas basadas en la tecnología digital y en las redes sociales.

En otras industrias, mucho más adelantadas en este aspecto que la industria financiera, ya se ha producido una revolución global en la forma de aportar valor al cliente y en los modelos de negocio.

En España, las entidades líderes en servicios financieros y banca privada ya han iniciado este proceso, que va a ser clave en sus planes de negocio en términos de crecimiento y rentabilidad.

Dadas las características de los servicios de asesoramiento financiero, hay que prestar especial atención a los aspectos culturales y regulatorios, según un estudio presentado por el Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF).

El estudio ha sido realizado bajo la dirección de Jose Luis Cayuela, vocal de la Junta Directiva del IEAF con la colaboración de la firma de consultoría Daemon Quest, experta en marketing estratégico. Ha sido patrocinado por BBVA Banca Privada.

El trabajo está focalizado en el análisis de los impactos que estas nuevas tecnologías están teniendo en la banca privada, entendiendo ésta como actividad centrada en la gestión global de las necesidades patrimoniales de inversión y financiación de personas y familias y sus flujos de caja en un horizonte vital global.

El trabajo está orientado especialmente al segmento denominado “mass affluent” y segmentos adicionales (es decir disponibilidades de inversión a partir de 300.000 y hasta 2.000.000 de euros), aunque las conclusiones son válidas para todos los segmentos.

El asesoramiento financiero en el mundo de la banca privada es una relación personal que no va a poder ser sustituida por la tecnología, aunque ésta va a ser la clave para la diferenciación en esa prestación personal y, sobre todo, para alcanzar niveles de competencia y eficiencia excelentes, en un escenario financiero en el que el cliente es más desconfiado, más conservador y más exigente en sus expectativas.

En palabras de Jose Luis Cayuela, director del estudio, “aquellas instituciones financieras que sepan innovar e implantar con éxito, con creatividad, estos cambios en sus modelos de gestión van a resultar ganadoras y van a conseguir que este compendio de posibilidades tecnológicas se convierta en un acelerador del talento e inteligencia de que disponen en su colectivo profesional”.

Juan Carlos Ureta, presidente del IEAF y de la Fundación de Estudios Financieros, ha manifestado que “adicionalmente, en el otro lado de la moneda, la no gestión de de estas nuevas oportunidades tecnológicas o la no presencia en las redes sociales de una forma consciente y planificada derivan en riesgos de imagen o reputación”.

El Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF) es una Asociación Profesional sin ánimo de lucro, constituida el 18 de septiembre de 1965, que agrupa a los profesionales del Análisis Financiero, de la Gestión y Administración de Carteras y Patrimonios y, en general, a los ejecutivos y directivos de Entidades Financieras o del área de Finanzas de empresas de la economía real, así como profesores universitarios de áreas económicas.

El número de miembros integrantes del Instituto en la actualidad es de, aproximadamente, 1.500.