El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha asegurado, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que este decreto es “fruto del dialogo y de la concertación social y está planteado desde las necesidades del mercado de trabajo hacia los desempleados”.

Valeriano Gómez ha afirmado que el decreto aporta “nuevos estímulos para hacer posible que en 2011 comience a crearse empleo, que estimulen el crecimiento económico”. Unido a esto, el decreto está pensado, además, para “mantener un buen esquema de protección para los desempleados”.
Y agregó que la norma aprobada en Consejo de Ministros sucede a las acciones ya aprobadas en el mes de noviembre “y es el fruto de la actividad legislativa del Acuerdo Social y Económico firmado el pasado 2 de febrero”.

“En su día el Gobierno puso en marcha un programa extraordinario de ampliación de las prestaciones para la gente desempleada, que finaliza su vigencia el 15 de febrero” ha indicado el ministro de Trabajo. “Lo que hacemos con este nuevo programa es reorientar esta acción, que será una acción vinculada al ejercicio a la actividad de formación, de recualificación y reinserción al empleo”.

El ministro ha señalado que “habrá una ayuda, pero no será una acción estrictamente pasiva, sino que exigirá un compromiso estable con la búsqueda de empleo”.

Valeriano Gómez ha asegurado que el Plan de Choque está incluido en el Acuerdo Económico y Social suscrito con los agentes sociales, y que contempla cuatro medidas concretas con un carácter coyuntural.

La primera de ellas es el “Programa excepcional de empleo para la transición hacia la contratación estable” que tendrá un carácter extraordinario y limitado en el tiempo a 12 meses. Favorecerá la contratación de jóvenes de hasta 30 años y personas en desempleo de larga duración con una jornada a tiempo parcial de entre el 50 y el 75% del total.

El ministro de Trabajo e Inmigración ha calificado este programa contenido en el Decreto Ley como “el más importante en la perspectiva del estímulo de empleo”. Según Valeriano Gómez “está destinado a lograr un fuerte impulso de la contratación laboral”. Se trata, ha asegurado, de “un programa nuevo”.

El programa “consiste en una reducción del coste de la contratación por parte de las empresas”. Durante 12 meses las empresas que cumplan con este tipo de contratación, tendrán derecho a una reducción de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social del 100%, si son empresas de menos de 250 trabajadores, o del 75%, si son de más de 250 trabajadores, y siempre que suponga un aumento de la plantilla de la empresa.

La medida contempla, además, que cuando estos contratos tengan carácter temporal, siempre que la duración mínima sea de seis meses, habrá estímulos para su transformación en contratos estables.

Este “plan de choque, de impulso a la contracción a tiempo parcial, es un plan que surge del acuerdo firmado hace unos días con los agentes sociales que contiene también algo que es importante reseñar, la necesidad de que, durante esos primeros seis meses, los interlocutores sociales evaluarán esta medida y verán como está funcionando para nuestro mercado de trabajo” ha asegurado el Ministro.

La segunda medida que se contempla en el Plan de Choque se engloba en un programa de recualificación profesional de las personas que hayan agotado su protección por desempleo. Será de carácter nacional y va destinado a las personas que, a partir del 16 de febrero de 2011, agoten su protección por desempleo.

El ministro de Trabajo ha afirmado que el programa contempla la realización de un itinerario individualizado y personalizado de inserción que incluya un diagnóstico sobre su empleabilidad, así como las medidas de política activa de empleo dirigidas a mejorarla.

Valeriano Gómez ha informado que, al programa de recualificación profesional, el Gobierno ha destinado “un presupuesto adicional de 200 millones que se une a los 200 que ya estaban previstos. En total 400 millones de euros para acompañar esas medidas de ayuda”.

Según el ministro, con ello se pretende “la reinserción laboral en sectores emergentes, sectores con mayor potencial y un itinerario de inserción laboral”. Los trabajadores que hayan agotado la prestación por desempleo podrán percibir, hasta un máximo de seis meses, una ayuda económica de acompañamiento de 400 euros, vinculada a la realización de dichas acciones de política activa de empleo, cuando las rentas en la unidad familiar no superen el 75% del Salario Mínimo Interprofesional.

Un tercer tipo de actuaciones irán encaminadas a mejorar la empleabilidad y combinará actuaciones de orientación y formación para el empleo. Así, ha asegurado el ministro, los Servicios Públicos de Empleo pondrán en marcha itinerarios individualizados y personalizados de empleo dirigidos a los jóvenes, a los mayores de 45 años que estén en desempleo de larga duración, y a personas procedentes del sector de la construcción y otros afectados por la crisis que, dentro de estos colectivos, tengan baja cualificación.

El Real Decreto ahora aprobado pretende la inclusión de personas desempleadas en las acciones formativas dirigidas a personas ocupadas. Así ha informado Valeriano Gómez, durante 2011 los Servicios Públicos de Empleo garantizarán que, en los planes de formación de las empresas participen entre un 20% y un 40% de personas desempleadas.