Algo se mueve en el arbitraje de nuestro país cuando un jueves por la tarde hay cerca de cien personas siguiendo un congreso. La tercera edición del Congreso de Instituciones Arbitrales no defraudó a nadie. A lo largo de esta tarde tan intensa una docena de ilustres ponentes abordaron la última reforma de la Ley 60/2003 de 23 de diciembre de la Ley de Arbitraje. Conocer cómo se gestó este proyecto de ley; saber la opinión de la judicatura sobre la misma y conocer las dudas de expertos sobre el arbitraje societario y la responsabilidad de Cortes y Ärbitros han dejado claro que esta última reforma, pese a ser leve no ha pasado desapercibida.

 

Organizado en tres mesas redondas, este evento reunió a destacados expertos en la materia. En la primera de ella, los asistentes a este Congreso pudimos conocer como se gestaron estas reformas.  Con la exposición de Santiago Hurtado, hoy socio director de Broseta Abogados y con anterioridad desde su puesto de exsecretario general técnico del Ministerio de Justicia, el asistente pudo comprobar lo complejo que es convertir un proyecto de ley en norma. En su intervención dejó claro que esta iniciativa estaba dentro del Plan de Modernización de la Justicia, impulsado por el exministro Caamaño y donde también había un hueco para una Ley de Mediación, disposición aún pendiente de aprobarse.

Hurtado dejó claro que esa reforma ha sido fruto del consenso con la comunidad arbitral y que tal y como señalaba en la Exposición de Motivos de la misma su idea era impulsar a España como sede de arbitrajes internacionales: “Creo que ha sido una reforma breve y concisa pero que afecta a muchos elementos importantes”, comentó Y frente a las críticas que comentaron en su momento que no era necesario reformar una ley con tan solo ocho años de vida, Hurtado defendió los cambios porque “hay que perder el miedo a los cambios, siempre que se garantice la seguridad jurídica”. Desde su perspectiva sería bueno que el sector arbitral se reconvertiera porque con tanta multiplicidad “se pierde fuerza a nivel de arbitraje internacional”:

La opinión de la judicatura

Desde la judicatura en esta primera mesa se pudo escuchar a Antonio Garcia de Paredes, juez decano de Madrid en el periodo 1986-93 y en la actualidad Presidente de la Sección 11 de la Audiencia Provincial de Madrid. En su intervención defendió, “sobre todo para que el arbitraje funcione como instancia”, la intervención mínima del poder judicial en los ámbitos que describe la ley.  En su opinión no  es bueno que ahora con la reforma más órganos judiciales puedan interpretar el convenio arbitral. Es el caso de los laudos extranjeros, con competencias de reconocimiento; ahora en los TSJ y la propia ejecución de los mismos en los Juzgados de 1 instancia: “creo que no se acaba de ver la justificación de esta división de poderes a nivel judicial”. Su principal preocupación es, en definitiva que el arbitraje se judicialice.

Por su parte, Ramón Mullerat, mostró su crítica a la reforma aduciendo que “las leyes deben ser estables para que se puedan discutir, como en el caso de Francia donde la reforma de su ley de 1981 se ha hecho hace unos días”. Desde su punto de vista, ya que se reforma ésta tenia que haber sido más profunda y separar el arbitraje internacional de doméstico para que el primero creciera más. Otra de sus críticas se centró en que estas modificaciones rompen la flexibilización del arbitraje “Las leyes de Italia de 1996 o la de Japón del 2004 están en esa tendencia. Aquí entre la necesidad de contratar un seguro y la regulación del arbitraje societario o el institucional poco margen de maniobra queda”.
Sobre las Cortes Arbitrales hizo un llamamiento para que estas entidades hagan un esfuerzo para fomentar la difusión del arbitraje; tanto en el colectivo de abogados, como en el mundo empresarial y la judicatura “Hay que pensar en el ejemplo suizo que convirtieron sus siete cortes en una”, aludiendo a la diversidad existente en nuestro país de entidades arbitrales”. Y dejó claro que el arbitraje nunca puede ser sustitutivo de la justicia. “Es otro medio más, donde la elección de los árbitros, con capacidad como la del juez, debe ser muy rigurosa”. Y anunció que en países como Estonia, toda la justicia, arbitraje incluido va sin papeles, en formato online.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.