Biometric Vox analiza los tres modelos de firma electrónica más empleados en la actualidad: la firma simple, cualificada y avanzada. La compañía cuenta con FirVox, un revolucionario sistema de firma electrónica avanzada basada en biometría de voz que permite identificar al firmante a través de los parámetros físicos de su voz.

Préstamos, contratos de compraventa o de alquiler, contratos laborales… En la actualidad hay infinidad de documentos que requieren de nuestra firma para garantizar su validez, y muchos de ellos pueden ya realizarse de forma digital. Aunque la tecnología ha permitido desarrollar nuevas formas de firma electrónica, la seguridad sigue siendo una de las asignaturas pendientes, puesto que algunos modelos no son completamente fiables y, por tanto, pueden ser susceptibles de suplantaciones de terceros sin nuestro conocimiento. En este sentido Biometric Vox, empresa tecnológica española especializada en herramientas de biometría de voz, señala cuáles son las principales características de cada modelo de firma e identifica la firma electrónica avanzada por voz como la solución tecnológica perfecta para garantizar la seguridad manteniendo la agilidad a la hora de firmar documentos.

  1. Firma electrónica simple: Este método permite identificarse de forma digital al vincular unos datos del firmante, como por ejemplo el email o el teléfono, con un documento electrónico a firmar. Este sistema, que todavía se mantiene vigente, es uno de los más utilizados gracias a su facilidad de uso, pero destaca por ofrecer un escaso nivel de seguridad, puesto que únicamente establece una conexión entre un documento y los datos que éste incluye. Por tanto, carece de solidez jurídica, dado que cualquiera puede suplantar estos datos con facilidad.
  2. Firma electrónica cualificada: Este formato, que antes de la llegada del eIDAS (reglamento europeo que establece un marco jurídico común para los servicios de confianza y los medios de identificación electrónica en la Unión Europea) era conocido como firma reconocida, es la contrapartida al sistema de firma electrónica simple. Para hacer uso de este sistema se requiere de un certificado (como el de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre) y de un dispositivo seguro de creación de firma cualificado. Por tanto, aunque ofrece un nivel de seguridad muy superior al de la firma simple, aunque su uso es mucho más reducido y se limita a trámites en administraciones públicas, debido a su complejidad operativa.
  3. Firma Electrónica Avanzada: Este modelo, nacido a partir del reglamento eIDAS, permite generar firmas electrónicas que, debido a sus características técnicas, ofrecen garantía de veracidad a ojos de las autoridades, y, por tanto, un mayor nivel de seguridad en comparación con otros modelos. Además de otros requisitos, la firma electrónica avanzada debe identificar de forma inequívoca al firmante (para lo cual es imprescindible establecer un vínculo único) y la posibilidad de detectar cualquier cambio posterior del contenido firmado, para lo cual se pueden emplear factores biométricos como la voz, el escáner de iris, huella digital, etc. Otra de las ventajas de este modelo es la agilidad que ofrece.

Biometric Vox ha desarrollado FirVox, la primera firma digital avanzada basada en biometría de voz que permite cerrar un contrato a distancia en toda Europa, en una simple llamada telefónica y con plena seguridad jurídica, facilitando así el proceso.

La firma por voz de FirVox es biométrica, por lo que se puede verificar de forma prácticamente inequívoca la identidad del firmante mediante el análisis de su voz, estudiando parámetros físicos, tanto fonéticos como morfológicos, como, por ejemplo, las frecuencias, la capacidad buco-nasal o la resonancia craneal. Así, la usurpación de identidad no tiene recorrido pues la identidad del firmante será manifiesta, y se podrá perseguir jurídicamente al defraudador por tener su rastro biométrico. Además, FirVox es una firma robusta jurídicamente y que genera seguridad a ambas partes. Su validez legal la avala el bufete de abogados Cuatrecasas y está diseñada bajo el Reglamento Europeo 910/2014 (eIDAS), que define los criterios para ser una firma en toda Europa.

“La biometría es, sin duda, una de las tecnologías con mayor recorrido. Además del amplio abanico de funcionalidades y ámbitos de uso en los que puede aplicarse, destaca por encima de todo por lo altos niveles de seguridad que ofrece”, declara Carlos Gavilán, que añade: “La sencillez administrativa, la seguridad jurídica, la oportunidad de personalizar la relación con consumidores y clientes, la notable mejora de los ratios de conversión de venta o la facilidad de implantación, entre otras ventajas, hacen de FirVox una plataforma única para la firma a distancia de multitud de documentos, ya sea para el sector bancario, de aseguradoras, sanitario, operadores, call-centers, etc.”.

Fuente: Biometric Vox