La creación de este comité supone “una respuesta a la necesidad del sector financiero” de solucionar los conflictos con un método que sea “imparcial, rápido, flexible, confidencial y de ámbito nacional e internacional”, explicó el presidente del Comité, Félix de Luis.

Durante la presentación, intervinieron el jefe de la división de relaciones con la clientela bancaria del BE, Agustín Laso, el director general de los servicios jurídicos y secretario del consejo de la CNMV, Javier Rodríguez Pellitero, el subdirector general de seguros y política legislativa de la DGS, Sergio Álvarez, y el secretario general de Aeade, Javier Íscar.

El Comité Bancario y Financiero de Arbitraje dirimirá las controversias que surjan en las entidades de crédito, las empresas de servicios de inversión que operen en el mercado de valores, las entidades aseguradoras con sus clientes, terceros o entre ellas mismas. En el seno del comité no se arbitrarán conflictos entre las empresas del sector financiero con los consumidores.

“El BE ve con muy buenos ojos estos sistemas de arbitraje”, afirmó Laso, quien consideró que contribuyen al “respecto a las buenas prácticas bancarias y favorecen la confianza en el negocio”. Además, Laso recordó que los dictámenes que elabora el BE respecto a los conflictos “no son de obligado cumplimiento para las partes”.

Entre los árbitros que participarán en el Comité se encuentran, entre otros, el socio director de CMS, César Albiñana, el socio directos de Garrigues, José María Alonso, el abogado del Estado Lucas Osorio y el miembro del comité consultivo de la CNMV Manuel Moreno.

Por su parte, Pellitero declaró que esta iniciativa de establecer en los contratos una solución privada de conflictos ayudará a la “descongestión judicial” y a que los agentes económicos puedan “encontrar una solución extrajudicial en un menor tiempo”. “La CNMV apoya las soluciones arbitrales, sobre todo, para cantidades pequeñas”, apuntó.

Álvarez explicó que el arbitraje “abre un mundo” para el sector de los seguros, ya que introducirá “racionalidad económica” y generará “confianza” en los servicios, y pidió apoyo a las administraciones públicas en el fomento de este método de resolución de conflictos.

El procedimiento arbitral del Comité Bancario y Financiero se rige por su propio reglamento inspirado en el modelo aprobado por el Club Español de Arbitraje y por el que las partes en conflicto pueden conseguir un laudo arbitral en un plazo estimado de seis meses.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.