Hoy entra en vigor la reforma de la Ley de Arbitraje tras un año de enmiendas y trámite parlamentario. Esta es una reforma que no deja contentos a todos. Mientras que hay expertos como el propio Mariano Durán, decano del Colegio de Abogados de Madrid, experto en arbitraje, quien en su última comparecencia ante los medios informativos por la presentación del Libro Blanco de la Justicia Valenciana señalaba que no veía la necesidad de la reforma «porque la ley que tenemos en la actualidad es buena», hay otras opiniones que no comparten ese criterio.

Para ayudar a la comprensión de estos cambios efectuados en estos últimos meses, la Asociación Europea de Arbitraje, Aeade, facilita el texto orientativo de la Ley de Arbitraje 60/2003 actualizada por la Ley 11 /2011. Para facilitar su seguimiento, se indican con diferentes tipos de letra ambas leyes: negrita para la Ley 11 /2011 y normal para la Ley 60/2003, añadiéndose en gris y cursiva el texto derogado anterior y las referencias al nuevo texto.

El pasado 21 de mayo de 2011, se publicó en el Boletín Oficial del Estado la Ley 11/2011, de 20 de mayo, de reforma de la Ley 60/2003, de 23 de diciembre, de Arbitraje y de regulación del arbitraje institucional en la Administración General del Estado. La Ley 11/2011 contiene un artículo único bajo el título “Modificación de la Ley 60/2033, de 23 de diciembre, de Arbitraje”.

Es por ello que Aeade ha decidido ofrecer una fácil y accesible edición de bolsillo de la Ley de Arbitraje en la que profesionales como abogados, empresarios o juristas -por utilizar el término de la nueva redacción de la Ley 11/2011- puedan apoyarse para que el acceso al arbitraje sea cómodo.

Sobre esta reforma de la Ley de arbitraje DIARIOJURIDICO publicará un especial la próxima semana. Ahora puedes volver a ver la entrevista que hicimos a Desde su punto de vista esta reforma puede generar en el abogado poco familiarizado en estos temas cierto pánico por su desconocimiento:»En primer lugar, tiene la sensación que el arbitraje es una herramienta pensada para unos pocos y pocos asuntos, cuando la realidad es todo lo contrario. Luego cuando se difunde que el abogado puede ser muy útil en el procedimiento arbitral, tanto como abogado de parte como incluso como árbitro en alguno de los procesos que surjan.

Para Iscar esta reforma es precipitada: «De alguna forma se ha pretendido matar moscas a cañonazos.
Cuando tenemos una Ley que ya lleva unos años en vigor hacer una reforma incluso de forma burda como se ha hecho, haciendo pensar a operadores jurídicos internacionales y abogados domésticos que había que reformar una Ley que ya era buena por sí misma, estamos lanzando un mensaje de inseguridad jurídica. Puede poner palos en las ruedas del desarrollo del arbitraje en España.

Desde su visión como hombre del arbitraje » Esta es una de las principales quejas que planteamos los que trabajamos en este sector. Pese a lo que he comentado, sí que había que modificar cosas y afortunadamente algunas como la eliminación del arbitraje en equidad ha quedado en el dique seco y no ha seguido adelante.»

Por su parte, desde el TAB se insiste que la reciente aprobación de la reforma de la Ley de Arbitraje —Ley 11/2011, de 20 de mayo, de reforma de la Ley 60/2003 de Arbitraje, que hoy entra en vigor— aporta a la legislación española un “salto cualitativo” que, de acuerdo con el presidente del Tribunal Arbitral de Barcelona, TAB, Jesús de Alfonso, es especialmente remarcable en temas como la definición del arbitraje estatutario, la apertura de la Administración de arbitrajes a más profesionales jurídicos (además del colectivo de abogados), o la inclusión del arbitraje en la Administración como modo de solución de conflictos. Desde el TAB, además, se valora muy positivamente que “el legislador haya escuchado, considerado y acordado de conformidad con las enmiendas que el TAB hizo llegar a los ponentes responsables de la Ley de Arbitraje y los miembros de la Comisión de Justicia” para su mejora, desde la experiencia de 22 años.

En el ámbito del derecho privado “la reforma supone un avance y una facilitación del arbitraje”, de acuerdo con el análisis del presidente del Tribunal Arbitral de Barcelona, TAB, Jesús de Alfonso. Según este especialista, el legislador “ha dejado de lado ciertas modificaciones iniciales técnicas, no siempre demandadas”; ha mantenido cuestiones estratégicas como, por ejemplo, el hecho que subsista el arbitraje de equidad; ha introducido la figura del arbitraje societario; y ha impedido que el concurso sea un obstáculo al arbitraje.

textoleyarbtraije AEADE

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.