Reciente estudio del IBD señala que el tema de la Justicia electoral aún se encuentra sin consenso.

El gobierno propone que magistrados electorales sean elegidos por el voto de la ciudadanía, mientras que el PRI plantea que sean designados por la SCJN.

Las reformas electorales del pasado permitieron sustituir el modelo de auto calificación por un sistema jurisdiccional garante de la justicia electoral, mismo que es necesario fortalecer. 

El diseño del contencioso electoral mexicano ha sido producto de una serie de reformas cuyos resultados han logrado que transitemos de un sistema de auto calificación a uno jurisdiccional que ha hecho de la legalidad uno de los principios rectores de la competencia por el poder en México, de acuerdo con un estudio elaborado por la Dirección General de Análisis Legislativo del Instituto Belisario Domínguez. 

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) es el órgano especializado del Poder Judicial de la Federación que representa la máxima autoridad jurisdiccional en la materia electoral.

Es un órgano permanente, colegiado, dotado de plena jurisdicción, que encabeza la impartición de justicia electoral en México y cuyas resoluciones son definitivas e inatacables. El tribunal ejerce sus funciones jurisdiccionales de manera permanente por medio de siete Salas.

La investigación titulada “La transformación del contencioso electoral en la agenda de reforma política de los grupos parlamentarios”, escrita por Cornelio Martínez López y Mónica Cahuantzi Escobar, destaca que, de todos los temas contemplados por las tres fuerzas políticas, únicamente los grupos parlamentarios de Morena y del PRI proponen modificaciones explícitas al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en lo referente a dos puntos: cambiar la elección de TEPJF y eliminar los Tribunales electorales estatales. 

El documento del Instituto Belisario Domínguez refiere que MORENA propone que sean los ciudadanos quienes elijan a los magistrados del Tribunal, mientras que el PRI propone que sea la SCJN quien la realice la elección. Ambos grupos parlamentarios están de acuerdo con eliminar los Tribunales electorales locales.

La investigación apunta que, históricamente, los cambios del contencioso electoral mexicano han buscado ser siempre resultado del acuerdo de las distintas fuerzas políticas, por lo que es previsible que no se logren avances a partir de presiones unilaterales.

Por otro lado, el documento refiere que los esfuerzos para lograr una mayor apertura y acceso de información sobre las tareas de las instituciones en materia electoral –especialmente de los tribunales–, pueden considerar una mayor amplitud de factores asociados a la ampliación del acceso a la justicia electoral de los ciudadanos, además de los costos económicos y su ahorro al ponerlas en marcha.

El estudio completo del IBD se puede consultar en la siguiente dirección: http://bibliodigitalibd.senado.gob.mx/handle/123456789/5699.

El documento ubica el surgimiento e integración del Tribunal Federal Electoral al Poder Judicial de la Federación así como las funciones que actualmente ejerce a través de sus salas. Identifica los retos de la justicia federal mexicana y contiene una revisión de los cambios realizados en el contencioso electoral. Finalmente, ubica los componentes de justicia electoral abierta en las actuales propuestas de reforma política. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.