La demanda, a la que se han adscrito ya 593 consumidores, solicita que se declare la nulidad de la cláusula por una desproporción manifiesta entre los suelos y los techos y pide a los Tribunales que, como medida cautelar, prohíban a las entidades usar esas cláusulas con el fin de que no estén presentes en las hipotecas que se negocien hasta el término del proceso.

La asociación reivindica en el escrito el pago por parte de bancos y cajas de las cantidades que han cobrado en exceso ya que considera que estas entidades podrían haber ganado unos 7.000 millones de euros durante 2009 gracias a esta cláusula.

«Esperamos que los juzgados acaben de declarar estas cláusulas ilegales y fraudulentas. Hablamos de un gravísimo problema de millones de consumidores», ha destacado el presidente de Adicae, Manuel Pardos.

Respecto a la postura del Banco de España que autorizó dichas cláusulas siempre y cuando se informara al ciudadano previamente, Pardos afirmó que este organismo «se preocupa de la banca, pero no de los consumidores».

«El Banco de España se puede decir que se lava las manos a favor de la banca bajo el pretexto de que originaría un problema muy grave para ella, pero no discute la abusividad de la cláusula, dice que no es competente para declararla», subrayó el responsable de la asociación.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.