La Ley General de Migración, a diferencia de la Ley del Emprendedor, se suele considerar menos atractiva para los trabajadores extranjeros, por temas burocráticos, retrasos de la Administración o los tiempos a la hora de tramitar los expedientes, que pueden ser entre 3 y 6 meses, o incluso más).

mercado laboral

Tras la entrada en vigor del Real Decreto 629/2022, de 26 de julio, por el que se modifica la Ley General de Inmigración (Ley 4/2000), se modifican determinados puntos relacionados con las renovaciones que ayudarán a simplificar el proceso:

• Permiso de trabajo laboral (cuenta ajena):

Para renovar este permiso solo haría falta acreditar alguna de estas situaciones:

-Mantener la relación laboral inicial de trabajo.

-Haber trabajado un mínimo de 3 meses al año y:
o Estar de nuevo trabajando cuando se presente la solicitud de renovación.
o Que exista un nuevo contrato laboral con otra empresa cuando se presenta el expediente.
o Haber finalizado la primera relación laboral con la empresa, y estar en proceso activo de búsqueda de trabajo, estando dado de alta en el SEPE.

-Estar inscrito como demandante de empleo en el sistema público y percibir una prestación por desempleo u otra ayuda como el paro.

-Otras circunstancias como la posibilidad de renovar a través del esposo/a, en el caso de que esté trabajando.

Adicionalmente, la renovación se otorgará por un período de 4 años (en vez de 2) y permitirá trabajar por cuenta propia o por relación laboral. Esto es un cambio muy importante pues ya no hará falta renovar el permiso por segunda vez, pues al cumplir el cuarto año y añadir el año inicial, el extranjero podrá solicitar la residencia de larga duración (5 años).

Autorización de trabajo por cuenta propia (cuenta propia):

Del mismo modo que en el caso de cuenta ajena, la renovación por cuenta propia se concederá por un periodo de 4 años y así permitirá trabajar por cuenta propia o por relación laboral.

A partir de ahora, con el permiso de trabajo inicial el individuo no hará falta que demuestre medios suficientes para mantener su primer año de residencia (unos 8.000€), sino solo los relacionados con la inversión en sí.

Es importante tener en cuenta también el tiempo de procesamiento relacionado con los permisos, que suele ser algo, generalmente más de 3 meses. A pesar de que parezca más atractivo, antes de presentarlo recomendamos hacer un análisis profundo de la situación e interés de ambas partes; empresa-extranjero, sin olvidar también a los familiares.

Sobre el autor

Marc Fernández de la Peña, abogado y responsable del área de Inmigración y Movilidad Internacional. AGM Abogados

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.