Uno de los portavoces de los alumnos, David Alfara, ha concretado en declaraciones a la prensa que presentaron 23 demandas en 26.000 folios con argumentos y testigos en contra de la determinación de la universidad.

El proceso de sanciones a estudiantes había sido exclusivamente interno, ya que el centro nombró a instructores independientes para valorar la situación. “Hasta ahora podían hacer lo que les diera la gana y ahora decidirá un juez y podrá revocar todo lo que se ha decidido hasta ahora”, ha explicado Alfara.

En las demandas los estudiantes alegan que se han violado derechos fundamentales como la presunción de inocencia, o que no se ha respetado la privacidad de los datos personales. Según los alumnos, esto hará que el trámite sea más urgente e incluso que se puedan aplicar medidas cautelares. En seis meses podría conocerse la resolución.

Además de las 23 demandas, parte de los estudiantes afectados por el castigo de la UAB presentaron otras 5 anteriormente.

Los seis estudiantes expulsados no debían volver a las clases después de las vacaciones de Navidad por orden del ex rector Lluís Ferrer.

No obstante, Alfara ha asegurado que siguen asistiendo a clase sin que nadie les impida la entrada. Además, están negociando con los profesores que les dejen examinarse.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.