Las mayores bajadas se produjeron en Madrid y sus provincias limítrofes (Guadalajara, Toledo, Cuenca y Ávila), una de las áreas donde el boom inmobiliario fue más intenso.

La estadística refleja un retroceso de los valores por primera vez en 15 años, desde la anterior crisis.

Según Vivienda, la tendencia «a la baja» todavía no se ha detenido. El precio de la vivienda libre bajó en general un 3,2%, aunque la obra nueva se abarató menos que los pisos de segunda mano, que cedieron un 3,7%.

En cambio, el precio de la vivienda protegida aumentó un 5,6% respecto al ejercicio anterior.

Los datos del Gobierno señalan a Madrid (7%) y Castilla-La Mancha (6,5%) como las dos comunidades con mayores caídas.

Pero el precio bajó en todas las comunidades, salvo Extremadura y Navarra. Las ciudades más caras siguen siendo Getxo, San Sebastián, Sant Cugat del Vallès, Barcelona, Esplugues de Llobregat y Madrid.
La crisis se cebó el año pasado en alguna de estas plazas. Los pisos nuevos, por ejemplo, cayeron alrededor del 7,5% en Madrid y Barcelona, precisó el diario El País.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.