La Sala Primera del Tribunal Supremo ha desestimado un recurso de casación en materia de Derechos Fundamentales manteniendo la prevalencia que la Audiencia Provincial había otorgado al derecho al honor y a la imagen de una mujer de raza gitana.  El Alto Tribunal respalda  la sentencia de la Audiencia Provincial de Cádiz que obligó a un periódico a pagar 2.500 euros a una mujer gitana por utilizar una fotografía de su boda en un artículo titulado «Recuperar la honra por 600 euros».

Los hechos objeto de enjuiciamiento parten de la demanda interpuesta por esta persona contra el periódico Información del grupo Publicaciones del Sur, S.A. por la captación y publicación no consentida el 6 de enero de 2008, en la sección de Sociedad, de una fotografía suya en el día de su boda, en la que aparecía bailando junto a otras personas, figurando en la cabecera de la noticia el título «Recuperar la honra por 600 euros» y debajo de la foto el siguiente comentario: «Las jóvenes de raza gitana se someten en su boda a la famosa prueba del pañuelo para demostrar que llegan puras al matrimonio». La demanda fue estimada en primera instancia, siendo confirmada esta resolución por la Audiencia Provincial.

La sentencia de la Sala, de la que es ponente el magistrado Xiol Ríos, desestima el recurso de casación interpuesto por el medio de comunicación al entender que la libertad de información no había sido ejercida de forma legítima, pese a su prevalencia en un Estado democrático de Derecho.

La sentencia considera que si bien el asunto tiene interés público al tratar acerca de la evolución de la sociedad española respecto a la sexualidad y el valor de la virginidad de las mujeres en la sociedad actual y, especialmente, en determinadas razas o religiones, así como de la cirugía de reconstrucción del himen a la que se someten mujeres, en su mayoría musulmanas o de raza gitana, sin embargo, la publicación de la fotografía de la demandante ni tenía interés público ni era necesaria para la información transmitida, siendo ilícita la captación y publicación sin consentimiento de la imagen en primer plano de una persona no pública en un domicilio particular durante la celebración de su boda, en conexión con una información que afectaba a su dignidad al cuestionarse aspectos pertenecientes a su esfera íntima, lesionando así su honor y su imagen

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.