El programa Jóvenes Construyendo el Futuro atiende a sector olvidado, suma medio millón de aprendices.

El programa es un éxito, en cuatro meses de operación, uno de los programas insignia del Gobierno de México ha marcado un precedente en el mundo, con un promedio de incorporación de 10.190 personas por día.

Las entidades de Chiapas, Tabasco, Veracruz, Estado de México y Guerrero, son las evidencian mayor incorporación de jóvenes a los centros de trabajo

A partir de la implementación de Jóvenes Construyendo el futuro, medio millón de personas de entre 18 y 29 años de edad se vincularon a un centro de trabajo para desarrollarse como aprendices e incorporarse al mercado laboral.

Se trata de uno de los programas insignias de la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador y a cargo de la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde Luján.

La meta que el Gobierno de México se planteó es la de atender a 2.3 millones de personas. El propósito es que en 2019 se incorporen 1 millón de jóvenes al programa, por lo que sumar a 501.559 personas en cuatro meses significa llegar a 50% de esa meta establecida para este año.

En la Plataforma de Transparencia, se puede dar seguimiento a esta política pública que aprovecha el talento de la juventud al incorporarlos al mundo laboral. De los 501 mil 559 aprendices que iniciaron su capacitación, 378 mil 812 de ellos recibieron una beca por parte del Gobierno de México.

Cada uno de los aprendices recibe 3.600 pesos mensuales a cambio de su capacitación, recurso económico que se les entregan sin intermediarios y hasta por un año.

La inscripción de este grupo de jóvenes, se traduce en una incorporación al sistema financiero, el acceso a prestaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para atender enfermedades, riesgos de trabajo y maternidad, durante el tiempo de adscripción al programa. Con el Número de Seguridad Social (NSS) asignado, el aprendiz puede acudir a su Unidad Médico Familiar más cercana para darse de alta y comenzar a recibir el servicio.

Los datos arrojan que los jóvenes inscritos tienen en su mayoría aproximadamente 23 años de edad contando con la preparatoria como nivel máximo de estudios. La oportunidad es para aquellos jóvenes que no estudian ni trabajan. Del total de aprendices 58% son mujeres y 42% hombres.

La plataforma permite apreciar que existen alrededor de 320 mil vacantes que han sido verificadas y que cumplen con los requisitos para la incorporación de los aprendices a los centros laborales.

Cabe destacar la colaboración del sector empresarial para aportar oportunidades de desarrollo, así como la posibilidad de brindarles capacitación.

Más de 69% de los jóvenes son vinculados a empresas del sector privado, el 23% están como aprendices en instituciones públicas y el 8% restante en alguna organización social.

La iniciativa, sin precedentes en el mundo, permite brindar atención a quienes constituyen el bono demográfico de México, con lo que se aprovecha la energía y el talento de los jóvenes como parte de la fuerza productiva del país.

Fuente: Secretaría del Trabajo y Previsión Social