La senadora Gricelda Valencia sostiene que urge una reforma respecto del modo de calcular las pensiones, ya que calcularlas en UMA redujo el ingreso a jubilados.

La reforma constitucional, publicada en 2016, en materia de desindexación del salario mínimo, afectó gravemente a los pensionados del país, quienes han visto degradado su pago por una indebida interpretación del IMSS e ISSSTE.

Explica la senadora que esto se debe a que tomaron a la Unidad de Medida y Actualización (UMA) como referencia para calcular el monto de las pensiones.

La UMA, aclaró la presidenta de la Comisión de Seguridad Social, se estableció para sustituir al salario mínimo como indicador de conceptos jurídicos como multas, prerrogativas o créditos, pero no es aplicable para el cálculo o pago de pensiones, ya que no está acorde con la propia naturaleza y finalidad de estas prestaciones, como sí lo es el salario mínimo, conforme al artículo 123 constitucional, apartado A, fracción VI.

No obstante, esta modificación sí mejoró el salario de los trabajadores del país en activo, quienes en este sexenio recibieron un incremento de más del doble a lo percibido en años anteriores.

Pero se afectó a los pensionados y jubilados porque al ser generalizada la desindexación en su aplicación, los sistemas de seguridad social emitieron circulares internas para la determinación y cálculo de nuevas pensiones, lo que afectó a nuevos beneficiarios y en algunos casos, a pensionados anteriores.

La legisladora solicita que en el sistema jurídico del país debe quedar claro que la UMA no puede utilizarse como medida para el cálculo de pensiones.

En 2016, precisó, nadie se percató que ese cambio afectaría al pensionado, porque el monto de la UMA y del salario mínimo, entonces, era el mismo.

No así en el 2017, cuando los pensionados advirtieron que se les pagaba menos, según sus cálculos. Allí, fue cuando comenzó la batalla judicial contra el IMSS y el ISSSTE, esperando que el pago de su pensión se calcule con base en salarios mínimos.

De 2016 a 2018, la diferencia entre salarios y UMA fluctuó entre 7 y 7.96 pesos. En 2019 la brecha se incrementó 14.32, es decir, más del doble que en años pasados, y conforme avanza el tiempo, el contraste en valor entre ambos es cada vez más grande. Para un pensionado cuyo ingreso único sea ese, la diferencia es una cifra enorme.

Además, señaló es injusto que “nos cobren en salarios mínimos y nos paguen en UMA”. De acuerdo con el Inegi, el valor mensual de la Unidad se calcula multiplicando su valor diario por 30.4 veces y su valor anual se calcula multiplicando su valor mensual por 12.

La senadora informó que los tribunales federales le han dado la razón, al emitir criterios aislados que sostienen que la UMA no puede ser utilizada para calcular las pensiones, ya que es inconstitucional al perjudicar el ingreso de los pensionados.

Asimismo, indicó que corresponde al IMSS y al ISSSTE resolver este asunto. Sin embargo, han sostenido que un juez debe ordenarles el recalculo, o bien, que sea aclarado en la Carta Magna.

Finalmente, dio a entender que los funcionarios temen que la Contraloría les finque responsabilidades o les obligue a pagar por daño patrimonial.

Fuente: Cámara de Senadores de la República, México