Mientras que Europa redujo su volumen de trabajadores por cuenta propia un 0,3% en el primer trimestre del año, España lo hizo en un 1,9%.

En términos absolutos, la UE-25 perdió 129.442 trabajadores autónomos hasta marzo y España un total de 64.135, siendo esta reducción la segunda más elevada de toda Europa, tras de la Turquía, país que perdió 283.800 trabajadores en el primer trimestre.

Según ATA, 13 de los 27 países analizados en su informe registraron un crecimiento en el número de autónomos durante los tres primeros meses del año: Letonia (+8,5%), Bélgica (+6,1%), Eslovaquia (+5,2%), Holanda (+3%), Polonia (+2,7%), Alemania (+2,6%), Hungría (+2,4%), Noruega (+1,9%), República Checa (+1,6%), Francia (1%), Dinamarca (0,6%), Finlandia (0,5%) y Reino Unido (0,2%).

El resto de los países experimentaron descensos en su número de autónomos, que van desde el -8,4% de Estonia al -0,1% de Suecia. Grecia, por su parte, mantuvo prácticamente sin cambios su volumen de trabajadores por cuenta propia en el primer trimestre.

Del total de trabajadores ocupados en Europa, los autónomos representaban a 31 de marzo el 16,1%, frente al 18,1% que representan en España. También superan la media europea, entre otros, países como Grecia (30,2%), Turquía (28,9%), Italia (23,7%), Portugal (23%) y Rumania (20,2%), Polonia (19,1%) y Chipre (17,8%). El menor porcentaje de autónomos sobre el total de ocupados lo tiene Estonia, con un 7,5%.

España concentra el 8,5% del total de autónomos de Europa, superada sólo por Turquía (14,6%), Italia (14,3%), Alemania (11%) y Reino Unido (10%), países con una mayor tradición histórica y consolidación de empresas familiares, y figura por delante de Polonia (7,9%), Francia (6,8%) y Rumanía (4,8%).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.