Aguirre abogó por replantear seriamente «la estructura y el tamaño de la Administración Pública Española» y se preguntó si España puede permitirse «20 grandes administraciones (entre el Estado y las Comunidades autónomas) con extensas burocracias y con ejércitos de funcionarios para administrar competencias que están duplicadas».

Aguirre hizo estas declaraciones durante la celebración del Foro Madrid, que tuvo lugar en el municipio de Valdemoro, desde donde señaló que la situación es «muy grave», por lo que «es necesario que los políticos hablen con claridad» sobre la situación económica y donde aportó algunas medidas para ofrecer «esperanza» a los ciudadanos españoles.

Señaló que es necesario que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero «arrime el hombro» y se preguntó si será necesario que algún político español o el propio presidente se queden sin trabajo para que se empiece a salir de la crisis.

De este modo, defendió que «de las crisis no se sale gastando más, sino ahorrando más», y por tanto reduciendo el gasto de las administraciones públicas «al mínimo imprescindible».

Aguirre señaló que «se tiene que acabar» el sistema laboral obsoleto heredado del franquismo que tiene España.

«La experiencia demuestra que cuando llega una crisis, este país se convierte en una fábrica de parados. Mientras en el resto de países se han generado 50.000 empleos, en España se han perdido nada menos que 990.000», añadió.

La presidenta aseguró que la crisis está afectando mucho más a España que al resto de países europeos en lo que se refiere a la falta de generación de empleo. «España no puede ser la campeona mundial del paro, que es en lo que nos hemos convertido», añadió.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.