Con esta modificación, el Gobierno pretende también impulsar un papel más activo en la coordinación con el Sistema Estadístico Nacional y en la cooperación institucional, tanto con otras administraciones (como las autonómicas) como con los organismos internacionales.

Para conseguirlo, el Real Decreto introduce una serie de modificaciones que, manteniendo el mismo número de direcciones y subdirecciones, modernizan la estructura organizativa del Instituto en diferentes aspectos, logrando una estructura más horizontal, articulada en torno a ocho unidades que participan en el Consejo de Dirección del INE.

Esta estructura comporta una mejora en la planificación, coordinación y comunicación interna, así como una mayor eficiencia en los recursos humanos .En la nueva estructura, las dos direcciones generales del Instituto Nacional de Estadística asumen la Dirección General de Metodología, Calidad y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y la Dirección General de Planificación, Coordinación y Difusión Estadística.

La primera tiene como misión la mejora de la calidad y la innovación en procesos y en productos, mientras que la segunda se destinará a la mejora de la coordinación del Sistema Estadístico Nacional, a impulsar una cooperación más eficiente y positiva con las Oficinas Centrales de Estadística de las comunidades autónomas y a diseñar una estrategia más clara en la cooperación internacional.

Se reorganizan las dieciséis subdirecciones generales del INE, entre las que destacan tres que coordinarán el resto de las subdirecciones temáticas de producción estadística: la de Cuentas Económicas y Empleo, la de Estadísticas de Empresas y la de Estadísticas Sociodemográficas.

En consecuencia, el Consejo de Dirección del INE queda compuesto por los responsables de la Dirección General de Metodología, Calidad y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, de la Dirección General de Planificación, Coordinación y Difusión Estadística, de la Subdirección General de Cuentas Económicas y Empleo, la Subdirección General de Estadísticas de Empresas, la Subdirección General de Estadísticas Sociodemográficas, la Subdirección General de Muestreo y de Recogida de Datos, la Secretaría General y el Gabinete de la Presidencia.

La nueva estructura del INE, que no supone incremento alguno en el gasto público, hace converger la configuración organizativa del Instituto con las oficinas estadísticas de referencia en el contexto internacional y, también, con la que recientemente ha adoptado la oficina estadística europea, Eurostat.

La mayor parte de estas oficinas se caracterizan por tener un número similar de unidades que participan en la dirección, que atienden a áreas estadísticas temáticas (cuentas económicas, empresas y hogares), unidades de proceso (recogida, metodología, calidad, Tecnologías de la Información y Comunicación) y unidades institucionales (coordinación y planificación).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.