El 30 de junio de 2019 se efectuó el despliegue por la paz en ceremonia oficial de inauguración de la Guardia Nacional.

El presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidió la ceremonia de revista de entrada de la Guardia Nacional.

El Presidente, en nombre de la patria, encomendó a la Guardia Nacional su valor, patriotismo y estricta disciplina esta bandera, que simboliza su independencia, sus instituciones, la integridad de su territorio y su honor.

“Al concederles el amparo de su sombra y el honor de ponerla en sus manos, garantizo a la patria, con fundamento de las virtudes que les reconozco, que como buenos y leales integrantes de la Guardia Nacional sabrán cumplir su protesta.”

El general de Brigada Diplomado de Estado Mayor, Luis Rodríguez Bucio, comandante de la Guardia Nacional agradeció al señor presidente de la República: “Le expreso mi gratitud por la confianza y el honor que me otorga al nombrarme comandante de la Guardia Nacional. Tenga presente la certeza de que pondré en tan importante tarea mi mejor esfuerzo, dedicación y compromiso.”

El general Luis Rodríguez Bucio destacó el estar reunidos en importante ceremonia para celebrar un hecho histórico: formalizar el despliegue de la que será la más grande institución de seguridad pública creada en la historia de México.

De acuerdo con lo señalado por la ley, la Guardia Nacional es una institución de seguridad pública de carácter civil, disciplinada y profesional.

Su objetivo es realizar la función de seguridad pública con el fin de salvaguardar la vida, integridad, seguridad, bienes y derechos de las personas; preservar las libertades y contribuir a la generación y preservación del orden público.

Durante la etapa inicial de la Guardia Nacional participan integrantes de la Policía Militar, la Policía Naval y la Policía Federal. De esta manera, la visión militar y la visión civil se dan la mano, aportando cada una sus valores, sus experiencias y sus conocimientos que se complementan para enriquecer a esta nueva institución.

El trabajo del comandante de la Guardia Nacional se ha orientado a armonizar lo mejor de dos maneras de servir a la sociedad: profesión militar y la profesión policial.

Una acción fundamental ha sido la homologación de conocimientos, así como la integración de soldados, marinos y Policía Federal, buscando generar una sólida base de identidad.

El propósito es tener una institución con un nuevo espíritu de cuerpo que distinga y proyecte a la Guardia Nacional. Para ello, hemos desarrollado un estricto proceso de selección de mujeres y hombres con perfiles éticos, físicos, de salud y de personalidad que sean garantía de entrega, eficiencia y compromiso en su desempeño.

Luis Rodríguez Bucio reconoció estar trabajando para lograr que en la Guardia Nacional el sello de la casa sean los valores de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos. Impulsan también la disciplina, el amor a la patria, el cumplimiento del deber y el combate a la corrupción.

A lo anterior se añaden los principios del uso de la fuerza, el conocimiento del Sistema de Justicia Penal y la actualización en técnicas policiales. La clave de nuestro éxito, aseguró el general, estará en la capacitación constante y permanente de todos los integrantes de la Guardia Nacional.

Fuente: Presidencia de la República