El Ministro de Vivienda y Urbanismo, detalló en reciente conferencia de prensa los cambios a la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones (OGUC) que permitirán la extensión de los llamados “techos verdes”  

Mientras un cuarto de las azoteas estará destinado a construcciones abiertas y baños, la superficie restante podrá considerarse como “techos verdes” contando con terrazas, vegetación, paneles solares, entre otros elementos.

Una vista panorámica en altura del centro de la ciudad de Santiago fue el escenario escogido para que el ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg, anunciara la nueva normativa que permitirá utilizar la totalidad de las azoteas de los nuevos edificios, dejando atrás el reglamento que solo autorizaba la construcción del 20% de éstas, perjudicando las áreas comunes y terrazas.

El titular del Minvu explicó que este decreto, que modifica la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones, considera que un máximo del 25% de la azotea se destine a construcciones abiertas con cubiertas livianas, como quinchos, y construcciones cerradas, como baños, y el 75% restante a terrazas, vegetación, paneles solares, etc.

El secretario de estado reveló que la normativa actual permite que solo un 20% de este espacio se puede destinar a algún tipo de equipamiento exterior y propio de la parte superior de los edificios. En la práctica las desarrolladoras construyen hasta donde permite el plan regulador y no dan utilidad a la azotea.

“Con esta propuesta que hoy día modifica la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción, y que también fue firmada por el Presidente y enviada a la Contraloría, se establece un nuevo criterio que va en beneficio de la comunidad, y además aprovecha de mejor manera los espacios comunes para la construcción de nuevas edificaciones, nuevas terrazas y nuevas azoteas”, señaló el ministro Monckeberg.

Los “techos verdes” son comúnmente conocidos como “la quinta fachada”, por lo que el objetivo de esta modificación es permitir la utilización total de la azotea. El documento explicita que el 25% permite construcciones como pérgolas, cajas de ascensores, baños, salas de máquinas, entre otras, mientras que el 75% de superficie restante podrá ser destinada a terrazas, piscinas, vegetación, jardineras y elementos ornamentales.

“Esto va en directo beneficio para esas comunidades de personas que habitan en edificios, y al mismo tiempo nos permite, en una ciudad tan densa, o en ciudades tan densas como tenemos en Chile, aprovechar de mejor manera el espacio público, y a la vez, de manera sustentable”, explicó el ministro.

Para la jefa de la División de Desarrollo Urbano del Minvu, Paz Serra, con esta modificación “no solo contribuiremos al mejoramiento visual de la azotea o quinta fachada de los edificios, sino que también a su uso adecuado y a la construcción de ciudades más sustentables en un escenario de cambio climático”.

Este decreto modificatorio ya está ingresado en Contraloría General de la República y una vez que sea aprobado entrará en vigencia, proceso que podría tomar alrededor de seis meses.

Fuente: Ministerio de Vivienda y Urbanismo