La prestación extraordinaria de cese de actividad para los trabajadores autónomos afectados por una suspensión temporal de toda su actividad y para aquellos que no tengan derecho a la prestación ordinaria de cese de actividad prevista en la disposición adicional 4ª de este real decreto-ley o a la prestación de cese de actividad regulada en los artículos 327 y siguientes de la LGSS (Ley General de la Seguridad Social).

Armando Reneses, asesor laboral en LABE

Suspensión de actividad:

A partir de este uno de octubre los trabajadores autónomos que se vean obligados a suspender todas sus actividades como consecuencia de una resolución adoptada, tendrán derecho a una prestación económica de cese de actividad de naturaleza extraordinaria en los siguientes términos y requisitos:

  1. Estar afiliados y en alta en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos al menos 30 días antes de la fecha en la que se acuerde el cese de actividad.
  2. Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. Si en fecha del cese el trabajador mantiene deuda, podrá realizar el pago en un plazo de 30 días naturales para acceder a la prestación.

Los autónomos percibirán el 50% de la base mínima de cotización que corresponda a su actividad. Esta prestación se incrementará un 20%, si tiene familia numerosa y los únicos ingresos de la unidad familiar provienen de su actividad suspendida.

La duración de este derecho, se extenderá desde el día siguiente a la adopción de la medida de cierre de actividad por la autoridad competente y finalizará el último día del mes en el que se levanten dichas medidas.

Durante el tiempo que permanezca la actividad suspendida se mantendrá el alta en el régimen especial, quedando exonerado de la obligación de cotizar, este periodo en el que el trabajador autónomo esta exento se entenderá como cotizado.

El resto de condiciones de aplicación de las deducciones en la cotización no se modificarán por haber percibido esta última.

Las incompatibilidades en relación a esta prestación son;

  • La percepción de una retribución por cuenta ajena, salvo que los ingresos sean inferiores a 1.25 veces el importe del Salario Mínimo Interprofesional.
  • El desempeño de otra actividad por cuenta propia.
  • La percepción de una prestación de Seguridad Social, salvo aquella que el beneficiario viniera percibiendo por ser compatible con el desempleo de su actividad.

El trabajador autónomo que haya solicitado el pago de la prestación podrá renunciar a ella en cualquier momento antes del 31 de enero de 2021, surtiendo efectos la renuncia el mes siguiente a su comunicación.

También podrá devolver por iniciativa propia la prestación por cese de actividad, sin necesidad de esperar a la reclamación de la mutua con la Seguridad Social, cuando considere que los ingresos percibidos durante el cuarto trimestre de 2020 o la caída de la facturación en ese mismo periodo superarán los umbrales establecidos.


Autor: Armando Reneses, asesor laboral en LABE

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.